Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Las seis principales amenazas de los cangrejos de agua dulce únicos de Colombia

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 22 de abril de 2021

Las seis principales amenazas de los cangrejos de agua dulce únicos de Colombia




81 por ciento de los cangrejos de agua dulce en Colombia son endémicos. Cuatro científicos estudiaron cuáles son sus principales amenazas. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


  • •  Con 111 especies registradas, Colombia es el segundo país con mayor riqueza de cangrejos de agua dulce en el mundo, listado que incluye 90 especies endémicas o únicas del territorio nacional.
  • •  Científicos del Instituto Humboldt, el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional y el Acuario de Connecticut, analizaron cuáles son las principales amenazas que enfrentan estos animales frente al cambio climático y la intervención antrópica..
  • •  Deforestación, minería, actividades agropecuarias, carreteras, represas y especies introducidas aparecen en el estudio publicado en el libro Recent Advances in Freshwater Crustacean Biodiversity and Conservation.


El levantamiento de las cordilleras andinas causó una gran explosión de biodiversidad en Colombia, constituyéndose en centro de origen de un gran número de especies. Un grupo de organismos logró colonizar prácticamente todos los ambientes de agua dulce y sus zonas aledañas, tanto los de las cumbres alto andinas, vertientes de los ríos de los Andes, Amazonia, Orinoquia, Caribe y Pacífico e incluso ecosistemas cavernícolas.

Se trata de los cangrejos de agua dulce, organismos que a pesar de jugar un papel muy importante en la cadena trófica de los ecosistemas acuáticos al acelerar el proceso de descomposición de material orgánico y ser bioindicadores de la calidad del agua, han pasado desapercibidos y solo son vistos como materia prima para la elaboración de bebidas afrodisíacas en sitios como las plazas de mercado.

En el mundo han sido identificadas aproximadamente 350 especies de cangrejos de agua dulce, de las cuales cerca de 111 habitan en Colombia (familias Pseudothelphusidae y Trichodactylidae), es decir que alberga el 32 por ciento de esta riqueza natural mundial.


El cangrejo sabanero (Neostrengeria macropa) es una de las 90 especies de cangrejos de agua dulce únicas de Colombia. Foto: cortesía Darwin Ortega.


Esta cifra convierte al territorio nacional en el segundo país con mayor cantidad de estos cangrejos en el mundo, título que ostenta China con 244 especies a nivel global. Sumado a esto, Colombia es el país con mayor número de cangrejos endémicos (90 especies), es decir que no habitan en ninguna otra parte del planeta.

“El 81 por ciento de los cangrejos de agua dulce en Colombia son endémicos (90 especies). Estos altos niveles de endemismo se deben a que sus hábitats fueron separados mediante barreras geográficas, lo que aisló las poblaciones y produjo la especiación”, dijo Carlos A. Lasso, investigador del programa de Ciencias de la Biodiversidad del Instituto Humboldt.

Según el Libro Rojo de cangrejos dulceacuícolas de Colombia, documento elaborado por Lasso y Martha R. Campos, docente del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, 26 especies están en alguna categoría de amenaza: 25 En Peligro y una Vulnerable a la extinción.

Sin embargo, el documento revela que más de 40 especies de estos cangrejos en Colombia cuentan con datos insuficientes, algo que impide conocer su grado de amenaza o estado de conservación.

“Los cangrejos de la familia Pseudothelphusidae son los más amenazados. Esto se debe a que habitan en ríos y quebradas de piedemonte y montaña, lugares que se han visto afectados por la deforestación y contaminación causada por la agricultura intensiva, minería y desarrollo urbano”, cita el Libro Rojo.


Neostrengeria macropa solo habita en algunos cuerpos de agua del altiplano cundinamarqués. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Nuevo estudio

Los investigadores David M. Hudson, Gillian Phillips, Lasso y Campos analizaron las principales amenazas que enfrentan los cangrejos de agua dulce endémicos de Colombia, flagelos que están asociados al cambio climático y las actividades antrópicas

Según los académicos, desde hace décadas estos cangrejos se han visto altamente impactados por flagelos como la deforestación, agricultura, acuicultura, minería y el desarrollo en sistemas ribereños impulsados por el hombre, además de las consecuencias y coletazos del cambio climático.

“A esto se suma la introducción de especies de cangrejos exóticos, como el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii), que ahora compiten con las especies endémicas y a que pueden ser hospedadores de parásitos como trematodos pulmonares. Tal es el caso del cangrejo de agua dulce de la sabana de Bogotá: Neostrengeria macropa y otras especies de Antioquia”.


Los cangrejos de agua dulce endémicos de Colombia cuentan con varias amenazas generadas por las actividades humanas. Foto: cortesía Darwin Ortega.


Aunque los científicos aseguran que Colombia ha avanzado en la protección de estas especies, advierten que una resolución aprobada en 2019 por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) clasifica al cangrejo sabanero (Neostrengeria macropa) como un recurso pesquero, a pesar de estar listado como una especie en peligro de extinción.

Los investigadores aplicaron varios modelos para conocerlas principales amenazas de estas especies, hallazgos que fueron plasmados en un capítulo del libro Recent Advances in Freshwater Crustacean Biodiversityand Conservation.

“Con estos modelos, que incluyeron altitud, precipitación y temperatura, identificamos la distribución y los hábitats de Hypolobocera bouvieri, y los relacionamos con varios escenarios futuros de cambio climático a partir de 2070”, cita el libro.

Los verdugos

En su estudio, los investigadores determinaron que los cangrejos de agua dulce endémicos, en particular Hypolobocera bouvieri, cuentan con enemigos poderosos detonados por la sobrepesca, pérdida de hábitat, aumento de la densidad de población humana, fragmentación de los ecosistemas, especies introducidas y contaminación.

“Todos los riesgos pueden verse agravados por el cambio climático, en particular los relacionados con las interacciones de las especies y los micro hábitats que restringen la migración de muchos organismos aislados. En este estudio analizamos las principales amenazas”, precisan Hudson y sus colaboradores.

1.El desarrollo

Para los expertos, el desarrollo en los sistemas ribereños y costeros han provocado profundos cambios en el uso de la tierra, lo que a su vez ha impactado los sistemas dulceacuícolas, estuarinos y marinos.

Un análisis de 2015 realizado por Campos y Lasso mostró que muchas especies consideradas en peligro de extinción presentaban un alto riesgo debido al desarrollo urbano y al aumento de la densidad de población humana.


En varias plazas de mercado venden bebidas elaboradas con el cangrejo sabanero, organismo que también se ha visto afectado por la introducción de especies invasoras. Foto: Instituto Humboldt.


“Tal es el caso de los pseudotelfúsidos y trichodactlidos que viven en áreas a lo largo de la cuenca del río Magdalena y ríos que drenan o desembocan en la costa del Caribe. Los pseudotelofúsidos están en riesgo en todas las áreas montañosas andinas que son deseables para el desarrollo”, afirman los científicos.

El estudio revela que las áreas de alta biodiversidad en Colombia están altamente amenazadas por su posible transformación en lugares de desarrollo, algo que deja a las especies nativas vulnerables a la pérdida y extinción del hábitat.

“En el mundo, los humanos viven desproporcionadamente cerca de los cursos de agua, modificando las zonas ribereñas y descargando nutrientes, sedimentos y contaminantes. Los arroyos y ríos son más vulnerables a estos efectos”, precisa el documento.

2.Deforestación

Según el estudio, la pérdida de bosque en los últimos 50 años en Colombia tiene en aprietos a los crustáceos de agua dulce que habitan en las partes altas por la disminución de las zonas de amortiguamiento ribereñas.

“La deforestación agrava los problemas ambientales debido a la escorrentía y sedimentación de la erosión, impidiendo así los amortiguadores ribereños y los niveles de calidad del agua”, indican los académicos.


La deforestación también genera impactos en las especies de cangrejos de agua dulce endémicos de Colombia. Foto: Jhon Barros.


El análisis revela que la deforestación en el valle del río Magdalena ha contribuido en gran medida a la deforestación mundial, una región que también está amenazada por la minería de oro, extracción de petróleo y cultivo de aceite de palma africana.

“La demanda mundial de aceite de palma está convirtiendo los bosques tropicales en plantaciones de este cultivo, una actividad que está programada para una expansión significativa”.

3.Minería y petróleo

Por albergar importantes depósitos de minerales y combustibles fósiles, los recursos hídricos de Colombia y las especies que allí habitan han sido víctimas de las consecuencias de la explotación de estos recursos. A los expertos les preocupan los efectos de esa actividad en la reproducción de los cangrejos.

La contaminación desatada por la minería también preocupa a los científicos, ya que la extracción ilegal de oro produce a nivel regional una alta contaminación por mercurio en los cuerpos de agua dulce, elemento de alta toxicidad para los cangrejos.

“Se estima que el nueve por ciento de la deforestación total en Colombia se atribuye a la minería de oro, que en su mayoría se da de manera ilegal. Esta actividad puede provocar un aumento del contenido de mercurio en las poblaciones de peces y crustáceos y pasar el contaminante por la cadena alimenticia a los humanos y otros vertebrados”, precisa Campos.

La extracción de sal también afecta los recursos naturales. El estudio de los cuatro científicos asegura que la escorrentía de esta actividad puede causar un aumento de la salinidad de los suelos y el agua dulce. “Los organismos que allí habitan a menudo no están preparados para mantener un equilibrio interno si se exponen a salinidades fuera de su rango de tolerancia normal”.

4. Agricultura y acuicultura

El paisaje colombiano viene presentando un acelerado cambio debido a las actividades agropecuarias. Los bosques de las tierras bajas son reemplazados por plantaciones de diversos cultivos y extensas sabanas antrópicas con pastos para el ganado.

“Los efectos históricos de la tala han dejado cicatrices en el paisaje y alterado los demás recursos naturales como el agua y suelo, es decir que también afecta las poblaciones de organismos de agua dulce”, menciona Lasso.


La contaminación de los ríos, desatada por las actividades humanas, deja sin hábitat a los cangrejos de agua dulce. Foto: Jhon Barros.


Por su parte, algunas granjas acuícolas están cultivando especies para ayudar a aliviar la presión de la pesca o mejorar la alimentación, lo que ha abierto la puerta a la llegada de peces e invertebrados no nativos de ciertos valles fluviales.

“Algunas entidades gubernamentales regionales introdujeron dos crustáceos no nativos de Colombia: la langostilla de río de Luisiana (Procambarus clarkii) y un camarón de río gigante (Macrobrachium rosenbergii)”, afirma Campos.

El estudio indica que la pesca continental cayó de 60.000 toneladas en 1975 a 10.000 toneladas en 2014 debido a la sobrepesca que actúa en sinergia con otros efectos antrópicos. “Los cangrejos son a menudo objeto de pesquerías artesanales que, según los métodos de consumo, pueden infectar con parásitos a los humanos”.

5.Carreteras y represas

El desarrollo de las redes de carreteras y ferrocarriles y la construcción de presas hidroeléctricas en Colombia, ha aumentado la fragmentación del hábitat y representa una amenaza adicional para las especies endémicas de los cuerpos de agua dulce.

“Por ejemplo, la construcción del puente terrestre interoceánico (ferrocarril, carretera, canal y oleoducto) probablemente tendrá un impacto ambiental importante y resultará en una mayor deforestación”, evidencian los cuatro académicos.

También aseguran que la instalación de tratamiento de aguas residuales subdesarrolladas en gran parte del país significa que muchas áreas tienen problemas importantes con los efluentes residuales no tratados.

“Los desechos plásticos están inundando ríos y arroyos e introduciendo sustancias químicas que afectan la fisiología de la vida acuática”, enfatiza el documento.

6.Especies foráneas

Hudson y colaboradores precisan que el garantizar la seguridad alimentaria de la población humana puede producir una mayor presión sobre los crustáceos de agua dulce y otras especies.

“La tasa de introducción de especies en ecosistemas de agua dulce ha aumentado en todo el mundo debido a la crisis alimentaria que padecen algunas regiones, algo que tiende a devaluar las acciones de conservación”.

Otra amenaza latente es el aumento de la conectividad y las presiones antrópicas. El análisis científico encontró que estos factores presionan a las especies de agua dulce por la contaminación, destrucción de hábitats subterráneos y el turismo descontrolado.

Caso puntual

Hypolobocera bouvieri ocupa un amplio rango de distribución en las cadenas montañosas de las cordilleras central y oriental en Colombia. Sin embargo, los análisis mostraron que su distribución podría extenderse en el futuro.

“El área disponible para esta especie podría aumentar por los cambios en la temperatura generados por el calentamiento global. La cordillera de los Andes se ve afectada por la variabilidad climática impulsada por la Oscilación del Sur de El Niño (ENOS), algo que afectará aún más lagos andinos”.


Cuatro científicos evidenciaron que los cangrejos de agua dulce endémicos se ven altamente amenazados por seis actividades. Foto: cortesía Darwin Ortega.


Para los expertos, estos cambios podrían expandir el área de distribución de Hypolobocera bouvieri si se eliminan las restricciones de temperatura de niveles más bajos, “algo que probablemente no ocurriría con especies endémicas que tienen un rango restringido”.

Por último, los autores del estudio recomiendan que es necesario realizar otras investigaciones para especies de cangrejos ampliamente distribuidas. “Es probable que la situación sea más crítica para los organismos de distribución restringida que están en riesgo de eventos estocásticos como derrames industriales”.
Ver más ...

En busca de los delfines rosados y nutrias gigantes del Meta

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 15 de abril de 2021

En busca de los delfines rosados y nutrias gigantes del Meta




Dos de las especies más emblemáticas de Colombia serán estudiadas en el municipio de Puerto Gaitán. Fotos: Mónica Morales (Instituto Humboldt) y Fernando Trujillo (Fundación Omacha).


  • •  El Instituto Humboldt y Cormacarena realizarán dos expediciones por la cuenca del río Tillavá, hábitat de estos emblemáticos mamíferos.
  • •  El propósito de esta alianza es realizar un estudio sobre las poblaciones de estas especies y sus interrelaciones con otros organismos y ecosistemas acuáticos como los humedales.
  • •  Entre el 14 y 23 de abril, más de 20 investigadores del Humboldt y personas de la comunidad estarán en la zona para empezar a identificar la presencia y estado de conservación de la biodiversidad acuática.
  • •  Este trabajo, que durará aproximadamente nueve meses, contará con el apoyo de la Fundación Omacha, experta en el estudio de delfines y nutrias en Colombia.
Con cerca de 520 especies registradas, de las cuales 58 son endémicas, Colombia está catalogado como el sexto país en el mundo con mayor representación de mamíferos, animales que habitan en diversos ecosistemas como las densas selvas húmedas, bosques andinos y secos, sabanas, humedales e incluso mares.

Sin embargo, este tesoro biodiverso palidece a pasos agigantados debido a las actividades impulsadas por el hombre, como la deforestación, cacería indiscriminada, pérdida y transformación de los hábitats naturales para la agricultura y ganadería y minería ilegal, acciones que detonan el cambio climático.

Según el Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia (SiB), más de 42 especies de mamíferos ya corren un alto riesgo de desaparecer en el territorio nacional: seis están en peligro crítico, ocho en peligro y 24 son vulnerables a la extinción. Sumando a esto, 103 especies están listadas en los apéndices Cites por el grado de amenaza generado por el comercio.


El delfín rosado, un mamífero que alcanza a medir hasta 2,8 metros de largo, se ha visto fuertemente impactado por las actividades antrópicas. Foto: cortesía Fernando Trujillo (Fundación Omacha).


El delfín rosado (Inia geoffrensis) y la nutria gigante (Pteronura brasiliensis), dos de los animales más carismáticos y emblemáticos que habitan en varios de los ecosistemas acuáticos más representativos del país, hacen parte de los listados de mamíferos amenazados por causa de la mano del hombre.

Los pescadores figuran entre los principales verdugos del delfín rosado en Colombia, un mamífero que alcanza a medir hasta 2,8 metros de largo y pesar más de 220 kilos. Según la Fundación Omacha, estos animales son atrapados en los ríos por medio de mallas de monofilamento, cacería o envenenamiento, “debido a que los pescadores lo conciben como una fuerte competencia para el recurso pesquero”.

Por su parte, las nutrias gigantes, con tamaños entre los 1,5 y 2 metros de longitud, han recibido golpes contundentes por parte de los cazadores, una hecatombe que tuvo su auge a mediados del siglo pasado para comercializar sus pieles en el mercado internacional.

“Estas nutrias fueron cazadas intensamente entre 1940 y 1970, por lo cual la cacería figura como la causa más importante de la gran disminución de la especie. Además, en sitios como el río Mirití Paraná (Amazonas) y la parte media del río Meta (Orinoco), los pescadores las consideran una seria competencia por el consumo de peces, y en Vichada se presenta el mercado ilegal de venta de crías como mascotas”, informó Omacha.


Las nutrias gigantes han recibido impactos por parte de cazadores y la degradación de sus hábitats. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).Omacha).


Estudiar para conservar

El departamento del Meta, un hervidero de biodiversidad que alberga ecosistemas amazónicos, andinos y de la Orinoquia, representa uno de los principales hogares para las nutrias gigantes y delfines rosados.

Ante esto, el Instituto Humboldt y la Corporación para el Desarrollo Sostenible de la Macarena (Cormacarena) decidieron unir esfuerzos para estudiar las poblaciones de estos mamíferos en la cuenca del río Tillavá.

A través de un convenio, que durará aproximadamente nueve meses de este año, las entidades aunarán esfuerzos técnicos, científicos y financieros para dar marcha a un estudio de estas especies, además de sus interrelaciones con los otros recursos hidrobiológicos y humedales de la zona.

Los expertos elaborarán un documento detallado sobre el estado del delfín rosado y la nutria en la cuenca. Video: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


“La nutria, también llamada perro de agua, y las toninas o delfines rosados, fueron priorizadas por Cormacarena por tratarse de especies sombrillas, emblemáticas y fundamentales para la conservación en el departamento del Meta”, dijo Carlos A. Lasso, investigador del programa de ciencias de la biodiversidad del Instituto Humboldt y coordinador científico del convenio.

