Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Primer diálogo virtual con las comunidades del Pacífico: un homenaje a Juana Perea

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 26 de marzo de 2021

Primer diálogo virtual con las comunidades del Pacífico: un homenaje a Juana Perea




El Instituto Humboldt realizó el primer diálogo de saberes sobre biodiversidad con las comunidades del Pacífico de manera virtual debido a la pandemia del coronavirus. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


  • •  La pandemia no fue obstáculo para que investigadoras del Instituto Humboldt dialogaran sobre biodiversidad y ciencia participativa con las comunidades del Pacífico.
  • •  Por medio de sus celulares y computadores, 30 líderes ambientales de la región hablaron durante tres días sobre sus iniciativas y relacionaron la biodiversidad con los platos típicos de la región.
  • •  El primer diálogo de saberes realizado en el Pacífico colombiano le rindió un homenaje a la lideresa ambiental que trabajaba con la comunidad en temas como el ecoturismo.
Corrían los primeros días de diciembre de 2019. Mientras la mayoría de los colombianos armaban sus árboles de Navidad y le daban forma al pesebre para rezar la Novena de Aguinaldos, Carolina Soto, Sindy Martínez y Talia Waldron investigadoras del Instituto Humboldt, tenían la mente en el Pacífico colombiano, una de las regiones más biodiversas y a su vez olvidadas del país.

Las tres investigadoras soñaban con escuchar las voces e historias de varias de las comunidades y líderes ambientales y sociales del Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño que han dedicado sus vidas a cuidar los recursos naturales, además de recorrer los diversos ecosistemas que alberga la zona más lluviosa del territorio nacional, como las selvas húmedas y los manglares.


El Pacífico colombiano es una de las regiones más biodiversas del país que alberga la zona más lluviosa del territorio nacional. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


“El propósito era visitar la región para realizar un diálogo de saberes sobre biodiversidad con las comunidades del Pacífico y varios talleres para realizar un proceso de fortalecimiento de capacidades en ciencia participativa. Nos imaginábamos estar en diversos sitios conversando largas horas con la gente de la región”, aseguran las investigadoras de ciencia participativa del Humboldt.

El primer paso fue crear una ruta de trabajo con el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP) para identificar las comunidades y los escenarios de los diálogos, que en su inicio no fueron concebidos como los tradicionales salones de clase sino como aulas abiertas en el bosque.

“Convocar a las personas fue todo un reto, ya que nunca habíamos realizado un diálogo de saberes en el Pacífico. Además de incontables llamadas a conocidos que han trabajado en la región, como WWF, lanzamos piezas de comunicación en redes sociales para convocar a la gente y que se inscribiera en un formulario. Queríamos contar tanto con personas del Chocó como de los otros departamentos”, recuerda Soto.


Mientras las investigadoras cuadraban detalles para el primer diálogo de saberes con las comunidades del Pacífico, la pandemia hizo tambalear el evento. Fuente: Instituto Humboldt.


Llega la pandemia

Durante los primeros meses de 2020, Soto y Martínez, con el apoyo de otros investigadores del Humboldt, estuvieron dedicadas de lleno a identificar a las comunidades y pensar en los posibles escenarios para realizar los encuentros presenciales sobre biodiversidad.

A finales de marzo, el esquema original de los eventos y talleres se vino al piso por la llegada del covid-19 a Colombia y las medidas del Gobierno para contener los contagios, como el inicio de la cuarentena obligatoria a nivel nacional.

“La pandemia nos hizo replantear todo, ya que éramos conscientes que un evento presencial con las comunidades en el Pacífico sería casi que imposible y un gran riesgo para todos. Los diálogos debían ser virtuales, algo que es bastante complicado en una región donde el acceso a internet y los medios de comunicación son escasos”, precisan las investigadoras.


Las investigadoras soñaban con escuchar las voces e historias de varias de las comunidades y líderes ambientales y sociales del Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


El coronavirus no desmotivó a las expertas para escuchar los relatos biodiversos de los habitantes del Pacífico. Con la meta de realizar tres talleres a finales de noviembre, siguieron en la búsqueda de las comunidades y empezaron a buscar alternativas para que la población pudiera conectarse a través de sus celulares o computadores.

“Como ya teníamos claro que no íbamos a ir a terreno, decidimos invertir esos recursos en estrategias que permitieran garantizar el acceso a internet de las comunidades. Talia, una de nuestras investigadoras en ciencia participativa, tuvo la brillante idea de destinar dinero para la compra de recargas de internet”, dijo Soto.

La seguridad de la población era uno de los problemas que les robaba horas de sueño a las biólogas. “Estábamos haciendo una convocatoria para líderes en una región con graves conflictos socioambientales, como el caso de la construcción del puerto de Tribugá en Nuquí (Chocó)”, complementó la experta.

Juana Perea, la primera en confirmar

A pesar de la zozobra por la inseguridad de la zona y lo novedoso de un evento virtual, las investigadoras siguieron difundiendo el formulario de inscripción con sus conocidos y por medio de las redes sociales. La fecha del diálogo de saberes sobre biodiversidad quedó para los días 11, 18 y 25 de noviembre.

Juana Perea, una colombo-española que estaba radicada hace dos años en el municipio de Nuquí (Chocó), donde trabajaba en temas como el ecoturismo y alzaba su voz en contra de la construcción del puerto de Tribugá, fue la primera en inscribirse en el formulario del diálogo de saberes del Humboldt.


La pandemia no desmotivó a que Carolina Soto (izquierda) y Sindy Martínez (derecha) escucharan las historias sobre biodiversidad de las comunidades del Pacífico. Foto: archivo particular Carolina Soto y Sindy Martínez.


“Nos llenó de alegría ver el nombre de Juana en el formulario, ya que sabíamos del trabajo que realizaba con las comunidades del Pacífico y su lucha por la protección de la naturaleza. Su inscripción llegó a mediados del mes de octubre”, recuerdan ambas con nostalgia.

El correo de Juana motivó mucho más a las investigadoras. Según Martínez, decía que, aunque no era chocoana, se sentía como si lo fuera. “Nos dijo que quería hacer de Nuquí una región sostenible a través del trabajo con las comunidades, por lo cual creía que nuestros talleres le iban a servir mucho en su proyecto”.

Días después, Martínez le envió un correo a Perea confirmando que había sido seleccionada para participar en el diálogo de saberes, el cual nunca pudo ser contestado. El 29 de octubre, el cuerpo de la mujer de 50 años fue encontrado sin vida a orillas del mar por un disparo en su cabeza.


Aunque la pandemia evitó que las investigadoras fueran a campo a recorrer las selvas húmedas, la virtualidad permitió que realizarán el primer diálogo de saberes en el Pacífico. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


“Sindy me escribió al celular en la noche. Cuando vi una carita triste con lágrimas me imaginé que había problemas de logística, pero cuando me contó que Juana había sido asesinada enseguida me puse a llorar. Fue un golpe muy duro para todos los que trabajamos por la naturaleza”, afirma Soto.

Con el corazón adolorido por el asesinato de Juana Perea, las biólogas decidieron rendirle un homenaje a la líder ambiental a través por medio del diálogo de saberes.

“Esta tragedia nos hizo reflexionar sobre la seguridad de los líderes ambientales que querían participar en el encuentro, los cuales día a día arriesgan sus vidas para defender los recursos naturales del Pacífico”, dijo Sindy.


Juana Perea, líder ambiental que se opuso a la construcción del puerto de Tribugá, fue la primera en inscribirse en el diálogo de saberes del Instituto Humboldt. Foto: Facebook Juana Perea.


Participación masiva

Martínez, Soto y Waldrón definieron un tope de personas para el diálogo de saberes: máximo 30 líderes ambientales de los departamentos del Pacífico, una cifra ambiciosa debido a los problemas de conectividad y seguridad.

“Al comienzo teníamos dudas de que la comunidad participara. Pero pasó todo lo contrario, ya que la convocatoria superó el número trazado, más de 50 personas entre afrodescendientes, indígenas y campesinos”.

Sin embargo, debido a lo complejo de la virtualidad y el miedo por la seguridad, seleccionaron solo 30. “Muchos nos decían que estaban dispuestos a desplazarse hasta sitios como Quibdó para conectarse, pero no podíamos correr el riesgo de que algo malo pasara”, apuntó Soto.


30 líderes ambientales de los departamentos del Pacífico se inscribieron en el diálogo de saberes sobre biodiversidad. Fotos: Instituto Humboldt.


Los 30 líderes ambientales seleccionados habitan en 12 municipios del Pacífico: Bahía Solano, Bajo Baudó, Buenaventura, Dagua, Juradó, Lloró, Medio Atrato, Nuquí, Quibdó, Riosucio, Timbiquí y Tumaco.

El diálogo de saberes se dividió en tres módulos: el primero sobre lo que es la ciencia participativa, el segundo de inventarios participativos y el tercero de monitoreo participativo como una estrategia de gestión del territorio.

“Quedamos sorprendidas con las ganas de la comunidad por participar. Por ejemplo, Anderson, un chocoano amante de la naturaleza, asistió a las clases con su bebé en brazos, y una vez nos mostró con el celular cómo se había inundado su casa por los fuertes aguaceros de noviembre; parecía un río”, comenta Soto.


