pixel metricool

Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones
conexion vital

¿Qué va a pasar con los bosques del país durante el posconflicto?

ue header

¿Qué va a pasar con los bosques del país durante el posconflicto?

Bogotá, Martes 11 de agosto de 2015. Actualmente el 51.5% de la superficie del país está cubierta por bosques naturales. Las zonas prioritarias para la construcción de paz en Colombia son áreas de gran importancia y sensibilidad ambiental: más del 90% de los municipios que son clave para el proceso, tienen alguna figura de protección o de regulación de su uso debido a su relación con los bosques.

Los acuerdos parciales alcanzados en La Habana plantean una Reforma Agraria Integral en la que es crucial la dotación de tierras a miles de familias rurales desposeídas y la lucha contra actividades ilegales (cultivos ilícitos, minería ilegal, tráfico de fauna y flora) que en la mayoría de los casos se han dado en zonas forestales.

Este panorama plantea una pregunta urgente: ¿Qué papel van a cumplir los bosques una vez se llegue a un acuerdo de paz?

Con el fin de reflexionar y hacer aportes frente a este enorme desafío, el próximo 20 de agosto, el Gobierno Nacional, la Unión Europea y la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (CARDER) liderarán el foro “Bosques y construcción de paz, una oportunidad para el posconflicto”. En el encuentro participarán varios Ministerios, organizaciones e instituciones nacionales e internacionales, con el fin de poner el tema sobre la mesa y promover una discusión en torno al modelo de desarrollo rural que se implementará en el país, y a la gran oportunidad que representan los bosques como escenarios para la paz.

En el foro participarán diferentes expertos internacionales compartiendo sus experiencias en el manejo de bosques y posconflicto, además de los voceros de las principales organizaciones e instituciones dedicadas a temas de conservación, sostenibilidad, cooperación y manejo de tierras en Colombia. Representantes de comunidades indígenas, afros y campesinas también harán parte de la discusión.

Entre los temas que se tratarán en el foro están las oportunidades y retos que enfrenta el sector forestal actualmente. El 70% del territorio colombiano tiene aptitud de uso forestal y cada año se extraen de los bosques del país alrededor de 1.200.000 metros cúbicos de madera, que alcanzan un valor comercial cercano a los 576 millones dólares anuales. Sin embargo, de acuerdo con cifras del Banco Mundial, el 42% del total de esta madera es ilegal.

Se destacará la contribución del patrimonio natural forestal del país en la construcción de la paz en los territorios. Para el efecto, se discutirá sobre cómo se ha incluido el tema forestal en el Plan Nacional de Desarrollo y las oportunidades que generan los bosques en la lucha contra la pobreza, la inclusión social y el desarrollo económico en regiones marginadas.

Al finalizar el foro la Unión Europea lanzará el programa de cooperación "Desarrollo Local Sostenible en áreas marginadas –DLS-". Este programa por 21.5 millones de €uros que se ejecutará bajo la responsabilidad del Ministerio de Ambiente y Parques Nacionales representa un primer avance en los apoyos que la Unión Europea tiene contemplados para continuar respaldando al país en sus esfuerzos por construir un modelo de desarrollo rural sostenible, equitativo y justo.

“Bosques y Construcción de Paz, una oportunidad para el posconflicto”

Fecha: jueves 20 de agosto.
Lugar: AR Centro de Convenios. Salón Arcoíris
Dirección: Calle 113 No. 7 – 80
Hora: 7:00 a.m.


Notas al editor:

El evento “Bosques y construcción de paz” es una iniciativa liderada por la Unión Europea, la Carder y el Gobierno Nacional*, con el apoyo de WWF, PNUD, FAO FLEGT, el Instituto Forestal Europeo, Fedemaderas, Embajadas de Finlandia y Suecia en Colombia y la Cooperación Alemana.

* Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Departamento Nacional de Planeación, Despacho del Ministro Consejero para el Post-conflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, Parques Nacionales Naturales, Incoder, Instituto Alexander von Humboldt, Instituto Sinchi,


Para más información contactar a:

Johny Ariza Milanés, Oficial de Cooperación – Delegación de la Unión Europea en Colombia Tel: +311 876 4270
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Manuel José Rincón, Agregado de Prensa - Delegación de la Unión Europea en Colombia Tel: 658 1150 ext. 138
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ferney Díaz Castañeda, Coordinador de Comunicaciones - WWF Colombia
Tel: 314 307 7714
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Ver más ...

En contexto: el problema de la tierra, la biodiversidad y la paz

17 Campesino productor de leche. Fotografía: Francisco Nieto, Banco de Imágenes Ambientales (BIA)

Se ha repetido muchas veces que “el problema de la tierra” está en la base del conflicto armado de nuestro país y muchos se refieren a este asunto para enfatizar la necesidad de superar la inequitativa distribución de la propiedad de los predios rurales como base para la construcción de la paz.  Sin embargo, en la búsqueda de nuevos modelos de convivencia, es preciso considerar debidamente los procesos de ocupación y transformación del territorio del país y lo que ha significado la instauración de modelos productivos con grandes implicaciones en las condiciones de nuestra diversidad biológica y cultural.  

Los conflictos históricos de acumulación y despojo se traducen, sin duda, en una asimétrica estructura de la propiedad. Este hecho limita el desarrollo de las economías rurales y la plena realización de los derechos humanos de las comunidades étnicas y campesinas. La alta concentración de la propiedad ha estado acompañada por cambios tecnológico-productivos y por modificaciones en los arreglos sociopolíticos y culturales. Tales cambios afectan los medios de vida tradicionales y limitan el acceso y control a zonas de uso común. A escala de paisaje, las restricciones de acceso a distintas zonas de los territorios rurales son crecientes y se han modificado las posibilidades en cuanto al uso del agua, el uso de zonas de cacería, pesca o recolección, evidenciándose así la ruptura de redes de intercambio y el deterioro de economías locales.
 
La consolidación de la gran propiedad rural ha sido el soporte de modelos productivos con amplios efectos simplificadores de la diversidad y composición de nuestros ecosistemas. Entonces, el país ha visto la expansión de la ganadería extensiva, la colonización de los valles interandinos por cultivos como la caña de azúcar, arroz, algodón, sorgo y soya, entre otros, así como el auge de monocultivos forestales y explotaciones agrícolas basadas en tecnologías que mantienen el paradigma de la “revolución verde” con altas demandas de agua, suelo, maquinaria y energía, subsidiada en forma de insumos químicos  como fertilizantes y pesticidas.
 
La consideración de la forma en que nos relacionamos con la tierra, los cambios en los modelos productivos y la forma en que hemos modificado, a veces de manera profunda, la estructura, composición y funcionamiento de nuestros ecosistemas, parece apremiante cuando buscamos entender y superar las fuentes de los conflictos que nos aquejan. No se trata solo de repartir mejor la tierra sino, evidentemente, de usar mejor y de manera más sostenible nuestro patrimonio natural, de manera que siga siendo fuente de vida y base para la construcción de nuestros proyectos concertados de futuro.
 
 18  19
 
    
Sectores productivos. Fotografías: Francisco Nieto, Banco de Imágenes Ambientales (BIA)
 

La superación definitiva del conflicto armado y, sobre todo, la disminución de la presión que éste genera sobre amplias regiones del país, deben facilitar las condiciones para impulsar modelos participativos de gestión integral de los ecosistemas y de los servicios que proveen a la sociedad. Un reordenamiento profundo en las actividades productivas que desplegamos en el territorio en función de consideraciones ecológicas, es una necesidad apremiante en el posconflicto.

Análisis desarrollado por el Observatorio de políticas públicas, alertas tempranas y proceso emergentes –Instituto Humboldt- Grupo de Investigadores: Adriana Camacho, Andrés Hernández y Carlos Tapia

 

Ver más ...
Subscribe to this RSS feed