La evaluación de las poblaciones de delfines rosados y nutrias en el río Tillavá será realizada por medio de varias salidas de campo y expediciones de biodiversidad, un trabajo que contará con el apoyo de la Fundación Omacha, experta en el estudio de estas dos especies.


La cuenca del río Tillavá en Meta será el epicentro del estudio de delfines rosados y nutrias gigantes. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


“Esto nos permitirá recolectar datos como la presencia o ausencia de estos mamíferos, densidad poblacional y cantidad de madrigueras o letrinas (en el caso de las nutrias). Realizaremos dos grandes expediciones en distintas épocas climáticas este año por el río Tillavá: ascenso o subida de aguas y aguas altas”, aseguró Lasso.

Además de establecer el estado poblacional de estas dos especies, los expertos determinarán cómo es la interacción con los ecosistemas y los recursos hidrobiológicos asociados. “Por ejemplo, las nutrias y delfines tienen una interacción trófica con los peces, razón por la cual estudiaremos esas relaciones”, precisó el investigador del Humboldt.

Primera expedición

Entre el 14 y 23 de abril, el Instituto Humboldt y Cormacarena realizarán la primera salida de campo a las zonas aledañas del río Tillavá en Puerto Gaitán, 10 días en los que esperan recolectar los primeros datos para el estudio de estos mamíferos.

“En esta expedición participaremos 12 investigadores de las entidades del convenio y la Fundación Omacha, además de cerca de 10 personas de las comunidades quienes son grandes conocedores de la biodiversidad en la zona”, manifestó Lasso.

Las nutrias y delfines no serán las únicas especies que serán estudiadas. Expertos del programa ciencias de la biodiversidad y de las colecciones biológicas de mamíferos, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos del Instituto Humboldt y Fundación Omacha, irán mucho más allá.


La nutria es una de las especies más emblemáticas y fundamentales para la conservación del departamento del Meta. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


“Otros animales que habitan en la zona, como crustáceos, moluscos, macroinvertebrados acuáticos, tortugas y cocodrilos, serán analizados detalladamente”.

Al final del convenio, el Instituto Humboldt le hará entrega a Cormacarena un estudio que contará con el listado de la biodiversidad acuática y su relación con el delfín rosado y la nutria en la cuenca del río Tillavá, además del uso de hábitat, poblacional y de amenazas de estas dos especies.

“El objetivo es elaborar un documento detallado con el estado del conocimiento sobre el delfín rosado y la nutria en la cuenca, un trabajo que contará con los aportes de las personas locales de la zona”.

Insignia de la Amazonia y Orinoquia

El delfín rosado (Inia geoffrensis) es una de las especies más emblemáticas de las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco, únicos sitios donde habita en Colombia. Ríos como Amazonas, Caquetá, Apaporis, Mirití Paraná, Cahuinarí, Putumayo, Meta, Guayabero, Vichada, Tomo, Guaviare, Orinoco, Bita y Arauca, además de varios lagos, son algunos de sus refugios.

Los indígenas de ambas regiones lo han bautizado con diversos nombres: los puinave lo llaman muña, los huitoto jíamana, los sikuani panabü y los tikuna omacha. Por su parte, las comunidades de colonos lo reconocen como bufeo (Amazonas) o tonina (Orinoco).


Instituto Humboldt, Cormacarena y Fundación Omacha analizarán las poblaciones de delfines rosados y nutrias en el río Tillavá. Foto: cortesía Fernando Trujillo (Fundación Omacha).


“Es el delfín de río más grande. Tiene un cuerpo robusto y flexible y un hocico largo y estrecho con más o menos 106 dientes, y se caracteriza por contar con una coloración gris oscura en las crías y gris con rosado en los adultos”, informó la Fundación Omacha.

Una de las peculiaridades de esta especie es que cuando realizan actividad física, su coloración rosada se incrementa para así regular la temperatura. De acuerdo con Omacha, comienza a fluir más sangre a los vasos sanguíneos periféricos aumentando el tono rosado.

“Esta especie se encuentra asociada con frecuencia a sistemas donde confluyen varios ríos, ya que estas áreas tienen concentraciones de peces. A diferencia de la mayoría de los delfines de mar, en el Inia geoffrensis las vértebras cervicales están libres, lo que les permite rotar la cabeza de un lado a otro”, aseguró la Fundación.


La primera expedición por el río Tillavá contará con la participación de científicos, investigadores y comunidades locales. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


Según Omacha, actualmente se reconocen tres especies de delfines rosados: Inia boliviensis en Bolivia; Inia araguaiaensis en el río Araguaia en Brasil e Inia geoffrensis con dos subespecies: I. geoffrensis geoffrensis en la Amazonia e I. geoffrensis humboldtiana en la Orinoquia.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) tiene listado al delfín rosado como una especie amenazada En Peligro de extinción por factores como los conflictos con los pescadores y la minería ilegal en los ríos amazónicos.

Una carnívora gigante

Los ríos que zigzaguean por los departamentos de la Amazonia y Orinoquia colombiana le brindan refugio a uno de los carnívoros más grandes de Sudamérica, un mamífero que se ubica en el tope de la cadena alimenticia junto a predadores como el jaguar y el caimán.

Se trata de la nutria gigante (Pteronura brasiliensis), también conocida como perro de agua, lobón y lobo colón. Según informa la Fundación Omacha, de sus casi dos metros de largo, cerca de 65 centímetros corresponden a la cola, la cual es aplanada hacia la punta.

“Pueden pesar entre 25 y 32 kilos. Su pelaje es de color café oscuro y tiene manchas amarillentas en el cuello, con un patrón único por cada individuo. Los dedos de las manos y pies están unidos por una membrana”.


Los expertos también analizarán la población de crustáceos, moluscos, macroinvertebrados acuáticos, tortugas y cocodrilos. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


Es un mamífero de ojos bastante grandes y hocico redondeado ha sido reportado en varias zonas de la Orinoquia y Amazonia colombianas, como los ríos Tomo, Tuparro, Bita, Orinoco, Meta, Arauca, Caquetá, Cahuinarí, Apaporis, Inírida y Guaviare.

La cacería indiscriminada del siglo pasado mermó bastante sus poblaciones. Hoy en día está amenazada por los pescadores, traficantes de fauna y algunas comunidades indígenas. “En la selva Mataven, al sur del Vichada, y en el bajo río Inírida en Guainía, enfrenta una amenaza directa por los indígenas de la zona, ya que afirman que las nutrias gigantes son un enemigo por comer demasiado pescado y ensucian las aguas de los ríos y caños con sus heces”, indica Omacha.

Por eso, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza tiene listada a Pteronura brasiliensis como una especie En Peligro de extinción.

Ver más ...

Inicia estudio de las plantas y saberes ancestrales del principal yerberito de Bogotá

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 13 de abril de 2021

Inicia estudio de las plantas y saberes ancestrales del principal yerberito de Bogotá




Foto 1: El Instituto Humboldt y el IPES trabajan con los comerciantes de la Plaza Samper Mendoza para conocer la biodiversidad de plantas que allí son vendidos. Crédito: Rizoma.




Hierba santa para la garganta, la ruda para el que estornuda, la albahaca para la gente flaca, el apasote para los brotes y el vetiver para el que no ve. Esas fueron algunas de las plantas medicinales que Celia Cruz inmortalizó en su “Yerberito moderno”, un son cubano que le rindió homenaje a los saberes ancestrales de su pueblo.

Sin embargo, la Guarachera de Cuba no fue la única que pudo conocer y contar con su yerberito. Desde 1935, Bogotá empezó a consolidar su principal mercado de hierbas en el pleno corazón del centro de la capital, un sitio a donde sus habitantes acuden para aliviar alguna de sus dolencias físicas o emocionales: la Plaza Distrital de Mercado Samper Mendoza.

Este rincón de la localidad de Los Mártires, ubicado en la carrera 25 con calle 22A, inició con la construcción de cuatro graneros y un depósito para comercializar la “mercancía verde” que llegaba en trenes provenientes de Sogamoso y Barbosa. En esa época, es decir hace 86 años, el mercado campesino era conocido como la plaza del Nordeste.


Foto 2: La Plaza Samper Mendoza es el principal yerberito de plantas y hierbas en la capital del país. Crédito: Rizoma.


“En 1956 funcionó como parqueadero de buses de transporte urbano y a partir de 1958 el terreno pasó a ser propiedad de la Empresa Distrital de Servicios Públicos (EDIS), entidad que bautizó este lugar como Plaza Distrital de Mercado Samper Mendoza”, aseguró Instituto para la Economía Social (IPES), entidad que tiene a su cargo las 19 plazas públicas de Bogotá.

Según el IPES, los comerciantes de hierbas que vendían sus productos frente a las instalaciones del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) fueron reubicados en la plaza hace más de 25 años. “En octubre de 2013 ingresaron más de 60 familias de campesinos e indígenas provenientes de Coyaima (Tolima), quienes comercializaban la hoja de tamal al lado de la carrilera ubicada detrás de la plaza de Paloquemao”.

Hoy en día, este yerberito cachaco cuenta con más de 300 comerciantes provenientes de diversas regiones del país, quienes venden sus plantas y hierbas durante las horas de la noche y la madrugada. “La Plaza Distrital de Mercado Samper Mendoza cuenta con 138 locales fijos y 40 módulos de hoja de tamal, además de una plazoleta de comidas”, informó el IPES.


Foto 3: Cerca de 300 comerciantes de diferentes partes del país comercializan hierbas y plantas en esta plaza de la localidad de Los Mártires. Crédito: Rizoma.


La biodiversidad de la plaza

Aunque la plaza Samper Mendoza es ampliamente conocida como el mayor epicentro de hierbas y plantas medicinales en Bogotá, aún no cuenta con un inventario que revele las especies que son comercializadas y datos como su procedencia y características biológicas.

El IPES se dio cuenta que la ciudad tiene un potencial importante para generar valor en este mercado de hierbas de la Plaza de Samper Mendoza, “desde el conocimiento ancestral, las historias de vida y el conocimiento científico de la biodiversidad que allí se encuentra; una potencialidad que puede ser desarrollada hacia nuevos productos, servicios y experiencias”, dijo su director Libardo Asprilla.

Ante esto, el 13 de enero de este año el Instituto Humboldt y el IPES suscribieron un convenio que tiene como objetivo conocer la biodiversidad presente en el mercado de hierbas de la plaza y rescatar los saberes ancestrales de sus comerciantes.


Foto 4: El Instituto Humboldt elaborará un catálogo divulgativo con la información de 80 especies mayoritariamente nativas presentes en la plaza. Crédito: Rizoma.


“Este convenio, que hemos dado a conocer entre los comerciantes como Sembrando saberes en la plaza Samper Mendoza, busca aunar esfuerzos técnicos, científicos, financieros y administrativos para identificar los usos sostenibles de la biodiversidad y los saberes ancestrales, y así ayudar a la reactivación económica en las plazas de mercado distritales, empezando con la Samper Mendoza”, afirmó Hernando García Martínez, director del Instituto Humboldt.

Esta identificación de usos y propiedades de la biodiversidad estará enfocada en el mercado itinerante de hierbas, que ocurre las noches de los días lunes, martes, jueves y viernes, cuando se congregan cerca de 300 comerciantes procedentes de diversas regiones del país.

Según Ana María Garrido, investigadora del Humboldt, la plaza cuenta con una gran heterogeneidad de vendedores, tanto personas de Bogotá, campesinos de diferentes regiones del país, e indígenas del Tolima que comercializan hojas de envolver. “Es un sitio con muchos saberes ancestrales y diversas plantas de varios sitios del territorio nacional”.


Foto 5: A la fecha, los expertos han identificado 310 especies de plantas comercializadas en la plaza. Crédito: Rizoma.


Además de conocer la gran amalgama de plantas que se comercializan en este rincón del centro de la capital, el convenio pretende visibilizar a la plaza Samper Mendoza como uno de los tesoros bogotanos, algo que incluirá el conocimiento tradicional y la identidad de sus comerciantes.

Con toda la información recolectada, las dos entidades elaborarán varios productos que a futuro beneficiarán a los comerciantes, como un catálogo de las plantas con mayor potencial comercial, las historias de vida de los vendedores y un diagnóstico de las principales cadenas de valor orientadas al turismo y la gastronomía.

“Con esta colaboración entre el IPES y el Instituto Humboldt, pretendemos que la Plaza Distrital de Mercado Samper Mendoza se convierta en un piloto sobre cómo la biodiversidad y el arraigo cultural permiten potenciar el turismo y el patrimonio en Bogotá. Buscaremos que los aprendizajes de este proyecto se repliquen en otras plazas de distritales”, anotó el director de esa entidad.

Catálogo de especies

Un producto estrella de esta alianza entre el Humboldt y el IPES será un catálogo divulgativo con la información de 80 especies mayoritariamente nativas presentes en la plaza, un insumo que tendrá información sobre los usos, origen, estado de conservación y endemismos.

“Estas especies serán escogidas a través de varios criterios establecidos por el Instituto Humboldt y los campesinos y comerciantes de la Samper Mendoza, un ejercicio que partirá de la investigación de todas las plantas y hierbas vendidas en este lugar”, afirmó Garrido.


Foto 6: El Instituto Humboldt y el IPES dialogan con los comerciantes de la plaza para conocer sus historias de vida. Crédito: Rizoma.


A la fecha, los expertos del Humboldt y el IPES han identificado 310 especies de plantas comercializadas en la plaza, una cifra que para la experta representa cerca del cuatro por ciento del total de plantas útiles registradas en Colombia.

“En el país se han registrado cerca de 7.000 plantas catalogadas como útiles, de las cuales más de 300 están en la Samper Mendoza. Esta cifra demuestra que una pequeña manzana del centro urbano capitalino concentra una gran parte de la biodiversidad vegetal nacional”, precisó la investigadora del Humboldt.

Del total de especies identificadas, 129 son nativas y 181 exóticas. Para Garrido, este número de plantas nativas es bastante significativo, ya que generalmente se conoce que las plazas de mercado albergan únicamente plantas aromáticas introducidas, como el orégano, la albahaca y el romero.

“Otro de los hallazgos biodiversos preliminares que hemos encontrado en los recorridos nocturnos en la plaza y en la revisión de fuentes secundarias fue la presencia de tres especies endémicas o únicas del territorio nacional: el borrachero, el guasquín y la mazorca de agua”, dijo Germán Torres, uno de los botánicos que está participando en la investigación.


Foto 7: Esta alianza busca crear un mapa sobre la ruta que hacen las plantas hasta llegar a la plaza. Crédito: Rizoma.


Según Torres, el guasquín es una planta que se encuentra en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Meta y Santander, en sitios entre los 1.800 y 4.000 metros sobre el nivel del mar, que es utilizada para curar la inflamación, úlceras, forúnculos y la faringitis.

Por su parte, la mazorca de agua, que se encuentra en Cundinamarca, es usada como medicina para dar tratamiento a enfermedades infecciosas. El borrachero es aprovechado para tratar problemas relacionados con el aparato respiratorio y fue una planta sagrada para diferentes culturas indígenas.

En la plaza no solo se venden plantas que fueron cultivadas por los campesinos y citadinos; se han encontrado una gran cantidad de especies silvestres, lo que demuestra que este tipo de plantas están contribuyendo a la economía de la capital del país.

Las voces de la plaza

Durante los seis meses que durará el convenio, el Instituto Humboldt y el IPES dialogarán con los comerciantes para conocer sus historias de vida, relatos que serán difundidos a través de las redes sociales y canales de comunicación de ambas entidades.

“El ideal es exaltar las historias de vida de los personajes más icónicos de esta plaza bogotana. Realizaremos entrevistas con diferentes personas para escuchar sus voces y seleccionar algunas que divulgaremos en video, historietas o fotorreportajes”, precisó Alejandra Osejo, investigadora del Humboldt.


Foto 8: Los comerciantes de la plaza son los protagonistas en este estudio de biodiversidad liderado por el Humboldt y el IPES. Crédito: Rizoma.


En los primeros trabajos sociales, los investigadores han evidenciado que las plantas de la plaza provienen de por lo menos 33 municipios del país, un dato preliminar que será estudiado a profundidad durante los próximos meses.

De los 300 vendedores que trabajan en el mercado itinerante de hierbas, 37 son nativos de Bogotá. Según ambas entidades, muchos de ellos recolectan las plantas en los cerros orientales, cerca de los caños y ríos, potreros abandonados o jardines y huertas urbanas.

El componente social del convenio también busca identificar el viaje que realizan las diferentes plantas hasta que son vendidas en la plaza, un trabajo que se basará en la creación de un mapa con la ayuda de las comunidades para que los comerciantes cuenten de dónde vienen las plantas que comercializan y si son de clima cálido, templado o frío.

“Para conocer esta ruta ya instalamos un panel en la plaza para que los comerciantes nos cuenten de dónde vienen las plantas que comercializan y si son de clima cálido, templado o frío”, anotó Osejo.

Los comerciantes contarán con información de primera mano para potenciar las plantas que venden en la plaza. Para esto, el Humboldt y el IPES trabajan en el diagnóstico de cuatro cadenas de valor: gastronomía, coctelería y bebidas con hierbas, turismo cultural y salud y bienestar.


Foto 9: En varios paneles instalados en la plaza, los comerciantes cuentan de dónde vienen las plantas que comercializan. Crédito: Rizoma.


“Vamos a mirar cómo las diferentes especies que identificamos en el catálogo de plantas pueden tener un potencial en las cadenas de valor, algo que permitirá atraer nuevos clientes a la plaza en el futuro. El IPES priorizó el sector de gastronomía, por lo cual trabajaremos con diversos actores estratégicos”, enfatizó el director del Humboldt, Hernando García.