Por un grupo de WhatsApp, las comunidades del Pacífico enviaban fotografías de sus territorios. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


La lluvia fue uno de los comunes denominadores durante los tres días del diálogo. Según Martínez, la gente decía a través de su celular o portátiles que llevaban tres semanas inundados, “pero aquí estamos para aprender”.

Un grupo de WhatsApp fue el principal medio de comunicación para difundir la agenda de los talleres y conocer un poco más sobre la vida de los participantes. “Durante todo noviembre nos conocimos a través del celular”.

Rompiendo barreras

Los diálogos de saberes sobre biodiversidad del Instituto Humboldt distan de las clases magistrales de los colegios y universidades, ya que las comunidades son las protagonistas y las que más conocen sobre los ecosistemas.

“Son espacios donde el diálogo siempre está abierto para que cuenten sus experiencias y formas de pensar. Los investigadores no tenemos el objetivo de evangelizar a los participantes, sino de aprender de su conocimiento; la gente nos da sopa y seco, son increíbles”, anota Soto.


Las comunidades hablaron de la biodiversidad presente en los principales platos típicos de la región. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Por ejemplo, en uno de los talleres del encuentro virtual, que fue realizado a través de la plataforma Zoom, un grupo de profesores alzó su voz porque no escuchaban nada de las charlas e intervenciones de los demás.

“Eran tres maestros de Timbiquí conectados en un solo celular que tenían problemas de audio por los audífonos. Les dimos la palabra a Domansio, Licenia y Marila, quienes nos contaron todo lo que están haciendo con los estudiantes para que se enamoren de la naturaleza”, dice Sindy.

¿Qué es la ciencia participativa?

Cuando la conexión era buena, los 30 líderes ambientales prendían la cámara para mostrar sus rostros sonrientes. “Así lo hicieron todos antes del inicio de los talleres. Para romper el hielo, les dijimos que nos contaran sobre los platos típicos en cada una de sus regiones”, afirma Martínez.

La comida tradicional causó una algarabía en el encuentro virtual porque todos querían intervenir. “Con la comida entra cualquiera y se rompe la timidez. Esto saca tanto sonrisas como experiencias e historias, ya que cada plato representa la biodiversidad de las regiones. El chontaduro y el pescado fueron protagonistas en este ejercicio”.


Los habitantes del Pacífico también mostraron varias especies de animales que habitan cerca de sus viviendas. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Con la timidez en el olvido, las expertas dieron inicio al primer taller del diálogo de saberes, que empezó con preguntarle a la comunidad a qué les sonaba el término de ciencia participativa.

A la mayoría les sonaba a conocimiento y construcción, pero ninguno lo aterrizaba. María Paz, una docente de Bahía Málaga en Buenaventura, tomó la vocería y nos contó una experiencia cien por ciento enmarcada en ciencia participativa.

“Esta mujer lleva años trabajando con niños y jóvenes en el monitoreo comunitario de tortugas y piangua, una concha que crece debajo de los mangles y que en el Pacífico solo es cosechada por las mujeres. Cuando terminó le dijimos que eso es ciencia participativa, algo que dejó perplejos a los participantes porque todos de alguna manera lo han realizado”, dice Sindy.


Varios proyectos que tienen a la biodiversidad como protagonista, fueron presentados por las comunidades del Pacífico. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


El intercambio de platos típicos y acciones de ciencia participativa duró aproximadamente tres horas, un espacio en donde las comunidades empezaron a construir lazos para trabajar mancomunadamente.

“Algo muy bonito del primer taller es que la comunidad empezó a enlazar sus proyectos con los de los demás, una sinergia que podría arrojar trabajos a futuro. Algo que les llamó mucho la atención fue el cultivo de naidí que algunas poblaciones trabajan desde hace varios años”, menciona Soto.

Al final del primer taller, las investigadoras del Humboldt les pusieron una tarea a los participantes: tomar fotografías de alguna especie o un ecosistema cercano a sus casas, la cual debía ser enviada al grupo de WhatsApp.


Foto 13: La comunidad del Pacífico es una gran conocedora de la biodiversidad de su región. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Biodiversidad en el plato

Durante toda una semana, las comunidades del Pacífico inundaron el chat grupal con imágenes de la vasta biodiversidad que habita cerca de sus viviendas. “Fotos de rayas, tortugas marinas, armadillos y el naidí mandaron la parada, las cuales sorprendieron a todos porque muchas no las conocían”, dice Martínez.

Según Soto, este ejercicio fue el abrebocas para empezar a hablar de los inventarios participativos. “Primero les presentamos algunas cifras de la biodiversidad de la región, los datos de los BioModelos del Humboldt e incluso un mapa de vacíos de información en la región, de diferentes grupos biológicos”.


En el diálogo de saberes, las comunidades escribieron sobre la biodiversidad que conforma los platos típicos de sus municipios. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


La comunidad empezó a charlar sobre la flora y fauna presente en cada una de las regiones. “Resaltaron que los principales investigadores de la biodiversidad son las comunidades, algo que se complementa con el trabajo de los investigadores”.

La biodiversidad en los platos típicos fue retomada en el segundo taller a través de un ejercicio que consistió en desmenuzar detalladamente lo que conforma una de sus comidas más tradicionales: el encocado de camarones.

“Klaudia Cárdenas, antropóloga del Humboldt, les mostró una foto de langostinos con plátano y hierbas de azotea, bañados con leche de coco (Camarón munchillá) para que los participantes compartieran de dónde venían los recursos para preparar el plato y describieran los espacios de uso”.


Con los platos típicos es posible construir inventarios de biodiversidad. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Según Soto, el mensaje de Klaudia era: “un plato nos permite hablar de la cultura, de los recursos, de las prácticas, de los espacios de uso, de las festividades y de los medios de vida de las personas de nuestras comunidades. Por esto debemos ser conscientes y responsables de lo elegimos para comer, porque desde esta decisión estamos transformando nuestros modos de vida y nuestros paisajes. La fuerza de la boca transforma los paisajes”.

La nueva tarea fue dibujar todo el proceso que conlleva preparar un plato típico, desde que son extraídos los ingredientes hasta que está servido en la mesa. “Dibujaron plátanos, pescados, camarones y las hierbas para sazonarlos. La profesora María Paz fue una de las más juiciosas, ya que dibujó hasta las artes de pesca en su municipio”, complementó Martínez.


La cocina es una perfecta representación de la biodiversidad que encontramos en los diferentes ecosistemas del país. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Las expertas recuerdan la descripción de un ceviche típico del Pacífico. “El plato contiene biodiversidad como el camarón mochila que se captura con ganchos artesanales; plátano que crece en la sombra; hierbas, condimentos, cilantro, orégano y poleo, especies que las matronas siembran en las azoteas; y verduras, cebolla, ajo y coco”.

Para Soto, luego de estos relatos las comunidades empezaban a cuestionarse sobre varios aspectos de los ingredientes, como que el plátano no es de la región o que algunos recursos están sobreutilizados. “Fue muy bonito ver cómo desde la cocina podemos meternos en el mundo de los inventarios y hacer un rastreo de la biodiversidad y la cultura de la zona”.

Monitoreos desde la nevera

El último día del diálogo de saberes, realizado el 25 de noviembre, estuvo enfocado en el monitoreo participativo de la biodiversidad, un tema que las investigadoras también abordaron a través de los alimentos que hay en la cocina.

“Arrancamos con hacer un inventario de lo que tenemos en las neveras, un ejercicio que revela aspectos como cada cuánto debo hacer mercado, ir al río o a la selva por alimentos y los recursos que me hacen falta para preparar la comida y por qué está escaseando”, menciona Martínez.


Varios habitantes del Pacífico ya realizan monitoreos de la biodiversidad con las comunidades. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Las biólogas, con el apoyo virtual de Yenifer Herrera otra experta del Humboldt, contaron varias experiencias de monitoreo comunitario, como en el bosque seco tropical de los Montes de María en el Caribe donde la comunidad trabaja con aves y cultivos.

“Las comunidades del Pacífico afirmaron que ya trabajan en monitoreos comunitarios de especies como el naidí y la piangua, y en algunos proyectos de ecoturismo con las aves que habitan en la región”, recalca Soto.

Los tres talleres fueron realizados los días miércoles, fechas en las que algunas comunidades no podían asistir debido al trabajo o compromisos familiares. “No podíamos quedar mal con la gente, como algunos miembros de los Guardianes del Atrato, por lo cual decidimos cuadrar un combo para dos sábados, una versión compacta del diálogo de saberes”.

En esas jornadas extra apareció una profesora de la Universidad del Valle con un proyecto de monitoreo comunitario sobre insectos enfocado en enfermedades tropicales. “Un profesor de Dagua se conectó desde un bus en las charlas, algo que nos demostró el gran interés que tienen las comunidades por ser escuchadas”.


Los participantes evidenciaron que cada uno de los platos típicos reúne gran parte de la biodiversidad del Pacífico. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Cosechas biodiversas

El 2 de diciembre, los 30 líderes ambientales del Pacífico participaron en un intercambio de experiencias sobre los tres días del diálogo de saberes, algo que Soto y Martínez definen como una sesión de cosecha, es decir lo que recoges y te llevas.