Para el IPES, este convenio se convierte en la primera fase de una apuesta más ambiciosa que pretende seguir aprovechando el conocimiento sobre la biodiversidad del mercado de las hierbas de la Plaza Samper Mendoza.

“El objetivo es poder replicar y escalar el diseño de nuevos productos, servicios y experiencias que beneficien a comerciantes de otras plazas de mercado a través de innovaciones en la gastronomía y el turismo de experiencias, una oportunidad más para seguir aportando a la reactivación de la economía de la ciudad”, recalcó Asprilla.

Luz verde de la comunidad

El movimiento en la plaza Samper Mendoza únicamente se da bajo la luz de la luna, horas de la noche y la madrugada donde los comerciantes ofrecen plantas y hierbas a los habitantes de Bogotá.

Hacia las 5 de la mañana, cuando venden los productos, algunos comerciantes regresan a sus sitios de residencia como los municipios de Chipaque, San Antonio de Tequendama, Tenjo, Tabio y Chía.

Socializar los objetivos del convenio con el IPES durante las horas laborales de los vendedores era una de las mayores preocupaciones para los funcionarios de ambas entidades, ya que entendían el cansancio y el corre corre que viven en las madrugadas.


Foto 10: El ideal es replicar este piloto de biodiversidad en las otras plazas distritales de Bogotá. Crédito: Rizoma.


“Realizar un taller con toda la comunidad en esas horas era algo imposible. Por eso pensamos en otras formas para que conocieran el proyecto, como llegar a cada uno de los puestos para contarles de qué se trataba la iniciativa sin afectar su trabajo”, recuerda Osejo.

Dos carritos con tintos, aromáticas, arepas y empanadas, fueron los mecanismos para “llegarle” a la gente de la plaza. “A cada vendedor les contamos los alcances del proyecto y les entregamos postales con frases como ‘todos somos sembrando saberes’. Les tomamos fotos con una cámara polaroid y se las pegamos en las postales para que se identificaran como parte de la iniciativa”.

Sumado a esto, los investigadores instalaron paneles con diferentes aspectos y preguntas sobre la iniciativa por toda la plaza y el mapa de la ruta de las hierbas. “Fue un ejercicio que nos abrió las puertas para entablar una relación cordial con la comunidad y así dar inicio a la cocreación del proyecto”, manifestó Garrido.


Foto 11: Los comerciantes contarán con información de primera mano para potenciar las plantas que venden en la plaza. Crédito: Rizoma.


A varios comerciantes se les está entregando unas bitácoras para que escriban relatos como los recuerdos especiales con las plantas, la rutina en la plaza y una receta de cocina. Con esto se busca publicar una serie de crónicas con las historias de sus comerciantes.

Todos los lunes y jueves de los próximos meses, en horas de la madrugada, los funcionarios del Humboldt y el IPES estarán en la plaza Samper Mendoza trabajando mancomunadamente con los vendedores en los diversos productos del convenio, el cual terminará a finales de junio.

Ver más ...

Entre el 30 de abril y el 3 de mayo: ¡A reportar la biodiversidad colombiana sin poner en riesgo su salud!

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 13 de abril de 2021

Entre el 30 de abril y el 3 de mayo: ¡A reportar la biodiversidad colombiana sin poner en riesgo su salud!




Habitantes de seis ciudades de Colombia participarán en el City Nature Challenge, reto naturalista que tiene como objetivo reportar la biodiversidad urbana. Fotos: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).




En 2016, la Academia de Ciencias de California y el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles dieron marcha al City Nature Challenge, un evento concebido para que la población reporte la biodiversidad que habita en las ciudades en las plataformas de ciencia ciudadana, como Naturalista (https://colombia.inaturalist.org/).

El primer City Nature Challenge fue realizado únicamente en las ciudades estadounidenses de Los Ángeles y San Francisco, donde más de 1.000 personas registraron cerca de 1.600 especies de plantas y animales durante una semana.

“Fue tanta la emoción e interés de personas de otras ciudades que decidimos que no podíamos quedarnos con esta diversión solo para dos sitios. Por eso, en 2017 el Reto Naturalista Urbano se hizo en todos Estados Unidos y en 2018 se convirtió en un evento internacional”, informaron los creadores de este evento anual de ciencia participativa.


Colombia es el país con mayor cantidad de especies de aves en el mundo. Estos animales son los que más registran los ciudadanos en las plataformas de ciencia participativa. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Más de 17.000 personas de 68 ciudades participaron en el primer City Nature Challenge internacional de 2018, quienes realizaron más de 441.000 observaciones de 18.000 especies, de las cuales 599 fueron catalogadas como raras, en peligro o amenazadas. Bogotá fue la primera ciudad colombiana en unirse al encuentro de biodiversidad mundial.

En 2019, el evento superó las expectativas al reunir 35.000 personas de 159 ciudades, ciudadanos que publicaron en la plataforma Naturalista más de 963.000 observaciones de 31.000 especies. En esta ocasión, la cuota colombiana estuvo a cargo de Bogotá y Medellín.

La pandemia del coronavirus puso en aprietos a la cita anual con la biodiversidad en 2020, debido a las cuarentenas obligatorias decretadas a nivel mundial. Sin embargo, los organizadores decidieron realizarlo sin poner en riesgo la salud de los ciudadanos con el llamado a hacer registros desde las ventanas de las viviendas o en sitios donde no corrieran riesgo de contagio.


Habitantes de más de 400 ciudades del planeta participarán en el City Nature Challenge de este año. Foto: John Bernal (Instituto Humboldt).


“A la luz de la covid-19 hicimos algunas modificaciones en Reto Naturalista Urbano de 2020 para ayudar a mantener seguros a nuestros organizadores y participantes, como convertirlo en una colaboración y no una competencia. Las personas documentaron de forma segura la biodiversidad de cualquier forma que pudieran, incluso desde la seguridad de sus propios hogares”, informaron los creadores del evento.

La crisis sanitaria no desmotivó a la población mundial. Todo lo contrario, ya que las cifras de participación siguieron en aumento: más de 41.000 personas de 244 ciudades registraron 815.000 observaciones de 32.000 especies. Habitantes de Cali y Pereira hicieron parte del ejercicio biodiverso.

Seis ciudades colombianas

Aunque el coronavirus sigue causando estragos en el planeta, este 2021 se realizará una nueva versión del City Nature Challenge entre el viernes 30 de abril y el lunes 3 de mayo, con el anuncio de los resultados el 10 de mayo.

“Hemos decidido continuar con el City Nature Challenge según lo programado, pero instamos a todos los participantes a seguir las pautas de salud pública proporcionadas por los gobiernos locales. La seguridad individual y la salud pública son nuestra máxima prioridad”, informaron la Academia de Ciencias de California y el Museo de Historia Natural.


Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo. Cada día son más los ciudadanos que ayudan a estudiar los recursos naturales a través de los reportes que publican en las plataformas de ciencia ciudadana. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Cerca de 41.000 personas de 400 ciudades de los seis continentes ya se inscribieron en el reto urbano de este año, seis de las cuales son colombianas: Bogotá, Bucaramanga (Santander), Cali (Valle del Cauca), Florencia (Caquetá), Pereira (Risaralda) y el Valle de Aburrá (Antioquia).

El Instituto Humboldt, encargado de postular a Bogotá y acompañar a las demás ciudades participantes, apoyará a varios grupos comunitarios y entidades ambientales en el desarrollo del evento durante los cuatro días.

“Antes de la pandemia, para el Reto Naturalista Urbano seleccionábamos varios sitios en la ciudad y hacíamos una convocatoria masiva de observadores. Este año, el llamado principal es a cuidarnos”, dijo Carolina Soto, líder de la línea de diálogo de saberes y ciencia participativa del instituto.


Debido a la pandemia del coronavirus, el autocuidado debe ser el protagonista durante los cuatro días del City Nature Challenge. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Los naturalistas y amantes de la naturaleza de las seis ciudades colombianas que participen en este encuentro de biodiversidad deben ser conscientes que la prioridad debe ser el autocuidado y el cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad.

“Los participantes deben evitar realizar los avistamientos de forma masiva. Lo más recomendable es reportar la biodiversidad desde la ventana o en sitios cercanos a las viviendas, pero si deciden asistir a uno de los ecosistemas urbanos como los humedales, es mejor hacerlo en familia o en grupos muy pequeños, todos cumpliendo con las recomendaciones sanitarias”, precisó Soto.

La pandemia hizo cambiar la organización de este evento en la capital del país. Según Soto, en las pasadas jornadas la Fundación Dodo (liderada por Maritta Lozano), el Grupo Ecomunitario (Juan Carlos Caicedo), la Fundación Humedales, la Fundación Cerros de Bogotá, el Gimnasio Femenino, Colegio de la Salle, Colegio Hacienda los Alcaparros, el Museo de Ciencias de la Universidad del Bosque, la Universidad Javeriana (Facultad de Ecología), el Museo de historia Natural de la Universidad Nacional , la Universidad Distrital, la Secretaría de Ambiente, el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, el Jardín Botánico, y el Humboldt, hacían diversos eventos con la comunidad para realizar observaciones con la ciudadanía.


Ciudadanos de Bogotá, Bucaramanga, Cali, Florencia, Pereira y el Valle de Aburrá participarán en el Reto Naturalista Urbano de este año. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


“Este año decidimos no realizar estos eventos ni seleccionar los lugares para evitar las aglomeraciones. Lo que hacemos es invitar a las personas para que participen, pero sin poner en riesgo a nadie, al igual que capacitar de manera virtual a la gente para que aprenda a manejar la plataforma Naturalista, donde se reportan las observaciones”.

Durante los cuatro días del reto urbano 2021, el Instituto Humboldt se encargará de ayudar a divulgar los resultados registrados en Naturalista en tiempo real a través de sus redes sociales, tanto en Bogotá como en las otras cinco ciudades. “Lo que hacemos como instituto es motivar a la ciudadanía para que participe, pero de forma responsable”.


Los ciudadanos podrán hacer sus observaciones de biodiversidad desde las ventanas o en sitios cercanos a sus viviendas. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Para Hernando García Martínez, director del Instituto Humboldt, una de las mejores formas para estudiar la biodiversidad es conectar a la ciencia con las comunidades, un ejercicio que se fortalece con ejercicios como el Reto Naturalista Urbano y el Global Big Day.

“Todos los registros de la biodiversidad publicados por la ciudadanía en las plataformas le permiten al público experto y no experto conocer más sobre las especies y poder contribuir a generar información que pueda aportar a la toma de decisiones. Los reportes ciudadanos y la ciencia al alcance de todos son de suma importancia para seguir estudiando la biodiversidad”.

Así puede participar

Según Soto, los habitantes de Bogotá, Bucaramanga, Cali, Florencia, Pereira y el Valle de Aburrá son los únicos que podrán participar en el City Nature Challenge de Colombia, ya que fueron los sitios que se inscribieron.

“Participar es bastante sencillo. El primer paso es descargar la aplicación de iNaturalist desde la AppStore o Google Play, para así crear una cuenta propia y registrarse. “Luego hay que agudizar los sentidos para encontrar vida silvestre en sitios cercanos a las viviendas, como plantas, animales, hongos o cualquier otra evidencia de vida, como huellas por ejemplo”.


El City Nature Challenge es un evento enfocado en documentar la vida silvestre presente en las ciudades a través de la plataforma Naturalista. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Con los celulares o cámaras profesionales, los observadores pueden fotografiar sus hallazgos biodiversos y subirlos a la plataforma. “Toda esta información debe ser publicada en su cuenta de Naturalista, donde un proyecto sombrilla que se abre el 30 de abril y se cierra el 3 de mayo medirá los reportes y facilitará hacer la curaduría a las especies, con ayuda de Naturalistas expertos como Mateo Hernández, uno de los mayores curadores de Naturalista, y los observadores de los grupos comunitarios”.

Cada vez que uno de los reportes de las seis ciudades que participan en el reto es publicado en la plataforma, por la ubicación geográfica se adhiere al proyecto macro. “El ciudadano no tiene que hacer nada difícil, solo publicar su reporte. Incluso si alguna persona que no sabe del evento y hace una observación en las ciudades colombianas del reto, participa”.


Los participantes del City Nature Challenge deben acatar todos los protocolos de bioseguridad. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


En Bucaramanga, los encargados de liderar este evento de 2021 son: Jardín Botánico Eloy Valenzuela, Asociación Colombiana de Ciencias Biológicas Bucaramanga, Sociedad Ornitológica del Nororiente Andino, Colegio Reggio Amelia, Biótica consultores Ltda. y las alcaldías de Bucaramanga, Girón, Piedecuesta y Floridablanca.

Jorge Enrique Mogollón Moreno es el líder en Cali; en Florencia estarán la Corporación Universitaria Minuto de Dios, Universidad Surcolombiana y la Asociación de Grupos Ambientales de El Pital; en Pereira la Universidad Tecnológica de Pereira y la Facultad de Ciencias Ambientales; y en el Valle de Aburrá el Jardín Botánico de Medellín, Parque de la Conservación, Parque Explora, Corporación Parque Arvi, Universidad Ces, Universidad Eafit y LaSavia-Jardinería & Botánica.


Los humedales son algunos de los ecosistemas que más recorren los ciudadanos para observar su biodiversidad. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


No corra riesgos

El Instituto Humboldt le hace un llamado a los habitantes de estas seis ciudades para que participen en el reto de biodiversidad urbana en Colombia, pero sin olvidar que la prioridad debe ser cuidar su salud.

Es mejor evitar ir en grupos grandes a recorrer los ecosistemas urbanos. Lo más recomendable es hacerlo en familia, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad como el uso de tapabocas, guardar la distancia y la desinfección de manos. El autocuidado debe estar presente siempre.


El Instituto Humboldt recomienda recorrer los principales ecosistemas urbanos en grupos pequeños y acatar los protocolos de bioseguridad. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


En el caso de quedarse en casa durante el reto, los ciudadanos pueden registrar la biodiversidad que ven desde la ventana o la puerta de sus viviendas. “Es impresionante toda la naturaleza que nos rodea y que casi nunca apreciamos. Si agudizamos nuestros sentidos aparecerán estos hallazgos. Esta es la mejor forma de participar en el reto y no arriesgar nuestra salud”, dijo Soto.

La experta precisa que todos los reportes deben ser de la vida silvestre, es decir no sobre los animales domésticos como perros y gatos. “Además de animales y plantas silvestres, los ciudadanos pueden publicar hallazgos como huellas”.


Durante los cuatro días del City Nature Challenge, el Instituto Humboldt reportará cifras de las observaciones de biodiversidad publicadas por la ciudadanía. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Ver más ...

Así afectó el confinamiento por la pandemia los registros de biodiversidad de los ciudadanos en Colombia

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 10 de abril de 2021

Así afectó el confinamiento por la pandemia los registros de biodiversidad de los ciudadanos en Colombia




El Instituto Humboldt analizó los datos biodiversos publicados por los colombianos en dos plataformas de ciencia ciudadana durante los días de la cuarentena más estricta. Foto: cortesía Cristian Flores.




La pandemia de la covid-19 pareció aumentar la conciencia pública mundial sobre la biodiversidad y la importancia de su monitoreo. Durante los confinamientos estrictos, los ciudadanos reportaron imágenes sorprendentes de mejoría en el estado de algunos ecosistemas y de animales transitando con calma por zonas urbanas, aparentemente debido a la ausencia humana.

Colombia no fue la excepción. La ciudadanía inundó las redes sociales con fotografías y videos que dejaron perplejo a más de uno, como de playas de Santa Marta y Cartagena con aguas cristalinas y delfines, zorros deambulando por Bogotá, osos mieleros por las carreteras y un revoloteo de aves; sin embargo, aún queda la duda de si estos hallazgos fueron resultado de cambios en los comportamientos de la fauna o de los observadores.

Varios de estos hallazgos fueron publicados en las dos plataformas más usadas de ciencia ciudadana sobre biodiversidad en el país: Naturalista y eBird, sitios que se han convertido en los espacios ideales para que los científicos ciudadanos hagan sus aportes para ampliar el conocimiento sobre la biodiversidad nacional.


Debido a las restricciones de la cuarentena, los ciudadanos reportaron la biodiversidad desde sus ventanas o en sitios cercanos a sus viviendas. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


En los últimos años, las plataformas de ciencia ciudadana han permitido acumular grandes cantidades de datos en lugares restringidos para muchos expertos, un panorama que ha permitido responder preguntas, apoyar la toma de decisiones e incluso describir especies hasta ahora desconocidas para la ciencia o que se creían extintas.

Once investigadores del Instituto Humboldt se dieron a la tarea de analizar los reportes publicados por los colombianos en ambas plataformas para averiguar si estos datos permitirían describir los efectos de la ‘antropopausa’ en la biodiversidad del país, es decir durante la primera cuarentena estricta del año pasado para combatir la pandemia del coronavirus.

“Comparamos la distribución de registros según la huella humana, los comportamientos de muestreo y la composición de especies en ambas plataformas durante la fase más estricta del confinamiento por covid-19 en 2020 y los mismos períodos entre 2015 y 2019”, cita el artículo publicado en la revista Biological Conservation.

Lina María Sánchez Clavijo, Sindy Martínez Callejas, Orlando Acevedo Charry, Angélica Díaz Pulido, Bibiana Gómez Valencia, Natalia Ocampo Peñuela, David Ocampo Rincón, María Helena Olaya Rodríguez, Juan Carlos Rey Velasco, Carolina Soto Vargas y Jose Manuel Ochoa Quintero, fueron los encargados de analizar los registros ciudadanos en ambas plataformas.

“Antes de usar estos datos para probar hipótesis sobre el impacto de las actividades humanas en nuestro ambiente, debemos tener en cuenta los efectos del confinamiento en el comportamiento de los observadores que contribuyen con sus registros a las plataformas”, dice el artículo.