“Dialogamos sobre cuál fue la cosecha de este encuentro y las semillas que arrojó. La comunidad concluyó que siguiéramos con el chat grupal para seguir intercambiando información sobre la biodiversidad, y así en el futuro poder cocrear proyectos de ciencia ciudadana”.

Reconocieron que la defensa de los recursos naturales del territorio debe ser una prioridad, pero no hay muchas garantías para el trabajo de los líderes por los problemas de inseguridad que hay en todo el país.


En varios escritos, las comunidades plasmaron lo que representa la biodiversidad para cada uno de ellos. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


“Les encantó conocer cosas de su propio territorio a través de las historias de sus compañeros, por lo cual forjaron lazos que se están convirtiendo en una red comunitaria. El ponerle nombre a lo que hacen les permitió saber que llevan años haciendo ciencia, pero recalcaron en que su trabajo es poco valorado”.

Las comunidades del Pacífico aseguraron que se llevaban muchos conocimientos sobre la investigación participativa y que todo se debería hacer en trabajo de equipo. “Hicieron énfasis en que el Instituto Humboldt puede ser la sombrilla para seguir conectados y que esperan participar en otros encuentros que sean presenciales cuando mejore la situación de salud pública.

Todos los participantes recibieron un kit de regalo de parte del Instituto Humboldt como reconocimiento a todas las experiencias contadas, que incluyó la publicación impresa del Animalario, una agenda, una botella de aluminio y una bolsa de tela.


Los participantes recibieron un kit de regalo que incluyó la publicación impresa del Animalario, una agenda, una botella de aluminio y una bolsa de tela. Foto: Instituto Humboldt.


Para las biólogas, las principales lecciones vinieron por parte de las comunidades. “No solo en todo el conocimiento que tienen sobre biodiversidad, sino en esas ganas de sacar a flote sus iniciativas a pesar de las adversidades. La sonrisa de la gente del Pacífico no se marchita”.

En el corto tiempo, las investigadoras del Humboldt tienen pensado hacer una publicación con todas las historias recopiladas en este diálogo de saberes, un documento con crónicas, imágenes, fotografías y relatos biodiversos.

“En el repositorio del Humboldt están publicadas las memorias del evento, pero queremos ir mucho más allá y llevarles la publicación didáctica a las comunidades del Pacífico, donde sin lugar a duda vamos a seguir trabajando. Las 30 personas del diálogo serán nuestros investigadores potenciales”.
Ver más ...

Instituto Humboldt lanza bitácora de las plantas que embellecen los páramos de Colombia

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 19 de marzo de 2021

Instituto Humboldt lanza bitácora de las plantas que embellecen los páramos de Colombia




El Senecio formosoides, más conocido como “Arnina”, es una hierba de hasta un metro de altura con flores fucsias y violetas.


  • •  La segunda edición de la Bitácora de Flora: Guía visual de plantas de páramo, permite identificar las especies y conocer la diversidad biológica de este importante ecosistema del país.
Además de los emblemáticos frailejones, en los páramos de Colombia habitan cerca de 4.000 especies de plantas, una magia biodiversa que corresponde al 15 por ciento del total de especies registradas en el territorio nacional.

Sin embargo, reconocer las plantas del páramo no es una tarea sencilla, por lo cual el Instituto Humboldt elaboró una herramienta de fácil consulta y acceso para que aficionados, expertos y ciudadanía puedan acercarse más al universo de la botánica.

Se trata de la segunda edición de la Bitácora de Flora de los páramos colombianos, una guía visual de esos cuadernos en donde los científicos anotan avistamientos de especies, características del espacio, los objetos que están analizando o incluso como una guía de datos e ideas para sus investigaciones.

En este caso, en la Bitácora de Flora se presentan fichas con información sobre las diversas plantas de páramo, sus formas de crecimiento, familia, especie, autor que describió la planta por primera vez, nombre común con el que se conocen en los territorios, una breve descripción física que permite hacer la correcta identificación, su distribución geográfica y categoría de amenaza - un dato adicional para esta edición.

Según Hermando García Martinez, director del Instituto Humboldt, esta guía es un insumo clave para consulta de investigadores, autoridades ambientales, turistas y población local interesada en profundizar su conocimiento acerca de la flora del páramo, su distribución e interacción con otras plantas y animales.

"Incluye además las principales especies de plantas invasoras, con el ánimo de que sus usuarios puedan dar alertas tempranas sobre su presencia e iniciar las labores de control y posterior mantenimiento de la regeneración vegetativa".


Roseta acaule (Paepalanthus lindenii) con inflorescencias alargadas y flores de color blanco, grisáceo. Foto :César Marín


Las plantas de páramo, por las bajas temperaturas y alta radiación solar, han desarrollado estrategias de adaptación como vellosidades para mantener el calor y reducir la pérdida de humedad, así como la producción de ceras o pequeñas escamas.

"La mayoría tiene hojas pequeñas y rígidas y son comunes las formas como rosetas o individuos leñosos, muy eficientes al capturar la niebla e infiltrar el agua que va a alimentar los nacimientos de quebradas y ríos de las que se surten poblaciones que habitan en las partes bajas de la montaña", precisó García.

Esta biodiversidad se ve amenazada a escala local, principalmente por la expansión de la frontera agrícola, la minería, la aplicación de agroquímicos, la introducción de especies de plantas invasoras como el pino, la acacia, el retamo, y por fenómenos globales como el incremento de temperaturas debido al calentamiento global.


Retamo liso o blanco (Genista monspessulana) es una arbusto de hasta tres metros de alto que se le conoce como una especie invasora por su rápido crecimiento y expansión que inhibe el desarrollo de las plantas nativas. Foto: César Marín


¿Cómo se usa la Bitácora de Flora ?

La bitácora está disponible para descarga libre en el portal del Repositorio del Instituto Humboldt; puede visualizarse sin ningún problema en el celular o tableta y así llevarla en las salidas al páramo.

En su versión impresa, la Bitácora de Flora, segunda edición, cuenta con un pequeño cuadro de texto en el que se puede hacer anotaciones para que luego el usuario pueda retomarlas en casa y complementar los datos que obtuvo en campo.

Para ampliar esta información y conocer la guía de lectura, haz clic en este enlace “Paso a paso de Bitácora de Flora”



“Esperamos que esta publicación siga contribuyendo a una mayor apropiación social de este ecosistema y a qué todos los interesados, especialistas y aficionados se enamoren del páramo. Esperamos que esta guía se convierta en una herramienta útil para los diferentes actores que trabajan en pro de su conservación y desarrollo sostenible”, dijo César Marín, autor de la Bitácora de Flora.

Esta segunda edición fue lanzada con el apoyo del proyecto Páramos: Biodiversidad y Recursos Hídricos en los Andes del Norte, financiado por la Unión Europea y coordinado por el Instituto Humboldt.

Para consultar y descargar esta publicación haga clic en el enlace “Guía Visual de Plantas de Páramos. Segunda edición”.
Ver más ...

Turismo sostenible y comunitario, alternativas económicas para los habitantes de la alta montaña

Nota de actualidad | Por: Instituto Humboldt

Turismo sostenible y comunitario, alternativas económicas para los habitantes de la alta montaña




Foto: Yovani Giraldo García-Carder


Con la participación de 32 habitantes de la vereda El Bosque, municipio de Pereira, académicos, funcionarios y equipo técnico de las autoridades ambientales de la zona, se realizó el primer diplomado en Turismo Sostenible con énfasis en experiencias turísticas de alta montaña y patrimonio natural, programa académico pensado y dirigido a los habitantes del páramo Los Nevados, con el ánimo de fortalecer sus capacidades para el desarrollo y operación de actividades enfocadas al turismo.

Durante cuatro meses, los asistentes reforzaron sus conocimientos sobre sostenibilidad, patrimonio y turismo de alta montaña; atención al cliente y buenas prácticas manufactureras; operación e interpretación; asociatividad, emprendimiento y guianza como parte de los contenidos que la Universidad Tecnológica de Pereira – UTP entregó a los participantes en el desarrollo de tres módulos teóricos y uno práctico realizados en el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, con el apoyo y experiencia de la Asociación Comunitaria Yarumo Blanco.

Este diplomado, desarrollado como parte del Proyecto Páramos: Biodiversidad y Recursos Hídricos en los Andes del Norte, financiado por la Unión Europea y coordinado por el Instituto Humboldt, buscó contribuir a la generación de medios de vida para las comunidades locales a través de los negocios verdes, desde el turismo de naturaleza en alta montaña, que incluye componentes de aventura, senderismo, avistamiento de especies, entre otros, y que representa una oportunidad económica para los habitantes del páramos Los Nevados.

“El turismo de naturaleza es una estrategia de conservación en donde las comunidades son aliadas de este objetivo. Mediante la creación de rutas turísticas basadas en el ecosistema de páramo que incluya además, tradiciones, modos de vida…es posible generar medios de vida para las comunidades que habitan la alta montaña.” Cristina Aristizábal, funcionaria del PNN Los Nevados.


/>
Foto: Yovani Giraldo García-Carder


Con una metodología lúdica y participativa fue posible que los asistentes al diplomado finalizaran sus estudios. En este caso, la Universidad adaptó los módulos para que las sesiones se hicieran en la misma vereda y así evitar deserción por el desplazamiento a la ciudad, pero en especial garantizando la presencia y participación de la totalidad del núcleo familiar, pues son replicadores del conocimiento en la Vereda.

Por su parte, la Corporación Autónoma Regional de Risaralda – CARDER y el Parque Nacional Natural Los Nevados, autoridades ambientales en el territorio, se acercaron a la comunidad, fueron testigos de las dinámicas de relacionamiento con la alta montaña y así mismo, afianzaron los acuerdos de conservación que liberan áreas de ganadería en el páramo Los Nevados.

“El turismo de naturaleza es una estrategia de conservación en donde las comunidades son aliadas de este objetivo. Mediante la creación de rutas turísticas basadas en el ecosistema de páramo que incluya además, tradiciones, modos de vida…es posible generar medios de vida para las comunidades que habitan la alta montaña.” Cristina Aristizábal, funcionaria del PNN Los Nevados.


Como parte de los ejercicios de las sesiones, los habitantes junto a la UTP desarrollaron siete (7) rutas turísticas de alta montaña asociadas a sus modos de vida y la cultura de su territorio. Entre estas destacan: La ruta del queso, Arriería, Circuito del agua, La conservación y biodiversidad, Tras la huella de biodiversidad, Al calor del fuego, Tras la ruta de la danta por el camino del arriero y Travesía del Río Otún. Cada una de ellas podrá ser ofertada en los paquetes turísticos que los operadores organizan para este destino y guiadas por los habitantes de la vereda el Bosque.

Los ejercicios de formación para las comunidades que habitan en ecosistemas estratégicos, y en este caso la alta montaña, son herramientas fundamentales para el fortalecimiento de sus capacidades en turismo de naturaleza y negocios verdes como alternativas productivas. A nivel nacional es una oportunidad para abordar el tema desde una estrategia de conservación participativa.
Ver más ...

Atlas de páramos de Colombia

Atlas de páramos de Colombia

Este atlas presenta una recopilación y exposición de la información disponible sobre páramos en Colombia, con el propósito de contribuir a la elaboración a corto plazo de una línea base completa sobre estos ecosistemas para avanzar en los planes de manejo de páramos. La información correspondiente a las zonas de páramos en Colombia que conforman este atlas, se expone en fichas descriptivas, cada una de ellas acompañada de un mapa y fotografías. De esta manera las fichas ilustran la ubicación, las características y las acciones relacionadas con la conservación en cada una de las zonas de páramo que se incluyeron. El atlas también contiene consideraciones acerca de las problemáticas generales que se relacionan con el estudio y las condiciones actuales de los páramos en el territorio nacional, así como datos sobre las medidas y la normatividad que se vincula con las zonas donde se presentan estos ecosistemas.

 

La publicación se encuentra disponible para lectura en nuestro Repositorio Institucional.

Descargar  Consultar en el repositorio



Ver más ...

Inicia toma científica de zona oriental del Parque Chingaza, la menos explorada

Inicia un nuevo episodio de las Expediciones Colombia Bio. En esta oportunidad, un grupo de expertos visitará la biodiversidad de la zona menos conocida y visitada Parque Nacional Natural Chingaza: el flanco oriental, desde este 12 y hasta el 24 de 2018.

Chingaza, que conmemora 40 años, con sus 76.700 hectáreas de ecosistemas de alta montaña, protege complejos de humedales y bosques andinos y altoandinos, así como grandes extensiones de páramos que proveen agua para el consumo de cerca del 80% de los 10 millones de habitantes de Bogotá y de 11 municipios aledaños. Hacia el costado oriental se desciende a ecosistemas de piedemonte llanero con paisajes majestuosos y quebradas de grandes caudales propios del Orinoco.

 chingaza
Foto: Parque Nacional Natural Chingaza. Felipe Villegas

Esta expedición, al costado oriental de Chingaza, proveerá un inventario rápido de la biodiversidad en las zonas menos estudiadas con lo cual se espera llenar vacíos de información para la toma de decisiones en el territorio; también incluirán un componente de exploración social con la intención de recopilar información primaria acerca de la interacción entre los pobladores locales y su entorno, caracterizando la gobernanza, la historia ambiental y de conflicto armado.

Un equipo conformado por 80 investigadores buscarán especies de plantas, hongos, aves, ranas, serpientes, peces, mamíferos e insectos, y realizarán encuestas, talleres y actividades participativas con las comunidades locales, en tres lugares a 700, 1700 y 2300 metros sobre el nivel del mar en los municipios de Medina (Cundinamarca) y San Juanito (Meta). 

Adicionalmente, se recolectarán tejidos biológicos con el fin de generar información genética a partir de los códigos de barras de ADN para aportar al inventario de recursos genéticos del país. Para realizar el registro gráfico y visual de esta región, de riqueza socio-ecológica única en el país, la productora Antorcha Films será la encargada.

En esta expedición a Chingaza, liderada por el IAVH, participan Parques Nacionales de Colombia, las Universidades Nacional de Colombia, Javeriana, Pedagógica y Tecnológica de Colombia, del Rosario, de los Andes y Jardín Botánico de Bogotá.

Colombia Bio es un proyecto estratégico de interés nacional, liderado por Colciencias, enfocado en el fomento del conocimiento, conservación, manejo y aprovechamiento sostenible de la biodiversidad en los territorios colombianos a través de la Ciencia, Tecnología y la Innovación.

Ver más ...

Extraño daño en frailejones colombianos preocupa a investigadores

header

 

Bogotá, D. C. 19 de febrero de 2018

 
Espeletia lopezzi
Espeletia lopezzi - Amanda Varela

 

•    Varias polillas, hongos y escarabajos tienen afectadas a las especies de frailejones (Espeletia), puyas (Puya), chusques (Chusquea), uvas camarona (Macleania) y encenillos (Weinmannia) en los páramos de Chingaza, Cruz Verde, Sumapaz, Galeras y Cocuy. En páramos de Venezuela y Ecuador también hay reportes.

•    La principal hipótesis apunta a un aumento de la temperatura en los páramos, asociado al cambio climático. Simulación en laboratorio indica probable reducción en la capacidad de captación de agua por parte de frailejones.

•    El Instituto Humboldt, las universidades Javeriana y Jorge Tadeo Lozano, la Sociedad Colombiana de Entomología y Parques Nacionales Naturales presentarán un diagnóstico, avances y perspectivas de lo investigado hasta hoy, en un simposio internacional que se realizará en Bogotá este 21 y 22 de febrero de 2018.

Los ecosistemas de páramo emergieron, según registran las páginas del Atlas de páramos de Colombia, por encima de los 3000 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.), hace más de cinco millones de años tras el levantamiento final de la cordillera de los Andes y la creación definitiva de los bosques andinos.

Estos ecosistemas son exclusivos de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Costa Rica, países que cuentan con páramos tropicales ubicados, casi todos, salvo los de la Sierra Nevada de Santa Marta y los de Costa Rica, en la cordillera de los Andes. Su vegetación, condiciones climáticas, de suelos y de altitud los diferencian y hacen de ellos un sistema natural singular.

Colombia es considerado el país núcleo de los páramos, debido a que posee más de la mitad de la superficie de estos ecosistemas a nivel mundial, casi el 60 %. En el territorio nacional, estos ecosistemas se relacionan con áreas altas, frías, húmedas, nubladas y con diversa vegetación, dentro de la cual está la representativa espeletia mejor conocida como frailejón.

De tronco grueso, hojas abultadas (y recubiertas con una especie de pelusa) organizadas en espiral que crean una roseta en la parte superior del tallo, los frailejones, también ecosistemas en miniatura, se unen a la vegetación asociada a la alta montaña en un complejo y frágil sistema endémico.

Así pues, dichas plantas con una forma de vida inusual, amplia diversidad morfológica, alturas de hasta más de 15 metros, foco de estudio por más de dos siglos y aún con mucho por conocer acerca de su taxonomía; capturan el agua de las nubes y la neblina que los circunda, la retienen de manera natural, hasta un 80 % de su volumen y mantienen los caudales de ríos y quebradas, un asunto estratégico para la generación, regulación y abastecimiento hídrico de los habitantes del país, según estudios de la Universidad Nacional de Colombia (UN).

Por ejemplo, el páramo de Belmira proporciona más del 65 % del agua que abastece a Medellín, el de Chingaza provee el 65 % de este líquido vital a los bogotanos y el de Guerrero abastece a más de 1’000.000 de habitantes en el norte de Bogotá y a toda Zipaquirá.

De 100 milímetros (mm) de agua que caen en 1 metro cuadrado de páramo, 65 mm viajan por este ecosistema a través de caudales, 3 veces más que en el bosque seco tropical y el doble de un bosque húmedo tropical.

Incluso, en algunos páramos en Colombia y de otros países el rango de humedad es amplio: los que reciben alrededor de 4.000 mm de precipitación al año, hasta los relativamente secos con cerca de 800 mm anuales. Cabe destacar que en época de sequía, esta flora endémica retiene el líquido y lo regula de manera natural.