El humedal Córdoba en Bogotá alberga la mayor cantidad de especies de aves. Fue uno de los sitios más observados desde la ventana durante la cuarentena. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Inicia el análisis

El estudio del Instituto Humboldt inició con el análisis de los registros publicados en Naturalista y eBird durante la cuarentena estricta y obligatoria en Colombia, del 24 de marzo al 11 de mayo del año pasado, cuando se cerraron fronteras internacionales, cancelaron viajes nacionales y estuvo completamente restringida la circulación de personas y vehículos.

“Los datos de Naturalista provienen del proyecto “Naturalistas Urbanos desde Casa (NUC), un bio-blitz llevado a cabo entre el 25 de marzo y 25 de abril que invitó a las personas a registrar la biodiversidad alrededor de sus hogares durante el confinamiento preventivo”, afirman los investigadores.

Para la plataforma eBird, la más importante para reportar observaciones de aves, los expertos tomaron como base los datos recolectados durante el Global Big Day, un evento anual que en 2020 coincidió con la fase más estricta del confinamiento en Colombia, por lo cual muchos observadores de aves debieron pajarear desde sus casas.


Durante el mes más estricto de la cuarentena del año pasado, 1.146 ciudadanos publicaron 8.734 registros de biodiversidad en la plataforma Naturalista. Foto: cortesía Cristian Flores.


“El Global Big Day ha sido muy publicitado desde 2017, lo que ha generado niveles de participación que superan a cualquier otro evento de ciencia ciudadana en Colombia. Este aumento en la participación conduce a picos anuales para la participación en eBird en términos de número de listas de chequeo, registros, observadores, cobertura de sitios y especies”.

Durante el mes más estricto de la cuarentena del año pasado, 1.146 ciudadanos publicaron 8.734 registros de biodiversidad en la plataforma Naturalista. Durante el Global Big Day, 2.574 observadores de aves enviaron 7.699 listas de chequeo.

Aunque los investigadores catalogaron esta participación como sustancial, los análisis mostraron disminuciones comparados con años anteriores en Naturalista, ya que, en el mismo periodo de 2019, esta plataforma registró en Colombia 2.372 participantes con 20.674 observaciones.

Todo lo contrario ocurrió con los “pajareros” en eBird, ya que en el Global Big Day de 2019 participaron 2.313 observadores de aves, quienes enviaron 7.173 listas de chequeo.


Las aves son los animales que más reportan los ciudadanos en las plataformas de ciencia ciudadana. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Alta participación en zonas transformadas

Las observaciones en Naturalista y las listas en eBird están georreferenciadas, lo que les permitió a los investigadores cuantificar el grado de perturbación asociado a los lugares donde se hicieron los registros.

“Mapeamos estos puntos y extrajimos su valor correspondiente de una capa de Índice de Huella Humana, que combina el uso del suelo, densidad de población rural, distancia a las carreteras y asentamientos, fragmentación de la vegetación natural, entre otros”.

La mayoría de registros durante la cuarentena de 2020 provino de zonas urbanas o altamente transformadas. El análisis del Humboldt mostró menos observaciones en áreas menos impactadas, como las del oriente de Colombia.

“En ambas plataformas, las observaciones realizadas en 2020 provinieron de lugares con niveles altos de transformación humana. Sin embargo, el cambio entre 2019 y 2020 fue mucho más drástico en los registros de eBird que en los de Naturalista”, cita el artículo.

Baja en la cantidad de especies

El número de especies reportadas por los ciudadanos durante la cuarentena estricta de 2020 registró una baja considerable, en especial en la plataforma Naturalista.

“Los científicos ciudadanos contribuyeron registros de 1.292 especies durante la cuarentena en Naturalista, es decir 34 por ciento menos que las reportadas en 2019. Sin embargo, fue un 11 por ciento más que en 2018”.


Durante el Global Big Day de 2020, 2.574 observadores de aves enviaron 7.699 listas de chequeo. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


La disminución de especies en eBird fue menos notoria. En el día analizado de 2020, los “pajareros” registraron 1.435 especies de aves, un 9 por ciento menos que el número de 2019.

El análisis también arrojó una disminución en el número de especies amenazadas y endémicas reportadas entre 2019 y 2020. Para Naturalista, las amenazadas pasaron de 112 a 27 y las endémicas de 257 a 109. En eBird, este panorama fue de 154 a 129 especies amenazadas y de 56 a 47 endémicas.

Es muy probable que estas disminuciones en la cantidad de especies reportadas en ambas plataformas se deban tanto al sesgo por zonas altamente intervenidas en los muestreos, como a disminuciones en el esfuerzo o cambios en el comportamiento de los observadores.

Por ejemplo, en Naturalista los investigadores encontraron que menos participantes registraron más de cinco observaciones de biodiversidad durante el confinamiento con respecto al mismo período durante 2019.

Los usuarios de eBird, hicieron listas más cortas y cambiaron su estrategia de muestreo de conteos en recorridos a conteos estacionarios.

¿Qué dicen los resultados?

Entre los principales hallazgos del estudio están que los registros de biodiversidad en las plataformas de ciencia ciudadana se concentraron en regiones altamente transformadas y que se presentaron menores esfuerzos en el muestreo.

“Aunque algunos lugares remotos fueron muestreados en 2020, evidenciamos un fuerte cambio hacia la observación de aves en áreas urbanizadas en respuesta al confinamiento, algo que coincide con el patrón general encontrado para los datos de eBird durante abril en otras regiones del mundo”.


Aunque la participación ciudadana durante la cuarentena fue sustancial, los análisis mostraron disminuciones comparados con años anteriores. Foto: cortesía Jorge Muñoz.


Para los investigadores, muchos observadores de aves probablemente optaron por seguir la recomendación de hacer sus listas desde casa, reduciendo el alcance espacial de los datos para 2020 en comparación con años anteriores.

A los expertos no les sorprendió encontrar menos especies amenazadas y endémicas en las muestras de 2020, ya que estas generalmente tienen menor detectabilidad y rangos geográficos reducidos.

“Por ejemplo, todas las aves endémicas detectadas durante el Global Big Day de 2019 y no durante 2020 solo se pueden encontrar en localidades de difícil acceso en la Sierra Nevada de Santa Marta, Valle de Magdalena, costa noroeste del Pacífico y Parque Nacional Munchique”.

Según los científicos del Humboldt, estos datos de ciencia ciudadana complementan los estudios de biodiversidad realizados por universidades e institutos de investigación en regiones naturales y vírgenes.


Algunos de los resultados que arrojó el estudio en las plataformas de ciencia ciudadana de los investigadores del Instituto Humboldt.


“Los conjuntos de datos proporcionados por iniciativas de ciencia ciudadana son un gran complemento para estudiar el impacto de la huella humana en las especies comunes y adaptadas a perturbaciones. Sin embargo, todavía existen dificultades tecnológicas asociadas con el uso de plataformas digitales en las regiones rurales, por lo cual necesitamos idear nuevas estrategias para involucrar personas en estas áreas para participar de manera más constante”.

En el artículo recomiendan fomentar una mayor diversidad de actores para crear proyectos que ayuden a responder preguntas ecológicas relevantes en los procesos de toma de decisiones. “Hay que promover mejores prácticas para recopilar, curar, procesar, analizar e interpretar datos de ciencia ciudadana”.

Por último, los 11 expertos precisan que, para aumentar el potencial de la ciencia ciudadana para monitorear especies raras o áreas naturales, se requiere construir y fortalecer redes más diversas de observadores que puedan promover aún más la descentralización, democratización y efectividad en la investigación y monitoreo de la biodiversidad en Colombia.
Ver más ...

Carne de monte: la única alternativa que tienen muchas comunidades rurales e indígenas para sobrevivir

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 08 de abril de 2021

Carne de monte: la única alternativa que tienen muchas comunidades rurales e indígenas para sobrevivir.




Muchas comunidades del país no tienen más opción que obtener alimento de la fauna silvestre. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).




Partes de babillas, tortugas y lapas son exhibidas en carretillas en algunas de las más de 20 casetas con techos de lata de la plaza de mercado El Paujil, ubicada a lo largo de una calle polvorienta de la ciudad amazónica de Inírida, capital del departamento de Guainía.

Los dueños de los restaurantes situados al frente de la plaza figuran entre los principales clientes de la carne de monte, materia prima con la que preparan platos gastronómicos que hacen parte de la idiosincrasia de las comunidades indígenas.

La venta de carne de estos animales silvestres inicia en lo más profundo de la selva, donde los indígenas los cazan para luego transportarlos en canoas y embarcaciones de pequeño porte por las aguas negras y carmelitas de ríos como Guainía y Guaviare.


En la plaza de mercado El Paujil, ubicada en Inírida, se venden varios animales silvestres que han sido consumidos tradicionalmente por las comunidades indígenas. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Las embarcaciones terminan su largo viaje en el muelle de Inírida, donde los indígenas urbanos y rurales negocian los precios de la fauna silvestre, que también incluye peces como mojarras, bagres, yamus, sierras, palometas, bocachicos, amarillos y cachamas.

A simple vista pareciera que este rústico lugar realiza una actividad ilegal, ya que la normatividad ambiental prohíbe la comercialización, tenencia y transporte de los ejemplares de la fauna silvestre. Pero no es así. La plaza de El Paujil está ubicada dentro del resguardo indígena del mismo nombre, por lo cual es un territorio que se rige por la legislación especial y propia de los indígenas, que permite la caza de la fauna silvestre para su consumo y sustento.

Este consumo de carne de monte no es exclusivo de las tierras del Guainía. Para muchas comunidades de las zonas más apartadas y remotas del territorio colombiano, la fauna silvestre es la única opción que tienen para sobrevivir, debido a la pobreza extrema y a la falta de otras alternativas.


La carne de babilla es uno de los productos más consumidos por los habitantes de la ciudad de Inírida. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Según Carlos A. Lasso, investigador del programa de Ciencias de la Biodiversidad del Instituto Humboldt, el hambre y las necesidades en ciertas regiones del país no les dan otra opción a sus pobladores que hacer uso de la fauna silvestre.

“En el caso de los indígenas, el consumo de carne de animales silvestres hace parte de su historia y planes de vida, viene de sus ancestros e incluso forma parte de la cosmovisión. En otras comunidades, la carne de monte es en muchos casos, la única oferta que tienen para obtener algo de proteína, es decir que su cacería es un método de subsistencia. Este es un tema álgido que aún requiere de mucha investigación y articulación”.

Punto de partida

La cacería y pesca son las fuentes más frecuentes de proteína en las dietas de las comunidades rurales, una actividad que, a consideración de Lasso, no es mutuamente excluyente sino complementaria.

“La carne de monte es considerada un recurso determinante de las condiciones de seguridad alimentaria, la cual es obtenida tanto a través de la extracción directa como por medio de actividades comerciales”.

Sin embargo, Lasso indica que la métrica de la magnitud o el cálculo de las contribuciones de la carne de monte a las condiciones del bienestar, es aún bastante incipiente en el país, al igual que cifras robustas sobre los volúmenes de especies y el efecto que arroja el uso sobre poblaciones de fauna a diferentes escalas.


Un estudio determinó que por lo menos 140 especies de la fauna silvestre son objeto de caza para las comunidades rurales. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt). Ante los vacíos que hay en el país sobre el consumo ancestral de las especies de fauna en las zonas rurales, el Instituto Humboldt elaboró el documento “Carne de monte y seguridad alimentaria: bases técnicas para una gestión integral en Colombia”, que compila la información contenida en varios estudios y análisis sobre el tema.


A partir de la revisión y análisis de 53 estudios sobre uso de vertebrados silvestres, publicados entre 2001 y 2011 y su mayoría con datos en la región Andina, los investigadores estimaron cuáles son las especies más consumidas en las zonas rurales colombianas.

Según el análisis, liderado por Nancy Vargas Tovar, contratada por el Instituto Humboldt como consultora para el estudio, 140 especies de la fauna silvestre son objeto de caza por las comunidades rurales. “Sin embargo, de 58 especies no se tiene información sobre el aporte de biomasa ni número de individuos cazados”.


Tortugas como la hicotea hacen parte de la carne de monte que es consumida por varias comunidades del país. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


El grupo de los mamíferos es el más consumido en la ruralidad colombiana (45 por ciento), seguido por las aves (23 por ciento), peces (19 por ciento), reptiles (11 por ciento), anfibios (1 por ciento) y crustáceos (1 por ciento).

Las especies más consumidas en términos de número de individuos son: Cuniculus paca (tinajo, borugo, lapa, guagua o conejo), Dasyprocta fuliginosa (picure, guatín, ñeque, chaqueto), Tayassu pecari (manao, puerco de monte, tatabro, cafuche), Dasypus novemcinctus (armadillo, guerre jerre, cachicamo), Iguana iguana (iguana), Ramphastos tucanus (tucán, paletón), Amazona farinosa (loro), Podocnemis expansa (tortuga charapa) y Sciurus granatensis (ardilla).

Las comunidades de la Amazonia y el Pacífico son las que más consumen estos animales silvestres (129 especies). “Esto está relacionado con la diversidad de presas que hay de manera natural en el medio ambiente y al grado de la biomasa de los animales. Por ejemplo, al haber pocas biomasas el cazador tarda en buscar la mayor variedad posible, como monos y pájaros en lugar de una danta”, dice Lasso.


Los mamíferos son el grupo de la fauna silvestre más consumido en la ruralidad colombiana. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Le siguen la región Andina (100 especies), Orinoquia (78 especies) y Caribe (25 especies). “Hay que precisar que la región Andina incluye gran parte del piedemonte amazónico y orinoquense, además del Magdalena-Chocó. Es decir que estas especies no son solo del altiplano a grandes alturas”, anota el investigador del Humboldt.

Siete especies concentran los mayores registros de captura para la región amazónica: Cuniculus paca (lapa), Dasyprocta fuliginosa (guara), Podocnemis expansa (tortuga charapa), Podocnemis unifilis (taricaya), Chelonoidis denticulata (motelo o morrocoy), Dasypus novemcinctus (armadillo) y Tayassu pecari (puerco de monte).

La mayoría de las especies (75,1 por ciento) no está bajo alguna categoría de amenaza. Sin embargo, el análisis evidenció que 5,4 por ciento está en peligro crítico, 1,8 por ciento en peligro y 9,9 por ciento bajo la categoría de vulnerable.

Tan solo cuatro estudios informaron sobre el consumo diario de carne de monte en Colombia, en especial mamíferos, aves y reptiles, el cual oscila entre los 0,08 y 0,73 kilogramos. Pero estas cifras cambian drásticamente en las poblaciones indígenas de la Amazonia, Orinoquia y Pacífico, que arrojaron valores entre los 15,4 y 78,7 gramos día por persona.


El hambre y las necesidades no les dan otra opción a sus pobladores que hacer uso de la fauna silvestre. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Mucho camino por recorrer

La carne de monte es un buen ejemplo de la relación existente entre biodiversidad, servicios ecosistémicos y bienestar humano. “Es un servicio de abastecimiento que se relaciona con la oferta de alimentos sanos y de alto valor proteínico, que además provee subproductos utilizados en prácticas medicinales y hace parte de las prácticas culturales y simbólicas”, dice el estudio.

Sin embargo, el tema aún no ha sido abordado a profundidad en Colombia. Aunque organizaciones como la Fundación Tropenbos, Fundación Natura e Instituto Sinchi han trabajado en esta materia, los estudios orientados a entender la relación entre las prácticas de caza y la seguridad alimentaria son muy escasos.

“La mayoría de estudios se restringen a presentar información sobre la captura de especies y descripciones de prácticas de uso en diferentes contextos geográficos y culturales. Este trabajo se reduce a diagnósticos de corto plazo que intentan caracterizar la caza con enfoques biológicos y está enfocado en sugerir propuestas de manejo para reducir la presión que pueda existir sobre la fauna silvestre por la cacería”, afirman los autores del estudio.


Los estudios orientados a entender la relación entre las prácticas de caza y la seguridad alimentaria en Colombia aún son escasos. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


El desarrollo de estudios orientados a evaluar la sostenibilidad de la cacería en todas sus dimensiones y no solo a partir de la biológica, es bastante pobre. “El uso de carne de monte es una actividad que no ha sido suficientemente documentada ni analizada en el país, y no existe una línea de investigación que oriente conceptual ni metodológicamente el desarrollo de estudios”.

Por ejemplo, algunos de los trabajos sobre el uso de fauna silvestre se han construido a partir de las experiencias propias de los investigadores y coinciden en la necesidad de reconocer el saber y conocimiento tradicional, de generar espacios de participación en igualdad de condiciones y desarrollar procesos no acelerados.

Las acciones alrededor de temas de seguridad alimentaria y carne de monte han sido abordadas de manera parcial, sectorial y desarticulada. “El enfoque con el que se aborde un proceso de investigación debe ser sistémico, un punto de partida para entender mejor la relación entre biodiversidad y seguridad alimentaria”.


El consumo de huevos de iguana verde es bastante alto en varios sitios de la región Caribe. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


En conclusión, la carne de monte y sus contribuciones a la alimentación de las comunidades son un valioso campo de estudio que todavía está en construcción.

“Nos hace falta enriquecer los procesos de investigación enfocados en el entendimiento y monitoreo de las relaciones entre los animales silvestres y el bienestar humano, pero desde perspectivas amplias y de largo plazo que consideren el valor integral de la fauna como un servicio ecosistémico cultural y de aprovisionamiento. La articulación de instrumentos legales y normativos también es una prioridad para la gestión”.

Según Lasso, uno de los principales ejercicios para comprender la estrecha relación que hay entre la carne de monte y la alimentación de las comunidades fue un taller regional realizado en 2012 por el Instituto Humboldt, la Universidad Nacional y la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico (CDA) en la ciudad de Inírida.


Las comunidades de la Amazonia y el Pacífico son las que más consumen animales silvestres. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


“Por primera vez, nos sentamos a debatir con las comunidades de la Amazonia y Orinoquia colombo-venezolana sobre la búsqueda de alternativas de uso para la fauna silvestre en sus territorios, encuentro que contó con la participación de 64 personas locales y representantes de entidades”.