Casi una década afectados

Sumado a las amenazas causadas por actividades humanas como ganadería extensiva, agricultura en especial cultivos de papa y cebolla, minería de oro y carbón, turismo no controlado, entre otras, algunos frailejones de Colombia, en su mayoría endémicos, enfrentan un problema adicional: una afectación ocasionada por polillas, hongos y escarabajos; situación que podría comprometer a mediano y largo plazo la función de captación, regulación y suministro del agua para el consumo en las ciudades colombianas ubicada en las regiones de influencia de estos ecosistemas.

En el 2009, re realizó el primer reporte oficial al IDEAM en el marco del Programa Piloto Nacional de Adaptación al Cambio Climático – INAPB, por parte de la ecóloga María Mercedes Medina. En aquel entonces, frailejones de la especie Espeletia grandiflora de la cuenca alta de la quebrada Calostros, en el Parque Nacional Natural Chingaza, presentaban cambios en la forma de las hojas las cuales se estaban muriendo, al parecer, por actividad de insectos (polillas y escarabajos) y hongos.

El resultado inicial del estudio indicaba que cerca de 376.600 m2 estaban afectados, pero un monitoreo realizado 8 meses después comprobó que la cifra aumentó a más de 1’871.000 m2 de frailejones afectados e incluso muertos. El interés de la comunidad científica ante las desconcertantes circunstancias, no dio espera. Fue así como en 2011 se creó el Programa Nacional para la Evaluación del Estado y Afectación de los Frailejones en los Páramos de los Andes del Norte, conformado por las universidades Jorge Tadeo Lozano y Javeriana, la Sociedad Colombiana de Entomología, Parques Nacionales Naturales de Colombia y Patrimonio Natural.

“Tenemos indicios de que hacia 1990 y a comienzos de 2000 hubo reportes de esta problemática. Pero aún no nos ha sido posible revisar folios y carpetas con registros de ese año. Creemos que quizá en un determinado momento se reportó la afectación, hubo un declive y al no verla más no se continuó con un seguimiento”, afirma Amanda Varela Ramírez, doctora en Ecología y profesora asociada al Departamento de Biología de la Universidad Javeriana, y miembro del comité científico que evalúa el caso.

El equipo de investigadores realizó expediciones para toma de muestras y su análisis. En cuanto a las polillas, una de ellas especie nueva para la ciencia, se comprobó que devoran las hojas juveniles más internas de la roseta foliar del frailejón, acción que debilita la planta pues las nuevas hojas crecen con deformaciones e incluso no llegan a desarrollarse, lo que resulta en una reducción de las defensas y aumento de susceptibilidad al ataque por parte de herbívoros y hongos.
 
Según Claudia Martínez, investigadora adscrita a la Sociedad Colombiana de Entomología (Socolen) y miembro del equipo investigador, en el tronco del frailejón hay hendiduras, como resultado de la caída de las hojas, que se convierten en hábitat, zona de reproducción y alimentación para muchos insectos, incluyendo a los escarabajos relacionados con las afectaciones. Por ejemplo, los escarabajos, de las familias Curculionidae y Scolytidae, quienes consumen esta planta sana o ya debilitada.

Curculionido alimentandose de hoja de frailejon PNN Chingaza. Foto David MartinezCurculionido alimentándose de hoja de frailejón en PNN Chingaza. Foto: David Martínez


Por su parte, los hongos causan cambio del color en las hojas, su desprendimiento del tallo, una deformidad conocida como entorchamiento y manchas. Según las investigaciones, entre tres y nueve meses ocurre el proceso de muerte de un frailejón enfermo.
Al respecto, la profesora Varela cuenta que luego de la preocupación manifestada por los funcionarios del PNN El Cocuy, se realizó una visita en la cual pudo identificarse frailejones moribundos con hojas caídas, excepto las centrales. Al examinarlos para descubrir y entender lo que ocurría, el equipo de investigadores se sorprendió cuando “toda la médula de la planta, es decir aquella por la cual toma el agua y los nutrientes, estaba podrida desde las terminaciones por donde salen las hojas y de ahí hacia abajo. Allí encontramos adultos de un escarabajo parecido a la Broca del Café, sus larvas y huevos”.

Al interior de la médula del frailejón pudieron verse especies de galerías cuyo acceso se encontraba en una perforación justo donde terminaban las hojas, por la cual se introducía el escarabajo para, al parecer, cumplir todo su ciclo de vida al interior, es decir poner sus huevos hasta que eclosionaran, dejar que las larvas crecieran y, una vez adultas, abandonar la planta.

Este escarabajo se conoce como “de ambrosía” y de él hay reportes de uso en Brasil con fines medicinales, y ataques a plantaciones de pino en Estados Unidos y Canadá, y a cultivos de oliva en España. Estos insectos son tan voraces que pueden devastar grandes hectáreas de bosques.

El listado de la incertidumbre

Con respecto a la afectación en los frailejones y su probable relación con cultivos producto de la dinámica agrícola habitual en esa zona de páramo, las investigaciones realizadas han confirmado hasta el momento “que los insectos son autóctonos del páramo y, por lo tanto, no pertenecen a agroecosistemas o cultivos de papa ni otros cercanos a la zona”, según afirma Luis Beltrán, doctor en Biología y profesor asociado del Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y parte del grupo de trabajo que lidera la investigación.

Al respecto queda un estudio pendiente por realizar, el de las áreas de frailejones aledañas a actividades antrópicas para corroborar que la cercanía a cultivos o ganadería no aumenta la cantidad de plantas afectadas, pues los muestreos y análisis primarios se realizaron con distancias considerables entre unos y otros.

Un hecho importante y que se ha confirmado oficialmente es la presencia en los frailejones de la Oidaematophorus espeletiae o polilla pluma, la cual resultó ser nueva para la ciencia.  Una situación que hasta hoy despierta suspicacias acerca de su existencia en estas plantas desde tiempo atrás, y de la cual nadie se había percatado.

Oidaematophorus
Oidaematophorus espeletiae. Foto: Luz Stella Fuentes
 

Por resolver está, además, si el incremento poblacional de la polilla estaría relacionado con el aumento de la temperatura nocturna en la zona de bosque altoandino, ambiente que le permitiría salir de allí y moverse hacia el páramo. Lo que creen los investigadores es que en el páramo podría haber encontrado condiciones apropiadas para su colonización y desarrollo, particularmente abundante alimento y falta de agentes que la controlen. Aunque, otra especulación apunta a que este insecto puede ser del páramo y que, al intensificarse el calor, su tasa poblacional aumenta, por lo cual hoy vemos su efecto en gran número de frailejones, hecho que antes no podía detectarse.

Por otro lado, cabe la posibilidad de que los escarabajos, que también atacan la planta, transporten hongos como Collectotrichum y Fusarium que enferman a los frailejones. Es de resaltar que la afectación por estos organismos está asociada a condiciones de humedad y a alto contenido de materia orgánica.

Queda pendiente, además, avanzar en la descripción de otros síntomas de la afectación y establecer las distintas variables de su incremento para obtener datos que permitan concluir si existe o no una relación entre la afectación de los frailejones y la variabilidad climática.

Lo que se ha podido observar con certeza es el aumento del ataque de hongos en periodos secos, una vez finaliza la temporada de lluvias pronunciadas en el ecosistema de páramo. Quizá, el aumento de la temperatura y la variación térmica promuevan condiciones óptimas que favorecen la migración de estos herbívoros hacia ecosistemas más elevados, aspecto que podría confirmarse o no con una investigación a fondo.  “Por esto necesitamos visitar los frailejones en época de lluvia y seca porque, aparentemente, hay fluctuaciones dependiendo del momento climático del año: a mayor sequía más presencia de la polilla, mientras que con más lluvia aumenta el ataque de hongos y escarabajos”, comenta la profesora Varela.

Para los investigadores no hay lugar a dudas de la urgente necesidad de trabajar conjuntamente con las comunidades campesinas cercanas a las zonas de páramo para realizar pruebas de monitoreo, manejo y control de las especies sanas y afectadas; “aunque hemos sensibilizado a muchas de las personas de allí sobre lo que ocurre con los frailejones, no logramos que nos alerten de las afectaciones; en parte esto se debe a que los proyectos terminan y no hay manera de garantizar un seguimiento”, menciona la profesora Varela.

Un segundo e indispensable aliado son las autoridades ambientales e incluso la inversión privada, con la intención de garantizar recursos económicos, administrativos y científicos que destraben el amplio listado de investigaciones pendientes: “el Ministerio de Ambiente sabe del tema porque respondieron a la convocatoria para la conformación del Programa de Evaluación. De nueva cuenta, hacia finales de 2016, invitamos a la Dirección de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos para socializarles resultados de un proyecto desarrollado en Chingaza, con apoyo del Acueducto de Bogotá, pero manifestaron no poder asistir. Hasta ahora no han vuelto a comunicarse con nosotros, así que desconozco si en este momento están al tanto de la situación y hasta qué punto esta información se mantiene en la memoria de la entidad pues los funcionarios cambian en las dependencias de estas entidades”, puntualizó Varela. Cabe destacar que por parte de Parques Nacionales se ha recibido apoyo en investigación y monitoreo de afectaciones.

¿Del azar al desconcierto?