Las comunidades concluyeron que es necesario generar información básica que permita conocer la historia natural de la fauna silvestre y comprender las dinámicas socioeconómicas y culturales de las comunidades. “Aseguraron que es fundamental generar información que permita aportar datos para la generación de políticas relacionadas con el manejo y conservación, seguridad alimentaria, aspectos sanitarios y fortalecer los procesos de gobernanza local. También concluyeron que es necesario reconocer la importancia del conocimiento tradicional en el desarrollo de investigaciones tanto de la historia natural de las especies como de los aspectos socioculturales asociados a la carne de monte”.

A su vez, resaltaron la necesidad de considerar el conocimiento tradicional para identificar las causas y consecuencias del uso de carne de monte. “Necesitamos alianzas prácticas que rápidamente permitan construir unas bases de conocimiento de mejor calidad y que incorporen en la gestión el conocimiento de los pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinos de Colombia y Venezuela”.


El uso de carne de monte es una actividad que no ha sido suficientemente documentada ni analizada en el país. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Caza y pesca de subsistencia, prioridad este año

Carlos A. Lasso, investigador del Instituto Humboldt, anunció que este año serán revelados los principales resultados de una investigación sobre la caza y pesca de subsistencia en el norte de Sudamérica, en territorios de Colombia, Venezuela y Guyana.

“Esta investigación, que será relevada en un libro elaborado por varios investigadores, parte de la carencia de información y datos publicados o disponibles existentes, sobre el aprovechamiento de la carne de monte y los aportes a la alimentación de las comunidades de la región”.


Varias especies de tortugas hacen parte de la dieta de las comunidades indígenas y rurales del país. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


Dicha publicación contará con estudios de casos puntuales y una síntesis y análisis de casos previos, para ver el aporte que realmente tienen las comunidades en cuanto a la pesca de subsistencia y la caza de fauna silvestre, “que para mí es una actividad que no es mutuamente excluyente sino que se realiza de manera complementaria de acuerdo a factores como el clima, las subiendas o migraciones de los peces, la precipitación y los recursos disponibles durante diferentes épocas del año ”, menciona Lasso.

Los expertos ahondarán sobre el estado de la pesca y caza de subsistencia en las cuencas colombianas del Amazonas, Orinoco, Magdalena, Caribe y Pacífico en Colombia; las venezolanas del Orinoco-Golfo de Paria, Maracaibo, Cuyuní (Esequibo), Amazonas (Río Negro), Lago de Valencia y Caribe; y en la Guyana en varias regiones selváticas.


Las comunidades consideran necesario reconocer la importancia del conocimiento tradicional en el desarrollo de investigaciones sobre la carne de monte. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


La publicación estará distribuida en 27 capítulos y una parte que concentrará las principales síntesis y recomendaciones. “Abordaremos temáticas relacionadas con la caza y pesca de subsistencia adelantada por indígenas, afrodescendientes y campesinos en los tres países, además de los acuerdos de uso y aprovechamiento de ciertas especies”, apunta Lasso.

Tropenbos Colombia, Fundación Panthera Colombia, Fundación Omacha, Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico-CDA, Universidad Nacional, Instituto Sinchi, Sociedad Zoológica de Frankfurt y Parques Nacionales Naturales, son algunas de las entidades y organizaciones colombianas que harán parte de esta investigación.

Venezuela estará representada por el Instituto Caribe de Antropología y Sociología y el Museo de Historia Natural de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, Universidad Central de Venezuela y varios investigadores independientes.


Este año, el Instituto Humboldt publicará una investigación sobre la caza y pesca de subsistencia en el norte de Sudamérica. Foto: Mónica Morales (Instituto Humboldt).


Ver más ...

Pensilvania: la primera hembra de oso andino que será rastreada con un collar de telemetría GPS en Colombia

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 30 de marzo de 2021

Pensilvania: la primera hembra de oso andino que será rastreada con un collar de telemetría GPS en Colombia




Pensilvania será liberada hoy en una reserva natural de la sociedad civil. La comunidad de la zona hará parte del proceso de monitoreo. Foto: Corpoboyacá.




A comienzos del año pasado, la comunidad de la vereda Pensilvania, que hace parte de la zona rural del municipio boyacense de Moniquirá, quedó perpleja por la presencia de una osa andina adulta (Tremarctos ornatus) que deambulaba cerca de las viviendas de la zona.

Durante varios días, los habitantes vieron a este imponente mamífero bastante desorientado. Muchos pensaban que tarde o temprano se cansaría de explorar el territorio y regresaría al Santuario de Fauna y Flora Alto Río Fonce, de donde posiblemente era nativo por la cercanía con la vereda.

De repente, la osa decidió treparse en uno de los árboles de la zona urbana del municipio de Moniquirá para refugiarse. Allí se quedó casi que inmóvil, sin intención de bajar. La vulnerabilidad del animal, catalogado como el guardián de los bosques andinos, hizo reaccionar positivamente a la población.


La osa andina fue avistada el año pasado por la comunidad de la vereda Pensilvania del municipio boyacense de Moniquirá. Foto: Corpoboyacá.


“La gente empezó a comunicarse con diferentes entidades e instituciones ambientales para que ayudaran a la osa andina, una especie que ya está catalogada como vulnerable a la extinción debido a la acelerada pérdida del bosque y a la cacería por retaliación de los campesinos”, informó Nicolás Reyes Amaya, biólogo, mastozoólogo, PhD en ciencias biológicas y curador de la colección de mamíferos del Instituto Alexander von Humboldt.

Funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá) y la Fundación Santuario del Oso de Anteojos acudieron al llamado ciudadano y en los primeros análisis notaron que la hembra estaba un poco baja de peso, es decir con una condición corporal que no era la más óptima.

“La autoridad ambiental del departamento tomó la decisión de capturar a la osa para luego reubicarla. Ese proceso, que contó con el apoyo activo de la comunidad, duró aproximadamente tres días. No fue fácil porque si era sedada se corría un alto riesgo de que cayera del árbol y se lastimara bastante”, manifestó Reyes.

La razón de la llegada de la osa al casco urbano de la vereda es todo un misterio. Según el biólogo del Humboldt, el animal pudo desubicarse al ser perseguido por perros y terminó llegando a una zona con potreros y una alta presencia humana.

Pensilvania fue rescatada por varias entidades ambientales y luego fue reubicada en el Santuario del Oso de Anteojos de la Fundación Bioandina. Foto: Corpoboyacá.


Hogar de paso

La osa andina, nombrada Pensilvania en honor a la vereda donde la comunidad la rescató, fue reubicada en el Santuario del Oso de Anteojos de la Fundación Bioandina, localizado en el municipio de Guasca (Cundinamarca), donde expertos iniciaron el proceso de rehabilitación.

“En este hogar de paso el objetivo era que la osa pudiera alimentarse bien, subiera de peso y recuperara su masa corporal. Los biólogos y zootecnistas se dieron cuenta que tenía fracturado un colmillo, razón por la cual Corpoboyacá determinó que era necesario realizarle un tratamiento odontológico”, dijo el curador de la colección de mamíferos del Humboldt.

Sin embargo, las prótesis en el colmillo no fueron exitosas, ya que todas se rompieron al poco tiempo de ser instaladas. Con asesoría del Instituto Humboldt y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad ambiental tomó la decisión de liberar a la osa sin más intervenciones.


Funcionarios de diversas entidades dialogaron de telemetría con las comunidades de la zona. Foto: Nicolás Reyes (Instituto Humboldt).


“Es bastante normal encontrar en vida silvestre osos que han perdido hasta los dos colmillos y aun así viven una vida plena. Es decir que no es un limitante para que en su hábitat natural pueda sobrevivir y encontrar su propio alimento”, afirmó Reyes. Corpoboyacá, Fundación Bioandina, Fundación Wii, la reserva de la sociedad civil Corazón de la Montaña, Parques Nacionales Naturales, Fundación Juan de Castellanos y el Instituto Humboldt, iniciaron un largo trabajo para poder liberar a la osa en predios de la Reserva de la Sociedad Civil Corazón de la Montaña, en inmediaciones del Santuario de Fauna y Flora Alto Río Fonce, de donde posiblemente es nativa.

“Lo ideal es que todas las liberaciones de fauna silvestre sean en los sitios donde hay certeza o sospecha que es nativa. Por su cercanía a la vereda donde fue rescatada, se tomó la decisión de liberar a Pensilvania en inmediaciones de esta área protegida ubicada entre Boyacá y Santander”, dijo el investigador del Humboldt.


Un collar de telemetría con GPS instalado en su cuello, analizará cómo la osa utiliza los diferentes ecosistemas. Foto: Nicolás Reyes (Instituto Humboldt).


Primera hembra con GPS

Mientras Pensilvania cumplía su proceso de rehabilitación, los expertos tomaron la decisión de instalarle un collar de telemetría con GPS para rastrear sus movimientos cuando sea liberada en el santuario Alto Río Fonce, lo que se convertirá en todo un hito en Colombia.

“Pensilvania será la primera hembra de oso andino a la que se le instale un collar de telemetría con GPS en el país, con lo cual esperamos estudiar varios aspectos como su área de distribución, el uso de los ecosistemas y el grado de adaptación en su nuevo hogar: el bosque del santuario”, dijo Hernando García, director del Instituto Humboldt.

Por su parte, Reyes agregó que espera que el ejercicio con esta hembra sea igual de exitoso al llevado a cabo con Apipa Utut, el primer oso andino macho rastreado con GPS en el territorio nacional.


Nicolás Reyes (Instituto Humboldt) y Daniel Rodríguez (Fundación Wii) verifican todos los equipos que se utilizarán para hacerle seguimiento a Pensilvania. Foto: Instituto Humboldt.


Este oso macho fue liberado con un collar de telemetría GPS en Chingaza, herramienta que entre octubre y diciembre de 2013 arrojó varios datos, como que se movió por un área de 238,86 kilómetros cuadrados y prefirió los matorrales de páramo y subpáramo para sus desplazamientos.

A Apipa Utut luego se le unió otro oso macho con collar de telemetría GPS, marcado por la Wildlife Conservation Society (WCS) en Chingaza. “Es decir que Pensilvania sería la primera osa andina rastreada con esta tecnología en el país y el tercer oso andino”, complementó Reyes.

Mientras las autoridades ambientales escogían la mejor fecha para hacer la liberación de Pensilvania, las comunidades vecinas al santuario de flora y fauna fueron capacitadas por expertos. La razón: serán protagonistas en el estudio de telemetría.


La comunidad será la encargada de hacer el seguimiento de la información que emitirá el collar de la osa. Foto: Nicolás Reyes (Instituto Humboldt).


“El pasado fin de semana realizamos una jornada de socialización con las comunidades de la vereda Santa Helena, en Duitama. Esto es de suma importancia porque esta comunidad será la encargada de hacer el seguimiento de la información que emitirá el collar de la osa, en un ejercicio de democratización de la ciencia apoyado desde el Instituto Humboldt”, apuntó Reyes. En estas socializaciones participaron funcionarios del Instituto Humboldt, la Fundación Wii, la reserva de la sociedad civil Corazón de la Montaña y Corpoboyacá, quienes dialogaron de telemetría con las comunidades. “Con el apoyo de las comunidades analizaremos toda la información que se obtendrá de la osa para saber si se adaptó a la zona y revisar cómo avanza su proceso de adaptación en ese bosque que será su nuevo hogar”, dijo García.

Liberación en Semana Santa

Este martes 30 de marzo, en el inicio de la Semana Santa, Pensilvania saldrá del hogar de paso en Guasca para regresar al bosque andino que sobrevive en el santuario de fauna y flora Alto Río Fonce, ubicado en la frontera entre Boyacá y Santander.

Corpoboyacá, Fundación Bioandina, Fundación Wii, la reserva Corazón de la Montaña, Parques Nacionales Naturales, Fundación Juan de Castellanos y el Instituto Humboldt, serán los encargados de liberar a la osa en su hábitat natural.


Pensilvania será la primera hembra de oso andino que será rastreada con un collar de telemetría GPS en Colombia. Foto: Instituto Humboldt.


“La osa, que puede alcanzar a pesar hasta 55 kilos, será sedada para así poder ingresarla en un guacal amplio. Luego será llevada en helicóptero hasta una zona de la reserva de la sociedad civil corazón de la montaña, desde donde partirá hasta un bosque profundo para liberarla”, explicó el investigador Nicolás Reyes.

El proceso de seguimiento satelital y análisis de toda la información que arroje el GPS será liderado por el Instituto Humboldt, en especial por el curador de la colección de mamíferos de la entidad, con el apoyo de la Fundación Wii, pionera en los estudios de esta especie de oso en el país.

La Fundación Wii, con el apoyo del Humboldt, lideró el artículo científico sobre el primer estudio de telemetría en un oso andino en Colombia, Apipa Utut, que fue publicado este año. “Lo más bonito de esta experiencia ha sido la participación de la comunidad, tanto de los habitantes de la vereda Pensilvania que la rescataron como la gente de la vereda Santa Helena que se encargará de monitorearla en su hábitat natural”, finalizó Reyes.

Ver más ...

Primer diálogo virtual con las comunidades del Pacífico: un homenaje a Juana Perea

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 26 de marzo de 2021

Primer diálogo virtual con las comunidades del Pacífico: un homenaje a Juana Perea




El Instituto Humboldt realizó el primer diálogo de saberes sobre biodiversidad con las comunidades del Pacífico de manera virtual debido a la pandemia del coronavirus. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


Corrían los primeros días de diciembre de 2019. Mientras la mayoría de los colombianos armaban sus árboles de Navidad y le daban forma al pesebre para rezar la Novena de Aguinaldos, Carolina Soto, Sindy Martínez y Talia Waldron investigadoras del Instituto Humboldt, tenían la mente en el Pacífico colombiano, una de las regiones más biodiversas y a su vez olvidadas del país.

Las tres investigadoras soñaban con escuchar las voces e historias de varias de las comunidades y líderes ambientales y sociales del Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño que han dedicado sus vidas a cuidar los recursos naturales, además de recorrer los diversos ecosistemas que alberga la zona más lluviosa del territorio nacional, como las selvas húmedas y los manglares.


El Pacífico colombiano es una de las regiones más biodiversas del país que alberga la zona más lluviosa del territorio nacional. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


“El propósito era visitar la región para realizar un diálogo de saberes sobre biodiversidad con las comunidades del Pacífico y varios talleres para realizar un proceso de fortalecimiento de capacidades en ciencia participativa. Nos imaginábamos estar en diversos sitios conversando largas horas con la gente de la región”, aseguran las investigadoras de ciencia participativa del Humboldt.

El primer paso fue crear una ruta de trabajo con el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP) para identificar las comunidades y los escenarios de los diálogos, que en su inicio no fueron concebidos como los tradicionales salones de clase sino como aulas abiertas en el bosque.

“Convocar a las personas fue todo un reto, ya que nunca habíamos realizado un diálogo de saberes en el Pacífico. Además de incontables llamadas a conocidos que han trabajado en la región, como WWF, lanzamos piezas de comunicación en redes sociales para convocar a la gente y que se inscribiera en un formulario. Queríamos contar tanto con personas del Chocó como de los otros departamentos”, recuerda Soto.


Mientras las investigadoras cuadraban detalles para el primer diálogo de saberes con las comunidades del Pacífico, la pandemia hizo tambalear el evento. Fuente: Instituto Humboldt.


Llega la pandemia

Durante los primeros meses de 2020, Soto y Martínez, con el apoyo de otros investigadores del Humboldt, estuvieron dedicadas de lleno a identificar a las comunidades y pensar en los posibles escenarios para realizar los encuentros presenciales sobre biodiversidad.

A finales de marzo, el esquema original de los eventos y talleres se vino al piso por la llegada del covid-19 a Colombia y las medidas del Gobierno para contener los contagios, como el inicio de la cuarentena obligatoria a nivel nacional.

“La pandemia nos hizo replantear todo, ya que éramos conscientes que un evento presencial con las comunidades en el Pacífico sería casi que imposible y un gran riesgo para todos. Los diálogos debían ser virtuales, algo que es bastante complicado en una región donde el acceso a internet y los medios de comunicación son escasos”, precisan las investigadoras.


Las investigadoras soñaban con escuchar las voces e historias de varias de las comunidades y líderes ambientales y sociales del Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


El coronavirus no desmotivó a las expertas para escuchar los relatos biodiversos de los habitantes del Pacífico. Con la meta de realizar tres talleres a finales de noviembre, siguieron en la búsqueda de las comunidades y empezaron a buscar alternativas para que la población pudiera conectarse a través de sus celulares o computadores.

“Como ya teníamos claro que no íbamos a ir a terreno, decidimos invertir esos recursos en estrategias que permitieran garantizar el acceso a internet de las comunidades. Talia, una de nuestras investigadoras en ciencia participativa, tuvo la brillante idea de destinar dinero para la compra de recargas de internet”, dijo Soto.

La seguridad de la población era uno de los problemas que les robaba horas de sueño a las biólogas. “Estábamos haciendo una convocatoria para líderes en una región con graves conflictos socioambientales, como el caso de la construcción del puerto de Tribugá en Nuquí (Chocó)”, complementó la experta.

Juana Perea, la primera en confirmar

A pesar de la zozobra por la inseguridad de la zona y lo novedoso de un evento virtual, las investigadoras siguieron difundiendo el formulario de inscripción con sus conocidos y por medio de las redes sociales. La fecha del diálogo de saberes sobre biodiversidad quedó para los días 11, 18 y 25 de noviembre.

Juana Perea, una colombo-española que estaba radicada hace dos años en el municipio de Nuquí (Chocó), donde trabajaba en temas como el ecoturismo y alzaba su voz en contra de la construcción del puerto de Tribugá, fue la primera en inscribirse en el formulario del diálogo de saberes del Humboldt.


La pandemia no desmotivó a que Carolina Soto (izquierda) y Sindy Martínez (derecha) escucharan las historias sobre biodiversidad de las comunidades del Pacífico. Foto: archivo particular Carolina Soto y Sindy Martínez.


“Nos llenó de alegría ver el nombre de Juana en el formulario, ya que sabíamos del trabajo que realizaba con las comunidades del Pacífico y su lucha por la protección de la naturaleza. Su inscripción llegó a mediados del mes de octubre”, recuerdan ambas con nostalgia.

El correo de Juana motivó mucho más a las investigadoras. Según Martínez, decía que, aunque no era chocoana, se sentía como si lo fuera. “Nos dijo que quería hacer de Nuquí una región sostenible a través del trabajo con las comunidades, por lo cual creía que nuestros talleres le iban a servir mucho en su proyecto”.

Días después, Martínez le envió un correo a Perea confirmando que había sido seleccionada para participar en el diálogo de saberes, el cual nunca pudo ser contestado. El 29 de octubre, el cuerpo de la mujer de 50 años fue encontrado sin vida a orillas del mar por un disparo en su cabeza.


Aunque la pandemia evitó que las investigadoras fueran a campo a recorrer las selvas húmedas, la virtualidad permitió que realizarán el primer diálogo de saberes en el Pacífico. Foto: Jhon Barros (Instituto Humboldt).


“Sindy me escribió al celular en la noche. Cuando vi una carita triste con lágrimas me imaginé que había problemas de logística, pero cuando me contó que Juana había sido asesinada enseguida me puse a llorar. Fue un golpe muy duro para todos los que trabajamos por la naturaleza”, afirma Soto.

Con el corazón adolorido por el asesinato de Juana Perea, las biólogas decidieron rendirle un homenaje a la líder ambiental a través por medio del diálogo de saberes.

“Esta tragedia nos hizo reflexionar sobre la seguridad de los líderes ambientales que querían participar en el encuentro, los cuales día a día arriesgan sus vidas para defender los recursos naturales del Pacífico”, dijo Sindy.


Juana Perea, líder ambiental que se opuso a la construcción del puerto de Tribugá, fue la primera en inscribirse en el diálogo de saberes del Instituto Humboldt. Foto: Facebook Juana Perea.


Participación masiva

Martínez, Soto y Waldrón definieron un tope de personas para el diálogo de saberes: máximo 30 líderes ambientales de los departamentos del Pacífico, una cifra ambiciosa debido a los problemas de conectividad y seguridad.

“Al comienzo teníamos dudas de que la comunidad participara. Pero pasó todo lo contrario, ya que la convocatoria superó el número trazado, más de 50 personas entre afrodescendientes, indígenas y campesinos”.

Sin embargo, debido a lo complejo de la virtualidad y el miedo por la seguridad, seleccionaron solo 30. “Muchos nos decían que estaban dispuestos a desplazarse hasta sitios como Quibdó para conectarse, pero no podíamos correr el riesgo de que algo malo pasara”, apuntó Soto.


30 líderes ambientales de los departamentos del Pacífico se inscribieron en el diálogo de saberes sobre biodiversidad. Fotos: Instituto Humboldt.


Los 30 líderes ambientales seleccionados habitan en 12 municipios del Pacífico: Bahía Solano, Bajo Baudó, Buenaventura, Dagua, Juradó, Lloró, Medio Atrato, Nuquí, Quibdó, Riosucio, Timbiquí y Tumaco.

El diálogo de saberes se dividió en tres módulos: el primero sobre lo que es la ciencia participativa, el segundo de inventarios participativos y el tercero de monitoreo participativo como una estrategia de gestión del territorio.

“Quedamos sorprendidas con las ganas de la comunidad por participar. Por ejemplo, Anderson, un chocoano amante de la naturaleza, asistió a las clases con su bebé en brazos, y una vez nos mostró con el celular cómo se había inundado su casa por los fuertes aguaceros de noviembre; parecía un río”, comenta Soto.


Por un grupo de WhatsApp, las comunidades del Pacífico enviaban fotografías de sus territorios. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


La lluvia fue uno de los comunes denominadores durante los tres días del diálogo. Según Martínez, la gente decía a través de su celular o portátiles que llevaban tres semanas inundados, “pero aquí estamos para aprender”.

Un grupo de WhatsApp fue el principal medio de comunicación para difundir la agenda de los talleres y conocer un poco más sobre la vida de los participantes. “Durante todo noviembre nos conocimos a través del celular”.

Rompiendo barreras

Los diálogos de saberes sobre biodiversidad del Instituto Humboldt distan de las clases magistrales de los colegios y universidades, ya que las comunidades son las protagonistas y las que más conocen sobre los ecosistemas.

“Son espacios donde el diálogo siempre está abierto para que cuenten sus experiencias y formas de pensar. Los investigadores no tenemos el objetivo de evangelizar a los participantes, sino de aprender de su conocimiento; la gente nos da sopa y seco, son increíbles”, anota Soto.


Las comunidades hablaron de la biodiversidad presente en los principales platos típicos de la región. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Por ejemplo, en uno de los talleres del encuentro virtual, que fue realizado a través de la plataforma Zoom, un grupo de profesores alzó su voz porque no escuchaban nada de las charlas e intervenciones de los demás.

“Eran tres maestros de Timbiquí conectados en un solo celular que tenían problemas de audio por los audífonos. Les dimos la palabra a Domansio, Licenia y Marila, quienes nos contaron todo lo que están haciendo con los estudiantes para que se enamoren de la naturaleza”, dice Sindy.

¿Qué es la ciencia participativa?

Cuando la conexión era buena, los 30 líderes ambientales prendían la cámara para mostrar sus rostros sonrientes. “Así lo hicieron todos antes del inicio de los talleres. Para romper el hielo, les dijimos que nos contaran sobre los platos típicos en cada una de sus regiones”, afirma Martínez.

La comida tradicional causó una algarabía en el encuentro virtual porque todos querían intervenir. “Con la comida entra cualquiera y se rompe la timidez. Esto saca tanto sonrisas como experiencias e historias, ya que cada plato representa la biodiversidad de las regiones. El chontaduro y el pescado fueron protagonistas en este ejercicio”.


Los habitantes del Pacífico también mostraron varias especies de animales que habitan cerca de sus viviendas. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Con la timidez en el olvido, las expertas dieron inicio al primer taller del diálogo de saberes, que empezó con preguntarle a la comunidad a qué les sonaba el término de ciencia participativa.

A la mayoría les sonaba a conocimiento y construcción, pero ninguno lo aterrizaba. María Paz, una docente de Bahía Málaga en Buenaventura, tomó la vocería y nos contó una experiencia cien por ciento enmarcada en ciencia participativa.

“Esta mujer lleva años trabajando con niños y jóvenes en el monitoreo comunitario de tortugas y piangua, una concha que crece debajo de los mangles y que en el Pacífico solo es cosechada por las mujeres. Cuando terminó le dijimos que eso es ciencia participativa, algo que dejó perplejos a los participantes porque todos de alguna manera lo han realizado”, dice Sindy.


Varios proyectos que tienen a la biodiversidad como protagonista, fueron presentados por las comunidades del Pacífico. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


El intercambio de platos típicos y acciones de ciencia participativa duró aproximadamente tres horas, un espacio en donde las comunidades empezaron a construir lazos para trabajar mancomunadamente.

“Algo muy bonito del primer taller es que la comunidad empezó a enlazar sus proyectos con los de los demás, una sinergia que podría arrojar trabajos a futuro. Algo que les llamó mucho la atención fue el cultivo de naidí que algunas poblaciones trabajan desde hace varios años”, menciona Soto.

Al final del primer taller, las investigadoras del Humboldt les pusieron una tarea a los participantes: tomar fotografías de alguna especie o un ecosistema cercano a sus casas, la cual debía ser enviada al grupo de WhatsApp.


Foto 13: La comunidad del Pacífico es una gran conocedora de la biodiversidad de su región. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Biodiversidad en el plato

Durante toda una semana, las comunidades del Pacífico inundaron el chat grupal con imágenes de la vasta biodiversidad que habita cerca de sus viviendas. “Fotos de rayas, tortugas marinas, armadillos y el naidí mandaron la parada, las cuales sorprendieron a todos porque muchas no las conocían”, dice Martínez.

Según Soto, este ejercicio fue el abrebocas para empezar a hablar de los inventarios participativos. “Primero les presentamos algunas cifras de la biodiversidad de la región, los datos de los BioModelos del Humboldt e incluso un mapa de vacíos de información en la región, de diferentes grupos biológicos”.


En el diálogo de saberes, las comunidades escribieron sobre la biodiversidad que conforma los platos típicos de sus municipios. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


La comunidad empezó a charlar sobre la flora y fauna presente en cada una de las regiones. “Resaltaron que los principales investigadores de la biodiversidad son las comunidades, algo que se complementa con el trabajo de los investigadores”.

La biodiversidad en los platos típicos fue retomada en el segundo taller a través de un ejercicio que consistió en desmenuzar detalladamente lo que conforma una de sus comidas más tradicionales: el encocado de camarones.

“Klaudia Cárdenas, antropóloga del Humboldt, les mostró una foto de langostinos con plátano y hierbas de azotea, bañados con leche de coco (Camarón munchillá) para que los participantes compartieran de dónde venían los recursos para preparar el plato y describieran los espacios de uso”.


Con los platos típicos es posible construir inventarios de biodiversidad. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Según Soto, el mensaje de Klaudia era: “un plato nos permite hablar de la cultura, de los recursos, de las prácticas, de los espacios de uso, de las festividades y de los medios de vida de las personas de nuestras comunidades. Por esto debemos ser conscientes y responsables de lo elegimos para comer, porque desde esta decisión estamos transformando nuestros modos de vida y nuestros paisajes. La fuerza de la boca transforma los paisajes”.

La nueva tarea fue dibujar todo el proceso que conlleva preparar un plato típico, desde que son extraídos los ingredientes hasta que está servido en la mesa. “Dibujaron plátanos, pescados, camarones y las hierbas para sazonarlos. La profesora María Paz fue una de las más juiciosas, ya que dibujó hasta las artes de pesca en su municipio”, complementó Martínez.


La cocina es una perfecta representación de la biodiversidad que encontramos en los diferentes ecosistemas del país. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Las expertas recuerdan la descripción de un ceviche típico del Pacífico. “El plato contiene biodiversidad como el camarón mochila que se captura con ganchos artesanales; plátano que crece en la sombra; hierbas, condimentos, cilantro, orégano y poleo, especies que las matronas siembran en las azoteas; y verduras, cebolla, ajo y coco”.

Para Soto, luego de estos relatos las comunidades empezaban a cuestionarse sobre varios aspectos de los ingredientes, como que el plátano no es de la región o que algunos recursos están sobreutilizados. “Fue muy bonito ver cómo desde la cocina podemos meternos en el mundo de los inventarios y hacer un rastreo de la biodiversidad y la cultura de la zona”.

Monitoreos desde la nevera

El último día del diálogo de saberes, realizado el 25 de noviembre, estuvo enfocado en el monitoreo participativo de la biodiversidad, un tema que las investigadoras también abordaron a través de los alimentos que hay en la cocina.

“Arrancamos con hacer un inventario de lo que tenemos en las neveras, un ejercicio que revela aspectos como cada cuánto debo hacer mercado, ir al río o a la selva por alimentos y los recursos que me hacen falta para preparar la comida y por qué está escaseando”, menciona Martínez.


Varios habitantes del Pacífico ya realizan monitoreos de la biodiversidad con las comunidades. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Las biólogas, con el apoyo virtual de Yenifer Herrera otra experta del Humboldt, contaron varias experiencias de monitoreo comunitario, como en el bosque seco tropical de los Montes de María en el Caribe donde la comunidad trabaja con aves y cultivos.

“Las comunidades del Pacífico afirmaron que ya trabajan en monitoreos comunitarios de especies como el naidí y la piangua, y en algunos proyectos de ecoturismo con las aves que habitan en la región”, recalca Soto.

Los tres talleres fueron realizados los días miércoles, fechas en las que algunas comunidades no podían asistir debido al trabajo o compromisos familiares. “No podíamos quedar mal con la gente, como algunos miembros de los Guardianes del Atrato, por lo cual decidimos cuadrar un combo para dos sábados, una versión compacta del diálogo de saberes”.

En esas jornadas extra apareció una profesora de la Universidad del Valle con un proyecto de monitoreo comunitario sobre insectos enfocado en enfermedades tropicales. “Un profesor de Dagua se conectó desde un bus en las charlas, algo que nos demostró el gran interés que tienen las comunidades por ser escuchadas”.


Los participantes evidenciaron que cada uno de los platos típicos reúne gran parte de la biodiversidad del Pacífico. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


Cosechas biodiversas

El 2 de diciembre, los 30 líderes ambientales del Pacífico participaron en un intercambio de experiencias sobre los tres días del diálogo de saberes, algo que Soto y Martínez definen como una sesión de cosecha, es decir lo que recoges y te llevas.

“Dialogamos sobre cuál fue la cosecha de este encuentro y las semillas que arrojó. La comunidad concluyó que siguiéramos con el chat grupal para seguir intercambiando información sobre la biodiversidad, y así en el futuro poder cocrear proyectos de ciencia ciudadana”.

Reconocieron que la defensa de los recursos naturales del territorio debe ser una prioridad, pero no hay muchas garantías para el trabajo de los líderes por los problemas de inseguridad que hay en todo el país.


En varios escritos, las comunidades plasmaron lo que representa la biodiversidad para cada uno de ellos. Fotos: participantes del diálogo de saberes.


“Les encantó conocer cosas de su propio territorio a través de las historias de sus compañeros, por lo cual forjaron lazos que se están convirtiendo en una red comunitaria. El ponerle nombre a lo que hacen les permitió saber que llevan años haciendo ciencia, pero recalcaron en que su trabajo es poco valorado”.

Las comunidades del Pacífico aseguraron que se llevaban muchos conocimientos sobre la investigación participativa y que todo se debería hacer en trabajo de equipo. “Hicieron énfasis en que el Instituto Humboldt puede ser la sombrilla para seguir conectados y que esperan participar en otros encuentros que sean presenciales cuando mejore la situación de salud pública.

Todos los participantes recibieron un kit de regalo de parte del Instituto Humboldt como reconocimiento a todas las experiencias contadas, que incluyó la publicación impresa del Animalario, una agenda, una botella de aluminio y una bolsa de tela.


Los participantes recibieron un kit de regalo que incluyó la publicación impresa del Animalario, una agenda, una botella de aluminio y una bolsa de tela. Foto: Instituto Humboldt.


Para las biólogas, las principales lecciones vinieron por parte de las comunidades. “No solo en todo el conocimiento que tienen sobre biodiversidad, sino en esas ganas de sacar a flote sus iniciativas a pesar de las adversidades. La sonrisa de la gente del Pacífico no se marchita”.

En el corto tiempo, las investigadoras del Humboldt tienen pensado hacer una publicación con todas las historias recopiladas en este diálogo de saberes, un documento con crónicas, imágenes, fotografías y relatos biodiversos.

“En el repositorio del Humboldt están publicadas las memorias del evento, pero queremos ir mucho más allá y llevarles la publicación didáctica a las comunidades del Pacífico, donde sin lugar a duda vamos a seguir trabajando. Las 30 personas del diálogo serán nuestros investigadores potenciales”.
Ver más ...

Conozca las 10 tortugas terrestres o de agua dulce más amenazadas en Colombia

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 25 de marzo de 2021

Conozca las 10 tortugas terrestres o de agua dulce más amenazadas en Colombia




El Instituto Humboldt revela las principales características de las 10 especies de tortugas continentales que más peligran en Colombia. Fotos: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt) y Germán Forero.




Todo indica que aparecieron hace al menos 220 millones de años, a finales del periodo Triásico en la era Mesozoica, aunque pudo ser mucho antes. Existen varias hipótesis sobre su origen, como que podrían ser un grupo hermano de los arcosaurios, hoy representados por las aves y cocodrilos.

Se trata de las tortugas: reptiles pertenecientes al orden de los Testudines que se caracterizan por su longevidad, movimientos lentos, un fuerte caparazón, patas cortas, rostros carismáticos y la ausencia de dientes, a pesar de que algunas son omnívoras, carnívoras o herbívoras.

322 especies de tortugas han logrado sobrevivir al paso del tiempo en el planeta, de las cuales siete son marinas y 315 continentales terrestres o de agua dulce. Sin embargo, este linaje antiguo y carismático está en alto riesgo de desaparecer, como ya le sucedió a ocho especies y dos subespecies.

Estos animales están considerados como uno de los grupos de vertebrados más amenazados en el mundo, ya que más de la mitad de las especies sobrevivientes está en vía de extinción por diversas actividades impulsadas por el hombre.


Colombia alberga más de 30 especies de tortugas, cifra que lo convierte en el séptimo país con mayor riqueza de estos animales en el mundo. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), estos reptiles cuentan con un grado de amenaza superior al 58 por ciento, muy por encima del de los anfibios, mamíferos y aves.

Colombia, junto con Myanmar y Vietnam, es considerado el séptimo país con mayor riqueza de tortugas en el planeta, al albergar más de 30 especies: 29 continentales (de agua dulce, semiacuáticas o terrestres) y cinco marinas.

Lamentablemente, ese título biodiverso peligra por cuenta de acciones antrópicas. Del total de especies de tortugas continentales, que tienen su mayor distribución en las cuencas del Amazonas y el Orinoco, 10 corren un alto riesgo de extinción: dos están Peligro Crítico (CR); tres En Peligro (EN) y cinco son Vulnerables (VU).

La charapa (Podocnemis expansa) y la tortuga del río Magdalena (Podocnemis lewyana), están en Peligro Crítico; mientras que la terecay (Podocnemis unifilis), la carranchina (Mesoclemmys dahli) y la inguensa (Rhinoclemmys diademata), están en Peligro.