A la fecha existen reportes de afectaciones en páramos de las cordilleras oriental: Tamá, Pisba, Guasca, Guanentá; central: Los Nevados, Las Hermosas, Puracé, Nevado del Huila; y occidental: Frontino, sin que aún se confirme coincidencia entre los síntomas que presentan estos frailejones y los ya examinados en Chingaza, Cruz Verde, Sumapaz, Galeras y Cocuy.

En Colombia, la información ha sido suministrada por población local, técnicos y profesionales de las zonas mencionadas. En Venezuela se tienen algunos reportes no oficiales emitidos por diferentes instituciones, para el páramo de Piedras Blancas en el Estado de Mérida. La misma situación se presenta en Ecuador en el páramo El Ángel de la provincia de Carchi, para la especie Espeletia pycnophylla.

En Venezuela, los páramos ocupan 2405 km2 y se distribuyen en el occidente del país en varios complejos a lo largo de la cordillera de Mérida, la Sierra de Perijá y la Serranía del Tama, estos dos últimos complejos son compartidos con Colombia, en las últimas estribaciones de la cordillera Oriental.

Los problemas que se han detectado hasta la fecha involucran afectaciones por larvas posiblemente de polillas y hongos que atacan especies de frailejones endémicos, especialmente en las especies Coespeletia timotensis y Coespeletia spicata, dominantes en el páramo desértico, sobre los 4000 metros de elevación. Otras especies afectadas en menor medida son Espeletia schultzii, Espeletia semiglobulata, y Coespeletia moritziana.

El problema ha sido documentado en el páramo de Piedras Blancas, Parque Nacional Sierra de La Culata y en la cordillera de Mérida. Allí existen poblaciones con una proporción importante de individuos muertos en pie (entre 30 y 50 % en unas 10 ha de extensión). También hay evidencia de daños nuevos en hojas vivas, y ya reportados para hojas muertas adheridas al tronco de frailejones. Sin embargo, no existe información de otras localidades venezolanas que permitan evaluar la extensión espacial de la problemática en los páramos.    

Desde el punto de vista del investigador Luis Daniel Llambí, coordinador del Postgrado en Ecología Tropical y Profesor del Instituto de Ciencias Ambientales y Ecológicas de La Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela, “estos problemas fitosanitarios actuales, al menos en la zona de Piedras Blancas, han aumentado marcadamente en los últimos años. Sin embargo, contamos con muy poca información para atribuir el aumento de este problema al cambio climático”. Dado que 2014 a 2016 fueron años particularmente secos en la cordillera de Mérida, es posible que la ocurrencia de años sucesivos de sequía esté asociada al aumento en las mortalidades. Lo interesante del caso en que ambos países coinciden con reportes de frailejones enfermos, con similares características de daño, y causados tanto por hongos como por larvas.   

Sobre la distribución de la afectación en Chingaza se muestrearon 2833 plantas de Espeletia argentea, Espeletiopsis corymbosa y Espeletia grandiflora. Para determinar una escala de daño se propusieron cuatro niveles: en el primero la severidad está en el rango de entre el 0 y el 25 %; en el segundo es del 26 al 50%; la escala 3 va del 51 al 75%, y la escala 4 abarca del 76 al 100%.

Los resultados obtenidos bajo esta escala demostraron que el número de plantas afectadas fue del 11 %, equivalentes a 315 plantas con daño pasado y actual; un 89 % de las plantas se encontraron sin daño alguno. De ese 11 % de plantas afectadas, el 90 % presentó daño leve; seguido por el daño nivel 2 (8 %); y finalmente daño nivel 3 (2 %). No se presentaron plantas con daño nivel 4.  

Para entender lo anterior, y al mismo tiempo lo inconveniente de los vacíos de información científica en un tema tan sensible, Luz Stella Fuentes, magister en Bilogía Aplicada y profesora asociada al Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de la universidad Jorge Tadeo Lozano e integrante del equipo investigador de esta afectación, explica: “un nivel de incidencia del 8 % no puede explicar si nos enfrentamos a un grado alto o bajo, bueno o malo, porque faltan más estudios en el ecosistema de páramo; puede ser que este porcentaje en un ecosistema tan sensible sea de un valor considerable. Lo importante es continuar con un monitoreo para identificar si la tendencia aumenta o disminuye”.

En cuanto a qué tanto se vería comprometido el futuro del abastecimiento de agua, el grupo de trabajo simuló, por medio de un nebulizador, una neblina para mirar qué tanta cantidad de agua captaba una hoja enferma frente a una sana. El resultado confirmó que había una reducción en la capacidad de los frailejones para recoger el líquido.

La reducción de la recolección de agua de hojas con daño por depredación (herbivoría) es del 37 %; y con la malformación conocida como entorchamiento es del 29,7 %. Lo anterior indica que dejan de captarse 674 litros por hora (l/h) cuando el 32 % de las plantas tienen herbivoría, y 578 l/h cuando hay entorchamiento en el 35 % de estas.

Llamado de auxilio para continuar la investigación

A casi diez años e incluso más de conocer esta delicada afectación y sin aparentes prontas soluciones en el horizonte, Amanda Varela espera que los colombianos entiendan la magnitud de lo que está en juego: “tenemos limitaciones económicas, y cada vez que indagamos en el tema surgen nuevas preguntas, variables que nos sorprenden y a veces desconciertan. Por ahora, lo inmediato es confirmar si hay relación con el cambio climático, identificar el potencial de dispersión de la afectación, medir el impacto que esta situación pueda tener en la oferta hídrica y hacer propuestas de control o manejo”.

Según los estudios realizados hasta el momento es muy posible que la afectación, unida al calentamiento global y el promedio de la temperatura, tienda a incrementarse y afecte a más áreas. Los investigadores no descartan que tal fenómeno pueda presentarse en este preciso momento en otros páramos y especies de plantas; de hecho, hay reportes de la existencia de 88 especies de frailejones colombianos, en los cuales ya se reportan síntomas; sin embargo no hay certezas de que se trate de la misma afectación.

El calentamiento global y sus efectos en la variabilidad del clima demandan una intervención inminente pues como lo expresa la comunicación nacional, elaborada por el grupo de científicos del Programa para la Evaluación del Estado y Afectación de los Frailejones de los Páramos de los Andes del Norte, no todo puede dejarse en manos de los mecanismos naturales de regulación.

 

Ver más ...

Páramos colombianos en el 60 Desfile de Silleteros de Medellín

 20626264 1506352279432323 2228599764748147971 o

El Instituto Humboldt y la Unión Europea, a través del proyecto conjunto Páramos: Biodiversidad y Recursos Hídricos en los Andes del Norte, harán presencia en la versión número 60 del desfile de silleteros, actividad emblemática y tradicional con la cual finaliza la Feria de las Flores, este lunes, 07 de agosto en Medellín.

Tras su participación en la exposición Orquídeas, Pájaros y Flores en el Jardín Botánico, ambas entidades presentarán a los asistentes locales y turistas una silleta comercial, inspirada en el proyecto.
Con el lema #somospáramos acompañado de una pareja campesina, y algunas especies emblemáticas de flora y fauna de la alta montaña colombiana, el Humboldt y la Unión Europea nos recuerdan la importancia de la conservación y uso sostenible de los sistemas naturales de páramos, fundamentales en cuanto a los servicios que ofrecen los ecosistemas y como fuentes de agua para el sostenimiento y calidad de vida.


Páramos: Agua y Biodiversidad en los Andes del Norte promueve la conservación de siete páramos andinos de Colombia, Ecuador y Perú. Entre los páramos colombianos están Santurbán, en el departamento de Santander; Rabanal, en Boyacá; Los Nevados, en el Eje Cafetero, y Las Hermosas, en el Valle del Cauca.

De igual manera comprende el páramo El Ángel-Chiles-Quitasol, ubicado en el corredor transfronterizo entre Colombia y Ecuador, el complejo Chimborazo (Ecuador) y el páramo de Piura (Perú).

Con esta iniciativa se busca apostarle al desarrollo sostenible al fortalecer la capacidad de gestión de las comunidades locales e instituciones involucradas en el manejo de los siete páramos para el uso sostenible de los servicios ecosistémicos, compartir buenas prácticas y enfrentar el cambio climático en áreas ambientalmente sensibles dado que estos tres países poseen más del 60 % de los páramos del mundo.

Así pues, con esta silleta que recorrerá 1.94 kilómetros por las principales avenidas de la Ciudad de Eterna Primavera, el Humboldt y la Unión Europea lo invitan a reflexionar ya hacer parte de los esfuerzos de protección de la biodiversidad colombiana -con la cual tenemos una especial y natural conexión vital-, tarea que nos convoca en la búsqueda de la convivencia y la paz.

Ver más ...

Experiencia en conservación de páramos y humedales llegó a Congreso Mundial de la Naturaleza

paramo
Foto: Instituto Humboldt.
 

• El Congreso Mundial de la Naturaleza, organizado por Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en Honolulu, Hawái, se realizó en respuesta al acuerdo para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y como estrategia hacia la neutralidad climática.

• La agenda permitió a los asistentes, descubrir nuevas estrategias de conservación, visibilizar el esfuerzo local, consolidar una red de contactos y aportar en el diseño de nuevas políticas.