De las 29 especies de tortugas continentales que hay en Colombia, 10 corren un alto riesgo de extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


En la categoría de vulnerable a la extinción están la chipiro (Podocnemis erythrocephala), la cabeza de trozo (Kinosternon dunni), la hicotea (Trachemys callirostris), el morrocoy (Chelonoides carbonarius) y la swanka (Kinosternon scorpioides albogulare).

Aunque la mayoría de las especies de tortugas continentales tienen algún uso en Colombia, las acciones que generan una mayor presión sobre las poblaciones son el deterioro y contaminación de los ecosistemas, el desarrollo económico sin una planeación y manejo adecuados, el tráfico ilegal de fauna silvestre y el calentamiento global.

Los casos más preocupantes en Colombia son los de la tortuga de río del Magdalena, la carranchina y la cabeza de trozo, ya que son especies endémicas o únicas de las tierras nacionales y que corren un alto riesgo de desaparecer.

Según Hernando García Martínez, director del Instituto Humboldt, las tortugas cumplen un importante papel a nivel ecosistémico, ya que son consumidoras de semillas y ayudan a la dispersión y propagación de las especies vegetales de gran interés ecológico.

“También proveen sustento a las comunidades como fuente proteica. Para las comunidades indígenas, las tortugas tienen un papel relevante en la cosmogonía de su cultura”, precisó García.

En 2002, el Ministerio de Ambiente publicó el “Programa nacional de conservación de tortugas marinas y continentales en Colombia”, que incluyó el plan de acción para la conservación de las tortugas continentales y arrojó estrategias como la hoja de ruta para el manejo de la hicotea en el Caribe.


En 2002 fue lanzado el “Programa nacional de conservación de tortugas marinas y continentales en Colombia”. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).


Nueve años después, la Asociación Colombiana de Herpetología, la Universidad de Antioquia, el Instituto Humboldt y otras instituciones, se unieron para estructurar la primera fase del plan de conservación para las tortugas continentales, que inició con la investigación de cada una de las especies.

“Cerca de 30 investigadores nacionales trabajamos en generar información sobre las tortugas continentales, que incluye la historia evolutiva, biogeografía acuática continental, filogenia, biología y ecología de los individuos, anidación, desplazamientos, genética de las poblaciones, distribución geográfica y amenazas”, afirmó Carlos A. Lasso, investigador del programa de ciencias de la biodiversidad del Instituto Humboldt.

A mediados de 2015, más de 27 investigadores de 17 organizaciones participaron en el segundo taller para la conservación de las tortugas, donde se gestaron varios documentos y lineamientos que indicaron varias necesidades, como contar con un grupo coordinador para hacerle seguimiento a las acciones y gestionar recursos económicos.

“Es fundamental contar con la asignación de recursos económicos anualmente por parte de las autoridades ambientales respectivas, además de elaborar proyectos para que sean financiados por fuentes externas y cooperación internacional”, mencionó Lasso.

Un tesoro que palidece

Con el propósito de que los colombianos tomen conciencia y conozcan uno de los mayores tesoros de las selvas, bosques, sabanas y ríos del país, el Instituto Humboldt revela la historia y principales características de las 10 especies de tortugas continentales más cercanas a la extinción.

“Uno de los mayores desafíos en la gestión de la biodiversidad es generar una conciencia colectiva sobre la problemática asociada al uso de las tortugas, la transformación de sus hábitats y la necesidad de tomar medidas urgentes para su aprovechamiento sostenible”, aseguró Hernando García, director del Humboldt.

Las principales características, amenazas y estrategias para proteger a las tortugas están plasmadas en los libros “Biología y conservación de las tortugas continentales de Colombia” y el “Libro Rojo de los Reptiles”, en los que el Instituto Humboldt participó activamente.

Tortuga del río Magdalena (Podocnemis lewyana): EN PELIGRO CRÍTICO

Las cuencas del Caribe y Magdalena de Colombia son sus únicos hogares en todo el mundo. Podocnemis lewyana o tortuga del río Magdalena, ha sido registrada en Antioquia, Atlántico, Bolívar, Boyacá, Caldas, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Santander, Sucre y Tolima.

Esta tortuga endémica de Colombia cuenta con tamaños medianos y grandes y un caparazón ovalado y aplanado con escamas que varían de gris a marrón oliva, ocasionalmente con puntos oscuros. Tiene la cabeza más alargada de todas las especies del género, que es de color marrón, y el cuello y las extremidades son grises o verdes oliva.

“Las hembras alcanzan hasta 50 centímetros de longitud. Es una tortuga acuática que se encuentra en ríos, caños, ciénagas y áreas inundadas, la cual se asolea individualmente o en grupos en las playas o barrancos, al igual que sobre árboles caídos”, dijo Mónica Morales Betancourt, investigadora adjunta del programa de Ciencias Básicas de la Biodiversidad del Humboldt y editora del Libro Rojo de los Reptiles.

Anida durante los meses de sequía en playas arenosas o de gravilla expuestas, así como en barrancos y potreros a menos de 15 metros de la orilla. El tamaño promedio de las posturas es de 22 huevos, que varían de forma y son de color rosado pálido cuando están frescos.


La tortuga del río Magdalena (Podocnemis lewyana) es un reptil único de las cuencas del Caribe y Magdalena de Colombia que está catalogada en Peligro Crítico de extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


“Esta especie tiene alta fidelidad de sitio. Recorre distancias muy cortas y cuenta con patrones de movimiento diferentes. Las hembras se mueven más durante la temporada reproductiva”, precisa la experta.

La tortuga del río Magdalena avanza a pasos agigantados hacia la extinción. La UICN la tiene listada como una especie en Peligro Crítico de extinción debido a la destrucción y contaminación del hábitat, consumo, explotación comercial y construcción de represas.

“Los huevos, neonatos, juveniles y adultos son aprovechados para el consumo. También la capturan para tenerla como mascota y su área de distribución no coincide con ninguna zona de protección privada o estatal”, cita el Libro Rojo de los Reptiles.

Según Lasso, estas tortugas son importantes en la medicina tradicional de algunos pescadores, quienes creen que su carne ayuda a las madres a recuperarse del embarazo, cura enfermedades de la piel y ojos, confiere longevidad y fortaleza y es afrodisíaca.

“En Semana Santa se incrementa su caza para satisfacer las demandas locales y regionales de carne blanca. En el Magdalena bajo y río Sinú, algunos pobladores se dedican exclusivamente a la captura, transporte y venta de huevos e individuos”.

Los adultos de esta especie se venden entre 10.000 a 25.000 pesos y los huevos entre 700 a 1.200 pesos cada uno. Cuando los neonatos eclosionan son capturados con el objeto de venderlos en el mercado ilegal de mascotas.

Sin embargo, los expertos del Humboldt consideran que sus mayores amenazas son la degradación del hábitat, el secado de los cuerpos de agua, la sedimentación, invasión de plantas acuáticas, contaminación con mercurio y la construcción de represas grandes.

“Existe mucha información biológica de la especie y hay varios planes, programas y estrategias en zonas como la cuenca del río Sinú, río Claro Cocorná Sur (Antioquia), el departamento del Atlántico y Magdalena medio”.

Lasso y Morales indican que los planes de manejo y conservación para esta especie deben tener en cuenta las características de su historia de vida, tasas de sobrevivencia específicas, estructura genética, tendencias poblacionales, uso diferencial de hábitat, desplazamientos y migraciones.

“Hay evidencia de al menos tres extinciones locales recientes. Análisis cuantitativos indican que existe una posibilidad mayor del 50 por ciento de que la especie se extinga en estado silvestre dentro de tres generaciones, es decir aproximadamente 30 años”, revela el Libro Rojo de los Reptiles.

Charapa (Podocnemis expansa): PELIGRO CRÍTICO

Imponentes ríos como el Orinoco y Amazonas, además de sus tributarios y bosques inundables, le sirven de hogar a la tortuga de agua dulce con el caparazón más grande del Neotrópico, que puede llegar a medir 89 centímetros.

Podocnemis expansa, llamada por los pobladores de la manigua como charapa, jipú, arrau, tartaruga y bawe, habita en ocho países de Sudamérica. En Colombia se le puede ver en los ríos de aguas oscuras y claras del Amazonas, Arauca, Caquetá, Casanare, Guainía, Meta, Putumayo, Vaupés y Vichada.

Tiene un caparazón aplanado de colores que varían entre gris oscuro, café y verde oliva, con cinco escamas vertebrales y varias escamas. Su cabeza es ancha, el hocico puntiagudo y cuenta con una membrana timpánica grande.

Las crías y juveniles cuentan con manchas amarillas y pecas negras en la cabeza, aunque esa coloración desaparece con la edad. Los machos adultos tienen el caparazón en forma circular, con una muesca anal muy pronunciada en forma de “U”, y la cola larga.

Según Morales, la charapa es una tortuga acuática que se encuentra en sistemas de aguas blancas, claras o mixtas. “En periodo de aguas altas habita en zonas inundables y en aguas bajas se desplaza a los ríos grandes y medianos para reproducirse. Es omnívora, aunque en etapa adulta es frugívora”.


Podocnemis expansa o tortuga charapa habita en ocho países de Sudamérica. Debido a la acción del hombre, está listada como una especie en Peligro Crítico de extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


Anida solitaria o en grupos de forma simultánea una vez al año en playas arenosas y elevadas. “Desovan 80 huevos en promedio, con una variación entre 50 y 172 por nidada. Es una especie altamente migratoria, llegando a desplazarse hasta 420 kilómetros entre los sitios de anidación y alimentación”, anotó Morales.

Este reptil ha sido usado a gran escala por los humanos desde hace más de cuatro siglos. Por ejemplo, el aprovechamiento masivo de sus huevos fue utilizado para proveer de aceite e iluminar las calles de las principales ciudades de Europa.

“En 1670, por una bula papal se incluyeron a las tortugas y peces dentro de las especies que se pueden consumir durante Semana Santa, se fomentó el aprovechamiento de la especie. Hacia los años 70 se reportó el comercio ilegal de tortuguillos exportados a Estados Unidos”, revela el libro de tortugas continentales del Instituto Humboldt.

Según la publicación, en 1980 había 330.000 hembras adultas en el río Orinoco (Venezuela), cifra que en 2010 no superó las 800. La explotación de este reptil también ha sido intensa desde la colonia en la Amazonia: en el río Caquetá fueron extraídas 2.387 hembras ponedoras en 1997 y en el Parque Nacional Cahuinarí se registró un consumo de 213 charapas entre 2008 y 2009.

La charapa está listada como una especie en Peligro Crítico de extinción en el Orinoco colombiano y En Peligro en el Amazonas. Sus principales amenazas son la caza, saqueo y comercialización de adultos y huevos.

Aunque se han desarrollado varias estrategias en el país, como el Plan charapa, los esfuerzos de conservación de la Corporación Araracuara y Fundación Puerto Rastrojo y el programa de investigación y manejo a lo largo de los ríos Meta, Bita y Orinoco (Fundación Omacha con apoyo de Ecopetrol y el Instituto Humboldt), el futuro de esta tortuga sigue en vilo.

“Es necesario hacer estudios enfocados en la estimación de poblaciones y el conocimiento de la distribución de la especie, al igual que declarar áreas estratégicas para su protección, acuerdos con comunidades y la vigilancia y protección de los nidos. Los canales de comunicación entre los locales y corporaciones autónomas son urgentes”, indicó Morales.

Terecay (Podocnemis unifilis): EN PELIGRO

Sus más de 40 centímetros de largo la convierten en la segunda tortuga de agua dulce más grande de Colombia. La ciencia la llamó Podocnemis unifilis, pero es más conocida como terecay, taricay, taracayá, peta de río o tortuga de puntos amarillos.

En el país habita en las cuencas del Amazonas y Orinoco y en Sudamérica hay registros en los ecosistemas selváticos y sabanas de Bolivia, Brasil, Ecuador, Guayana, Guayana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela.

Su caparazón es ovalado, de colores marrón a verde grisáceo y con 12 escudos. La cabeza es alargada, coloreada de gris, oliva marrón o negra y con manchas amarillas y naranjas. Tiene ojos verdes y un hocico sobresaliente.

La cabeza de las hembras posee una coloración marrón clara, mientras que la de los machos es más oscura y retiene las manchas amarillas típicas de los neonatos y juveniles. La terecay usa gran variedad de ambientes acuáticos, como ríos de aguas blancas, claras y negras, madreviejas, lagos, pozos, lagunas y bosques inundados.

“Aunque es fundamentalmente acuática, la terecay también se asolea. Es herbívora y frugívora, aunque también se le ha visto alimentarse de peces y crustáceos. Al alcanzar la madurez, sus hábitos alimenticios son más amplios y consume peces, carroña, frutas, semillas y plantas”, afirma Lasso.


Podocnemis unifilis, más conocida como tortuga terecay, habita en las cuencas del Amazonas y Orinoco. Por ser la segunda especie más traficada a nivel nacional, está En Peligro de extinción en Colombia. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


Las hembras desovan al inicio de la temporada seca, cuando los bancos de arena quedan expuestos a lo largo de los ríos. “Estudios con radiotelemetría en el bajo Caquetá arrojaron que las hembras se desplazan hasta seis kilómetros poco después de anidar y desovan al año siguiente en la misma playa”, complementa el investigador del Humboldt.

Cada sitio de anidación puede albergar entre dos hasta 46 hembras simultáneamente, pero nunca en congregaciones masivas. La actividad de postura ocurre en la noche, proceso que puede tomar alrededor de 30 a 60 minutos. Para la construcción del nido, con un promedio de 24 huevos, la terecay humedece el agujero con orines para ablandar la tierra y seguir excavando.

La terecay perdió más del 50 por ciento de su población en las últimas tres generaciones, razón por la cual está En Peligro de extinción en Colombia. Según el Libro Rojo de los Reptiles, ha sido objeto de explotación comercial y consumo masivo de huevos y adultos. “Hoy en día, en la Amazonia y la Orinoquia colombiana, ocupa el segundo renglón de importancia alimenticia después de la charapa”, cita la publicación.

Morales precisa que, debido a la disminución de las poblaciones de la charapa, la presión de caza se ha dirigido cada vez más hacia la terecay. “Es la segunda especie a nivel nacional más decomisada por las autoridades, con 3.850 registros entre 2006 a 2011. La presencia de ganado en las playas en el río Amazonas conlleva a que las tortugas pierdan territorio para el desove”.

La terecay es cazada para elaborar aceites y ungüentos medicinales con su grasa. Es un símbolo para las comunidades indígenas, ya que es protagonista de mitos, leyendas y su caparazón sirve como instrumento musical en ciertos rituales.

En el bajo Caquetá, una docena de huevos de esta tortuga tiene un costo de 5.000 pesos en la comunidad de Curare y entre 12.000 y 19.000 en La Pedrera. La cacería comercial está dirigida a las hembras reproductoras, ya que son más grandes y tienen mayor valor monetario que los machos.

Según Lasso, la terecay está priorizada en el Programa nacional para la conservación de las tortugas marinas y continentales de Colombia, y para las cuencas del Amazonas y Orinoco está en los planes de acción para su manejo y conservación.

“El Parque Nacional Tinigua la considera especie objeto de conservación y está incluida en el plan de manejo y conservación de especies amenazadas en la Reserva de Biosfera El Tuparro. También cuenta con el programa de conservación Atsapani, que abarca el río Meta desde Orocué hasta Puerto Carreño y a lo largo del río Bita”.

Morales considera que es necesario adecuar e implementar la legislación para que esté acorde con las propuestas de los planes de conservación de las tortugas. “Hay que apoyar los planes de conservación existentes mediante la asignación anual de recursos económicos a largo plazo”.

Carranchina (Mesoclemmys dahli): EN PELIGRO

Mesoclemmys dahli, más conocida como tortuga carranchina, montañera o cabeza al lado, es una especie única de los remanentes del bosque seco del Caribe colombiano. Es decir que no hace parte de ningún otro ecosistema del planeta.

Es una tortuga acuática pequeña, con tamaños que no superan los 28 centímetros. Su cabeza es gris, grande y aplanada y sus extremidades son amarillas, a veces con un tinte rojo naranja.

La carranchina habita en los pequeños pozos, quebradas y arroyos temporales o permanentes de los bosques secos del Caribe. Cuando va a terreno seco, permanece entre la hojarasca o raíces de los árboles.

Es omnívora y se alimenta en el agua durante la noche de caracoles, crustáceos, insectos, renacuajos, ranas, alevinos y pequeños peces. También come carroña y ocasionalmente material vegetal.

Es de hábitos nocturnos, aunque en días soleados puede salir a asolearse en los bordes del cuerpo de agua o sobre troncos caídos. En la noche puede salir y deambular en tierra en busca de otros cuerpos de agua.


La tortuga carranchina (Mesoclemmys dahli) es una especie endémica de los remanentes del bosque seco del Caribe colombiano. Esta joya caribeña está En Peligro de extinción por múltiples amenazas. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


“Hay indicios de que se puede desplazar varios kilómetros en una noche a través de tierra firme. Cuando hay lluvias fuertes se generan grandes corrientes en los arroyos que arrastran las tortugas, por lo cual se presentan grandes desplazamientos”, según el Libro Rojo de los Reptiles.

Según el Libro Rojo de los Reptiles, la especie es abundante en ciertos sitios de Córdoba, con densidades de 20 a 60 tortugas capturadas por hectárea. “En algunos humedales artificiales estos valores fueron de hasta 500 individuos. En Cesar las densidades no superaron las 10 tortugas”.

Esta joya del Caribe colombiano está En Peligro de extinción por múltiples amenazas como la transformación de su hábitat, la pérdida de la cobertura vegetal, quemas, contaminación química de las aguas, urbanización, agricultura y ganadería.

“El bosque seco del Caribe es uno de los ecosistemas más transformados del país. Se estima que el bosque de la parte plana del norte del Caribe, donde habita la carranchina, puede haber perdido más del 80 por ciento de su cobertura original”, dice Lasso.