• El Instituto Humboldt presentó sus experiencias en diseño y desarrollo de estrategias para conservación de páramos y humedales.

La participación del Instituto Humboldt en la UICN consolida el trabajo de distintos socios que, a nivel regional, desarrollan en torno a la implementación de estrategias de conservación de la alta montaña y otros ecosistemas estratégicos.

Una de ellas, el proyecto que el Instituto Humboldt, unido a cinco corporaciones autónomas regionales y UICN-Sur, ejecutan para Colombia, Ecuador y Perú “Páramos: biodiversidad y recursos hídricos en los Andes del Norte”.

Esta iniciativa presentó, el 03 de septiembre pasado, las experiencias relacionadas con el diseño y aplicación de estrategias de conservación del páramo durante el desarrollo del taller "Mountain Communities of Colombia, Ecuador and Perú: Conservation, Climate Change and Social Equity"

Esta actividad fue organizada por la UICN, la Corporación para la investigación, capacitación y apoyo técnico para el manejo sustentable de los ecosistemas tropicales (Ecopar), la Corporación Grupo Randi Randi para el monitoreo del impacto del cambio climático en la biodiversidad de alta montaña en la región Andina, y los institutos de Montaña y Humboldt.

Además, el Instituto Humboldt, en alianza con la Fundación Humedales, realizó para los asistentes a UICN el taller "Conservación de páramos y humedales -desarrollo conceptual y metodológico, de la figura de “Río protegido”, como estrategia de gestión territorial en un contexto de sabanas tropicales", en respuesta al cambio climático.

Durante los primeros seis días del Congreso se realizaron foros, en más de 1.500 sesiones de trabajo, relacionados con temas de conservación, tráfico ilegal de especies, el estado actual de los océanos o las inversiones privadas para protección de los ecosistemas.

En los últimos cuatro días del Congreso se llevó a cabo la asamblea de miembros de la UICN con la intención de aprobar resoluciones y recomendaciones para la gobernanza. Como principal resultado de esta versión queda la agenda de conservación 2017 a 2019.

Ver más ...

Las huellas del agua - Propuesta Metodológica Para Identificar Y Comprender El Límite De Los Humedales De Colombia

Las huellas del agua - Propuesta Metodológica Para Identificar Y Comprender El Límite De Los Humedales De Colombia

Las huellas del agua recoge diferentes herramientas que permiten entender el funcionamiento y las relaciones socioecológicas de los humedales. Como propuesta metodológica, permite abordar tanto los criterios físico-bióticos como los criterios sociales, económicos e institucionales para identificar el ámbito físico de los humedales y para comprender las dinámicas sociales que existen alrededor de ellos.
En Las huellas del agua es posible encontrar una orientación clara para reconocer elementos hidrológicos, geomorfológicos, edafológicos y de vegetación que dan cuenta de la presencia de un humedal. Además, esta obra permite analizar el rol de las instituciones y de la sociedad civil en el funcionamiento mismo del humedal, así como los servicios ecosistémicos de los cuales depende el bienestar de las comunidades allí presentes.
Esta publicación, se presenta entonces como un complemento concreto y práctico a la aproximación conceptual ya expresada en los principios y criterios para la identificación con fines de delimitación de los humedales. Ambos componentes aportan al fortalecimiento de la resiliencia y de la adaptación al cambio y la variabilidad climática en Colombia, como parte de la estrategia para mejorar la gestión del riesgo en el país.

 

Para descargar la publicación, haga clic aquí.

Para consultarla en el repositorio institucional, haga clic aquí.

Ver más ...

El conocimiento por sí solo no es respuesta, por eso la gestión y adaptación es actividad permanente que debemos fortalecer

“El conocimiento por sí solo no es respuesta, por eso la gestión y adaptación es actividad permanente que debemos fortalecer”: Brigitte Baptiste

WO7A7288

Después de tres años de desarrollo del Proyecto Insumos Técnicos para la Delimitación de Ecosistemas Estratégicos: Páramos y Humedales, el Instituto Humboldt y el Fondo Adaptación entregaron a representantes de autoridades ambientales, sector productivo y medios de comunicación un consolidado de productos y publicaciones como resultado de su trabajo mancomunado.

Estos fueron posibles, gracias a la vinculación de entidades del Sistema Nacional Ambiental -SINA- el Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, el IDEAM, el IGAC, universidades de todo el país, corporaciones autónomas regionales, organizaciones no gubernamentales y a más de 500 profesionales de distintas disciplinas.

La primera intervención estuvo a cargo de Luis Gilberto Murillo, ministro de Medio Ambiente, quien enfatizó los avances y logros en temas de delimitación de páramos y áreas protegidas, el rol del país en la promoción de objetivos de desarrollo sostenible, así como el liderazgo e influencia del país en acuerdos internacionales.

“Con el Presidente Santos hemos hablado de algunas líneas fundamentales para la etapa de posconflicto: acuerdos que debemos hacer para su implementación desde una perspectiva de desarrollo sostenible; el debate de cómo conciliar mejor las necesidades del país en temas de conservación ambiental con las de desarrollo económico; incluir la presencia, la voz y la mirada de lo local y regional en la toma de decisiones, una eje transversal; y el fortalecimiento del Sistema Nacional Ambiental –SINA-.”

Así mismo, el Ministro Murillo reconoció la demanda del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, en lo relacionado con la delimitación total de páramos al término de su mandato; la declaración de áreas protegidas para 2, 5 millones de hectáreas; la restauración y recuperación de suelos; la formulación de 60 planes de ordenamiento y manejo de cuencas; la mitigación y adaptación al cambio climático; el desarrollo sostenible; y la promoción de emprendimientos verdes y servicios ambientales.

Finalmente, Murillo confirmó su solicitud formal al Presidente para conformar el Viceministerio del SINA y del ordenamiento territorial, así como el regreso de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales –ANLA- al Ministerio de Ambiente.

Acto seguido, la Directora del Instituto Humboldt, Brigitte Baptiste se refirió a la ambigüedad de un país megadiverso que no puede aprovechar su naturaleza para disminuir los costos de la oscilación climática:

“En síntesis, los fenómenos del Niño y La Niña generan al país una fuga de capital de quizá un billón de pesos al año; perdemos recursos atendiendo daños y pérdidas por inundaciones en el sector agropecuario o por o sequías que causan incendios forestales; en cambio, si tenemos una inversión proporcional en gestión de conocimiento, de riesgo y generación de capacidades podremos disminuir sustancialmente esta pérdida de recursos.”

También enfatizó en la necesidad de no repetir errores, entender el funcionamiento ecológico del país, la adaptación basada en los ecosistemas, y mantener el flujo de los servicios ecosistémicos para administrarlos de manera adecuada para reducir el riesgo.

“El Instituto Humboldt ensambló todo un conjunto de conocimientos dispersos en la sociedad hasta lograr una visión de país; tejimos una red que esperamos persista para continuar con las medidas de adaptación y mitigación, porque el conocimiento por sí solo no es una respuesta ante las amenazas y por eso la gestión y adaptación es una actividad permanente que debemos fortalecer. Si bien, solo trabajamos en los páramos relacionados con el Fenómeno de la Niña, los restantes requieren un seguimiento y monitoreo a los eventos climáticos y mantenernos en un ejercicio permanente de aprendizaje”, puntualizó Baptiste.

Por su parte, el director del IGAC, Juan Antonio Nieto destacó los aportes al Proyecto desde el análisis de 4.500 muestras de laboratorio, implementación de nuevas tecnologías, la actualización de cartografía, la metodología utilizada, mapeo semi detallado de suelos, entre otros:

 “Hicimos cartografía base para 24,7 millones de hectáreas en lo relacionado con el tema de páramos y humedales y 4,3 en estudios de suelos para la gestión y ordenamiento del territorio referida a lo productivo y ambiental. Requieren atención inmediata de las autoridades ambientales 3,1 millones de hectáreas para su conservación y delimitación, y 1,2 susceptibles de utilización agropecuaria demandan vigilancia.”

Para Omar Franco, director del IDEAM, “tener estudios técnicos y reales permite quitar mitos e imaginarios relacionados con la información que tenemos de estos ecosistemas, y poco a poco ir descubriendo, efectivamente cuál es la realidad. Durante el Proyecto fue posible analizar espejos de agua por medio de imágenes de radar, identificación de inundaciones bajo cobertura boscosa, su frecuencia, análisis hidrometeorológico, cálculo de capacidades de almacenamiento hídrico, geomorfología y otros productos logrados con tecnología de punta.

De esta manera, representantes de sectores productivos, de las autoridades ambientales, medios de comunicación, entre otros recibieron información para la gobernanza, productividad y gestión del riesgo de los territorios en escenarios de cambio climático global y variabilidades naturales del clima colombiano, caracterizadas por fenómenos como El Niño y La Niña. A su vez tendrán la misión de replicar y ser multiplicadores de estas herramientas para garantizar su conocimiento y utilización en todos los rincones del territorio colombiano.

PUBLICACIONES (DISPONIBLES EN WEB)

Criterios

- Declaración comunitaria humedales para la vida. http://www.humboldt.org.co/es/noticias/item/456-declaracion-comunitaria-humedales-para-la-vida

- Principios y criterios para la delimitación de humedales continentales. Una herramienta para fortalecer la resiliencia y la adaptación al cambio climático en Colombia: Link: http://www.humboldt.org.co/es/noticias/item/544-delimitacion-de-humedales-continentales

Métodos

- Transición bosque-páramo. Bases conceptuales y métodos para su identificación en los Andes colombianos. Link: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/845-bosque-paramo

Colección Hojas de Ruta
00. Tejiendo historias, Introducción a la colección: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/825-tejiendo-historias
01. Historia ambiental: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/826-historia-ambiental
02. Redes, actores y gobernanza desde un enfoque relacional: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/827-gobernanza-relacional
03. Sistemas de producción rural: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/828-sistemas-rural
04. Servicios ecosistémicos. Provisión y regulación hídrica en los páramos: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/829-servecosistemicos-paramos

Humedales vivos. Las huellas del agua. Propuesta metodológica para identificar y comprender el límite de los humedales de Colombia. 

Documentos locales
-Serie documentos de recomendación de páramos (21) y humedales (3)
-Infografías con información clave de cuatro complejos de páramos
-Humedales para la gente: visiones desde lo local. Link: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/830-humedales-gente

Visión Nacional

-Colombia Anfibia. Un país de humedales. Volumen I y II. http://www.humboldt.org.co/es/component/k2/item/802-colombiaanfibiav1

-Brochure Amphibian Colombia. A country of wetlands http://www.humboldt.org.co/en/component/k2/item/806-colombiaanfibiav1-en

-Páramos vivos. Bitácora de flora. Guía visual de plantas de páramos en Colombia. Link: http://www.humboldt.org.co/es/test/item/744-param-vivos

-Infografía: Retos para la gobernanza de la Alta Montaña en el Posconflicto (en imprenta).

-Colombia Anfibia, la música de los humedales. Compendio musical del folklor nacional y paisajes sonoros de los diversos ecosistemas de humedal en Colombia (CD). http://www.humboldt.org.co/images/Fondo/pdf/webcuadernocolombiaanfibia.pdf

Antecedentes (publicaciones anteriores al 2013)

-Guía divulgativa de criterios para la delimitación de páramos de Colombia. Link: http://www.humboldt.org.co/images/Atlas%20de%20paramos/Guia_delimitacion_paramos.pdf

-Aportes a la conservación estratégica de los páramos de Colombia. Link: http://www.humboldt.org.co/es/component/k2/item/408-aportes-a-la-conservacion-estrategica-de-los-paramos-de-colombia

-Visión socioecosistémica de los páramos y la alta montaña colombiana: memorias del proceso de definición de criterios para la delimitación de páramos. Link: http://www.humboldt.org.co/es/noticias/item/409-vision-socioecositemica-de-los-paramos-y-la-alta-montana-colombiana-memorias-del-proceso-de-definicion-de-criterios-para-la-delimitacion-de-paramos

-Los humedales de Cantagallo, San Pablo y Simití: una propuesta para su delimitación desde el enfoque de los sistemas socioecológicos. Link: http://www.humboldt.org.co/es/noticias/item/546-humedales-cantagallo

-Aportes a la delimitación del páramo. Mediante la identificación de los límites inferiores del ecosistema a escala 1:25.000 y análisis del sistema social asociado al territorio. Complejo de Páramos jurisdicciones – Santurbán – Berlín, departamentos de Santander y Norte de Santander.
Link: http://www.humboldt.org.co/es/investigacion/ecosistemas-estrategicos-2 (Material Santurbán)

PRODUCTOS DEL CONVENIO SEGÚN COMPONENTES E INSTITUCIONES SOCIAS

A. INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI – IGAC

Producción y actualización de cartografía base y estudios semi-detallados de suelos en Páramos y Humedales
- Producción de cartografía base 1:25.000 en 9’445.000 ha
- Estudios semidetallados de suelos con cartografía 1:25.000 en 3’875.737 ha

B. INSTITUTO DE ESTUDIOS AMBIENTALES, HIDROLOGÍA Y METEOROLOGÍA – IDEAM

Procesamiento de información de cubrimiento nacional pertinente para estudios técnicos y mapas nacionales del componente de humedales
- Depuración de la información climática y generación de superficies RASTER de alta resolución
- Análisis multi-temporal de espejos de agua bajo condiciones medias y extremas (frecuencias de inundación)

-Insumos técnicos en escala 1:25.000 pertinentes para estudios técnicos de páramos y humedales
- Mapeo de coberturas de la tierra escala 1:25.000 en 1’400.000 ha de páramos
- Análisis geomorfológicos dos ventanas piloto en humedales, a escala 1:25.000 (120.000 ha)
- Análisis batimétrico para dos ventanas piloto en humedales, a escala 1:25.000 (120.000 ha)

C. UNIVERSIDADES NACIONALES Y REGIONALES (PÁRAMOS)

-Caracterización biológica y ecológica de la transición Bosque – Páramo en 21 Complejos de páramo.

-Caracterización de actores sociales, sistemas de producción y servicios ecosistémicos en 21 Complejos de Páramo.

D. INSTITUTO HUMBOLDT (UNIDAD EJECUTORA)

1. Páramos

- Insumos técnicos en aspectos económicos, sociales y ambientales, con su cartografía asociada a escala 1:25.000, pertinentes a la delimitación de páramos.
- Recomendación para la delimitación de cada complejo de páramos priorizado con la cartografía asociada y un documento técnico de lectura del producto final

2. Humedales

- Informe del Estado del arte de la información referente a humedales del país
- Publicación de criterios y lineamientos para la delimitación de humedales
- Cartografía de Humedales del país a escala 1:100.000
- Insumos técnicos en aspectos económicos, sociales y ambientales, con su cartografía asociada, pertinentes a la delimitación de humedales
- Recomendación para la delimitación de las tres ventanas de humedales priorizadas con la cartografía asociada y un documento técnico de lectura del producto final.

E. INSTITUTO HUMBOLDT (COMPONENTE TEMÁTICO)

1. Grupo Gestión de la Información y el Conocimiento (GIC)

Mapeo y análisis de transformación
- Mapa de humedales y motores de cambio
- Monitoreo de variables esenciales de la biodiversidad con base en teledetección

Servicios ecosistémicos
- Documento con el enfoque conceptual y guía metodológica para la identificación y monitoreo de humedales desde una perspectiva funcional y de servicios ecosistémicos
- Desarrollo conceptual y mapeo de la oferta potencial de servicios ecosistémicos priorizados para los complejos de humedales de Colombia escala 1:100.000

Mapeo y análisis funcional y biogeográfico
- Unidades taxonómicas
- Unidades evolutivas y diversidad filogenética
- Diversidad funcional

Listados de especies, registros biológicos y localidades de páramo y humedales
- Listas de especies presentes en ecosistemas de humedales y páramos.
- Registros biológicos georreferenciados y verificados de especies presentes en páramos y humedales, publicados y disponibles a través del SIB Colombia
- Catálogo en línea de especies de humedales y páramos de Colombia
- Protocolos y estructura para publicación de gaceteros en línea de localidades en páramos y humedales asociadas a estudios biológicos.


2. Grupo Biología de la Conservación

Criterios biológicos para la delimitación de humedales y aplicación en ventanas
- Criterios Biológicos y Ecológicos: Aportes para la identificación, caracterización y delimitación de los humedales interiores de Colombia. 
- Evaluación ecológica rápida (RAP): Paz de Ariporo, Ciénaga de la Virgen y Ciénaga de Zapatosa.

3. Grupo Dimensiones Sociales y Culturales de la Biodiversidad (DISCUB)

Criterios socio-económicos y culturales para la caracterización de humedales y aplicación en ventanas.
- Marco conceptual y metodológico para la caracterización de humedales bajo criterios socioeconómicos y culturales
- Análisis de información municipal y bases de datos e información cartográfica asociada, de atributos socioeconómicos relevantes para la caracterización de los complejos de humedales, 1:100.000.
- Propuesta metodológica para la caracterización de ventanas de humedales a escala 1:25.000
- Caracterización socio ecológica de las ventanas de humedales a escala 1:25.000

4. Grupo Política, Legislación y Apoyo a la Toma de Decisiones (PLATD)

Recopilación y análisis de información relativa a ordenamiento territorial. 

- Base de datos, información cartográfica y memoria técnica de figuras de ordenamiento territorial a nivel municipal, cuencas hidrográficas en ordenamiento, entre otros instrumentos de planificación.
- Análisis de instrumentos legales y de política relativos al ordenamiento territorial pertinentes para la caracterización de los humedales en Colombia.

5. Grupo Subdirección Científica (SDC)

- Modelo de sistema socio ecológico para humedales, incluyendo variantes estructurantes, motores de cambio y análisis multi-temporal.
- Información ecosistémica social y cultural de la región de la Orinoquia útil para la delimitación de humedales.

 Audios

Luis Gilberto Murillo - Ministro de Ambiente

Omar Franco- IDEAM

Brigitte Baptiste - Instituto Humboldt

Juan Antonio Nieto - IGAC

Neifis Araujo - Fondo de Adaptación

 

Ver más ...
Subscribe to this RSS feed