En todos los lugares donde se han detectado poblaciones de esta tortuga, su hábitat está deteriorado y sometido a quemas regulares que provocan una alta mortalidad de individuos adultos y nidadas.

“La carrachina tiene una extensión de presencia reducida, de aproximadamente 4.137 kilómetros cuadrados. Los ecosistemas que habita se han transformado, reducido y degradado de manera notable en un 80 por ciento, lo que ha causado una reducción poblacional e inclusive la desaparición de la especie en algunas localidades”, precisa el libro de los reptiles.

La carranchina no cuenta con ninguna medida de conservación, por lo cual Morales considera necesario realizar actividades de restauración ecológica en las distintas localidades donde se conocen poblaciones, proteger áreas contiguas a los cuerpos de agua y desarrollar mecanismos para evitar que los individuos mueran durante las quemas.

Por su parte, Lasso indica que es urgente designar un área protegida de orden regional o local para la conservación de la especie, ya que es endémica de Colombia. “También son necesarios estudios detallados sobre su ecología reproductiva, los efectos de las actividades humanas sobre sus poblaciones y la viabilidad de estas a largo plazo”.

Inguensa (Rhinoclemmys diademata): EN PELIGRO

Tortuga única de Colombia y Venezuela. En el territorio nacional ha sido reportada en Norte de Santander, en la subcuenca del Catatumbo. Rhinoclemmys diademata es más conocida como inguensa, galápago negro, palmera, chibigüi, bijaoguera, cabeza pintada o galápago de Maracaibo.

Es un reptil de tamaño mediano (22 centímetros en Colombia y 28 en Venezuela), con un caparazón de color café oscuro a negro, cabeza negra con una “V” amarilla, crema o naranja y extremidades largas.

“Es una tortuga semiacuática que habita en lagos, pozos y remansos, aunque también se le ve caminando sobre tierra firme. Es una especie omnívora que se aparea todo el año, produciendo entre seis y 18 huevos anuales que pone sobre el suelo y los cubre con plantas”, afirma Morales.

Se alimenta de plantas acuáticas, insectos, caracoles, gusanos y otros pequeños invertebrados, y su reproducción se ve afectada cuando hay escasez de alimentos o en años muy secos.

A la fecha no hay información poblacional sobre la inguensa en Colombia. Sin embargo, en el Parque Nacional Catatumbo-Barí se hace referencia a la especie como frecuente. “Se conoce muy poco sobre sus hábitos y requerimientos”, complementa Lasso.


La tortuga inguensa (Rhinoclemmys diademata) es un reptil único de Colombia y Venezuela catalogada en Peligro de extinción en el territorio nacional por su distribución restringida. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


Es consumida por los indígenas del Catatumbo-Barí y es capturada para tenerla como mascota en Cúcuta y El Zulia. Su mayor amenaza es el alto grado de afectación de la cuenca del Catatumbo, panorama desatado por los desarrollos agrícolas, pecuarios y cultivos ilícitos.

“La subcuencas de los ríos Zulia y Tibú son las más afectadas en comparación con los ríos Sardinata y Catatumbo. También hay una contaminación de los ecosistemas por los derrames de petróleo”, cita el Libro Rojo de Reptiles.

La inguensa o galápago negro está catalogada como una especie En Peligro de extinción, estampa que tiene su explicación en su distribución bastante restringida (1.465 kilómetros cuadrados) y la falta de control de sus amenazas.

“En la cuenca del Catatumbo hay numerosos canales construidos para el riego que no se sabe si han perjudicado a la especie, y dentro de su área de distribución se realiza extracción de petróleo”, menciona Lasso.

Morales indica que esta tortuga no cuenta con ninguna medida de conservación y carece de información referente a su historia natural, demografía y uso. “Es necesario fortalecer las estrategias con el Parque Natural para incluirla entre las prioridades de investigación”.

Aunque en 2002 se propuso crear un área protegida para su conservación, hasta la fecha no se han llevado a cabo acciones para tal fin. “Al ser una especie restringida a una cuenca compartida con Venezuela, se requieren acuerdos binacionales para su conservación”.

Morrocoy (Chelonoidis carbonarius): VULNERABLE

Es una tortuga terrestre grande, de hasta 50 centímetros de largo, con unas extremidades macizas y sin dedos visibles, similares a las patas de los elefantes. Chelonoidis carbonaria, conocida como morrocoy, morroco o morrocón, cuenta con un caparazón similar a la forma de una guitarra.

Habita en 10 países de América Latina, y en Colombia es una de las especies con mayor distribución en las cuencas de Caribe, Magdalena, Orinoco y Pacífico.

Los machos tienen escudos anales muy puntiagudos. El fondo del caparazón es negro y en el centro de cada escudo hay una mancha amarilla, naranja o rojiza. La cabeza posee escudos amarillos simétricos.

El bosque seco tropical es el principal hogar del morrocoy, donde se refugia en cuevas formadas por la acumulación o afloramiento de grandes rocas en diferentes áreas del terreno, y entre montículos de maleza o rastrojos.

Se alimenta de frutos del bosque, en especial los rojos y amarillos. Las flores constituyen cerca del 30 por ciento de su dieta, alimento que complementa con plantas vivas o muertas como hojas, raíces y hojarasca. También consume insectos, caracoles, lombrices y carroña.


Chelonoidis carbonarius o morrocoy es una tortuga terrestre que es capturada en el Caribe para tenerla como mascota. Por eso está listada en la categoría de Vulnerable a la extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


Según Lasso, debido a la gran diversidad de frutos que consume, los grandes desplazamientos y la capacidad de retener semillas en su organismo, el morrocoy es considerado un dispersor de semillas muy efectivo.

“Es diurno y totalmente terrestre. Se entierra en el fango o refugia bajo piedras o vegetación y se desplaza muy lento, a una tasa estimada de 84 metros por hora. Los machos recorren largas distancias en la temporada de apareamiento, que corresponde a la época de lluvias”.

Esta tortuga está a punto de desaparecer en Colombia debido a múltiples amenazas y enemigos potentes. Primero fue categorizada En Peligro Crítico, especialmente por su situación en la región Caribe, y ahora está listada en la categoría de Vulnerable.

“Si bien sigue existiendo una disminución en el tamaño de su población, área de ocupación y extensión de presencia, la especie tiene una amplia distribución que incluye zonas mejor conservadas que la región Caribe”, cita el Libro Rojo de los Reptiles.

Es uno de los animales más capturados por los habitantes del Caribe para tenerlos como mascotas. Según Lasso, algunos consideran al morrocoy como un símbolo de buena suerte, lujo y prosperidad para las familias.

“En el Caribe las mantienen en encierros de numerosos individuos, lo que para las comunidades incrementa la suerte en las familias. Adicionalmente, en algunos sitios se cree que su consumo aumenta el vigor sexual”.

Aunque su gran enemigo es la extracción de las poblaciones naturales, algo que en los Llanos Orientales está relacionado con el consumo de su carne y tráfico hacia Venezuela, la deforestación y pérdida de hábitat también la tienen en apuros.

“La ganadería, quemas, minería ilegal y extracción de madera constituyen una amenaza para la especie, dado que su baja movilidad las hace muy susceptibles a la muerte o captura cuando se destruyen sus hábitats”, informa Morales.

Los expertos del Humboldt consideran que es urgente localizar poblaciones naturales mejor conservadas que las que hasta el momento se han registrado, para así adelantar estudios que permitan ampliar su conocimiento.

“También es necesario adelantar estudios genéticos que permitan aclarar si hay más poblaciones genéticamente estructuradas, al igual que declarar áreas protegidas donde habita esta tortuga”.

Hicotea (Trachemys callirostris): VULNERABLE

Trachemys callirostris, más conocida como hicotea, galápago o morrocoy de agua, es una tortuga mediana con un tamaño máximo de 35 centímetros y siete kilogramos de peso. Tiene un caparazón con cinco escamas vertebrales, una cabeza grande, plana o cóncava y un hocico cónico.

Su rostro y extremidades están pintados con líneas y manchas amarillas, verdosas y naranjas. Es un reptil que solo habita en Colombia y Venezuela, con una distribución en el territorio nacional en las cuencas del Caribe y Magdalena.

“Es semiacuática, generalista y omnívora. Ocupa una gran variedad de cuerpos de agua y pone sus huevos en suelos húmedos y con vegetación herbácea entre diciembre y mayo y julio y agosto. Las posturas varían de uno a 25 huevos”, afirma Morales.

En la Depresión Momposina, algunos expertos documentaron que las hembras de mayor tamaño se encontraban en sitios con menor intensidad de caza y mayor precipitación, es decir que las condiciones ambientales y la cacería están afectando las poblaciones.


La tortuga hicotea (Trachemys callirostris) es uno de los animales más consumidos en el Caribe colombiano. Sumado a otras amenazas como la pérdida de hábitat, este reptil está listado como vulnerable a la extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


La hicotea está listada como una especie Vulnerable a la extinción debido a la reducción mayor o igual al 30 por ciento de su población en los últimos 20 años, una hecatombe generada por los altos niveles de explotación y degradación de su hábitat.

“Las causas de esta disminución no han cesado y algunos de ellos, como la pérdida del hábitat, se consideran irreversibles”, complementa Morales. Es una de las especies más consumidas en el Caribe colombiano. Según el Libro Rojo de los Reptiles, dos amenazas son sus grandes enemigos: la captura y la degradación del hábitat.

“Se estima que más de un millón de hicoteas son cosechadas anualmente en la región de La Mojana en Sucre. El impacto de esta presión sobre las poblaciones es evidente si se considera que el promedio del tamaño de las hembras en poblaciones con mayor extracción es menor”.

La hicotea es la tortuga más decomisada del país, con el 50 por ciento de los registros solo entre 2005 y 2009: de los 5.922 registros de incautación o decomiso de tortugas en Colombia, 40,4 por ciento fueron hicoteas.

La otra gran amenaza es la alteración de las ciénagas y otros cuerpos de agua dulce. Según Lasso, en los últimos 20 años el 56 por ciento de la zona de la cuenca del río Magdalena fue transformada.

“La desecación de los humedales, actividad común en el Caribe, probablemente aumentará en el futuro cercano. Las hicoteas también se ven afectadas por proyectos hidroeléctricos, quemas de los pastizales durante la época reproductiva, pérdida de nidos por el ganado y contaminación por mercurio y otros metales pesados”.

Varios análisis han registrado mercurio en las yemas y embriones de los huevos de hicoteas del Magdalena, mientras que las de la cuenca del río Sinú han presentado mayores niveles de daño cromosómico.

Las únicas zonas donde habita la hicotea que han sido declaradas como áreas protegidas son los Santuarios de Fauna y Flora Ciénaga Grande de Santa Marta y el Corchal del Mono Hernández. Sin embargo, cuenta con un plan de manejo nacional orientado a su uso sostenible desde 2009.

“Se ha avanzado en el planteamiento de un modelo de aprovechamiento con las comunidades rurales, pero hay que avanzar en programas de educación ambiental para advertir de los riesgos de consumir esta especie en las zonas afectadas por mercurio”, enfatiza Morales.

Los expertos del Humboldt advierten que es urgente modificar la legislación ambiental para que quede prohibida la cosecha comercial de hembras mayores de 10 centímetros, al igual que crear áreas protegidas donde habita y realizar actividades de restauración ecológica en las áreas donde las poblaciones son sometidas a extracción.

Cabeza de trozo (Kinosternon dunni): VULNERABLE

Es una tortuga única del Chocó colombiano. Su caparazón y cabeza son de color café, esta última con algunas reticulaciones amarillas. La llaman cabeza de trozo por el hocico bulboso de los machos adultos, quienes a su vez son de mayor tamaño que las hembras.

Kinosternon dunni se diferencia de las otras especies de la familia por características como un caparazón sin quillas, parches de escamas rugosas en el interior de los muslos y ausencia de bandas distintivas en la cabeza.

“Es una tortuga pequeña que alcanza al menos 18 centímetros, con un caparazón café oscuro o claro. Los machos presentan un mayor tamaño que las hembras y tienen un hocico bulboso”, cita el Libro Rojo de los Reptiles.

Según Morales, es una tortuga semiacuática que habita en áreas pantanosas y pequeños riachuelos. “Es principalmente herbívora. Las comunidades del Chocó han informado que se reproduce durante todo el año, con múltiples posturas de dos a tres huevos”.

Recientemente se encontraron 17 individuos en el Atrato y durante los últimos años la especie ha sido registrada en más de seis localidades en la cuenca del Atrato y una más en la cuenca del San Juan.


La cabeza de trozo (Kinosternon dunni) es una tortuga única del Chocó colombiano que padece por la contaminación y transformación de los ecosistemas. La ciencia la tiene listada como una especie Vulnerable a la extinción. Foto: Germán Forero.


La cabeza de trono, también llamada truenito o tapaculo, fue categorizada como Vulnerable a la extinción debido a que es una especie rara (poco abundante, distribución restringida y de hábitats particulares) y porque su hábitat está siendo reducido, fragmentado y la calidad del mismo está disminuyendo.

“Además de contar con una distribución restringida, también es consumida en algunas localidades de las cuencas del Baudó y San Juan. La deforestación, el uso de los ríos y quebradas para extraer madera y la actividad minera, la amenazan cada día más”, menciona Morales.

No existen registros de explotación comercial de la especie, probablemente por su rareza. “Sin embargo, un individuo fue encontrado en una calle de Cali y luego entregado al Zoológico de Cali en el 2008”, informa el libro de reptiles.

Por tratarse de una especie endémica para el Pacífico colombiano y estar amenazada por la minería y deforestación, Lasso y Morales indican que debe consolidarse un área protegida de carácter local o regional para su conservación. “Se requiere continuar con estudios demográficos de la especie y determinar el efecto de las perturbaciones humanas como la deforestación y contaminación del agua por minería”.

Chipiro (Podocnemis erythrocephala): VULNERABLE

Solo habita en Brasil, Colombia y Venezuela. En el territorio nacional, Podocnemis erythrocephala, conocida como tortuga chipiro, chipire, chimpire o chimpiro, hace presencia en las cuencas del Amazonas (río Negro) y Orinoco.

Esta especie es la más pequeña de su género, ya que no sobrepasa los 32 centímetros. El registro máximo para Colombia fue en Guainía, donde se observó una hembra de 24 centímetros.

La cabeza de los machos es de fondo café con coloraciones naranja o habano. “En ningún ejemplar observado en Colombia se ha encontrado la tonalidad rojiza como se ha registrado para Venezuela, donde los machos tienen manchas rojo bermellón en la cabeza”, dice Lasso.

Las hembras son más grandes que los machos, pero estos últimos cuentan con una cola más gruesa y extensa. Habita en los ríos pequeños, caños y aguas negras, y en la Estrella Fluvial de Inírida es abundante en el cauce principal del río Inírida y Atabapo.

“Es una tortuga acuática, omnívora y predominantemente diurna. Los nidos de las hembras son excavados en sustrato arenoso, donde ponen de dos a 12 huevos”, apunta Morales.


En Colombia, la tortuga chipiro (Podocnemis erythrocephala) habita en las cuencas del Amazonas (río Negro) y Orinoco y está categorizada como una especie Vulnerable a la extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


La tortuga chiripo está catalogada como una especie Vulnerable a la extinción debido a su reducción poblacional y amenazas que aún no han sido controladas, como el sobreaprovechamiento y disminución de la calidad del hábitat.

“En la región del bajo río Inírida y en el bajo Atabapo en Colombia, es aprovechada para el consumo y comercio ilegal. Las crías son capturadas y mantenidas en cautiverio hasta que alcanzan un tamaño apropiado para su sacrificio. Sus huevos e individuos adultos son consumidos localmente”, informa el Libro Rojo de Reptiles.

Según Morales, esta situación se agravó con la llegada de la minería ilegal, especialmente para la extracción de oro. “Esta actividad, además de contaminar con mercurio los cuerpos de agua, aumentó la demanda por carne de monte, entre estas la de tortuga”.

En el río Inírida se ha incrementado la cantidad de sedimentos por la minería ilegal, y desde 2014, existe una actividad minera de gran envergadura con la presencia de numerosas balsas en el río Atabapo.

Lasso asegura que en la frontera colombo-venezolana, la chiripo también es sometida a una fuerte extracción, siendo la segunda especie de tortuga más importante después de la cabezona.

“Es indispensable realizar estudios básicos sobre aspectos como la historia natural, demografía y uso, al igual que programas de protección y manejo con las comunidades indígenas. La minería la tiene en alto riesgo”, concluyen los investigadores del Humboldt.

Swanka (Kinosternon scorpioides albogulare): VULNERABLE

Es una tortuga de tamaño pequeño que solo habita en algunas zonas de Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y El Salvador. En el territorio nacional es exclusiva del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Los tamaños máximos registrados en Colombia de Kinosternon scorpioides albogulare o swanka fueron un macho de 15,8 centímetros y una hembra de 15,3. Cuenta con un caparazón con tres quillas que se hacen menos evidentes cuando envejecen.

La cabeza de esta tortuga tiene puntos o reticulaciones amarillas, crema o naranja sobre un fondo café o gris. La mandíbula inferior es amarilla y el color del caparazón varía de café claro a oliva oscuro.

“Esta subespecie se encuentra en ecosistemas lénticos como arroyos de poca corriente, pantanos y manglares internos. Es omnívora y ocasionalmente carroñera, al alimentarse de frutas, moluscos, artrópodos, larvas de insectos y ranas”, asegura Morales.

Según la investigadora, en Colombia no se han realizado estudios sobre la reproducción de la subespecie. “Es probable que en San Andrés la temporada de anidación ocurra entre febrero y marzo, cuando los niveles de los manglares bajan. Ponen hasta seis huevos por nidada y pueden recorrer más de 68 metros en dos días”.


En el territorio nacional, la tortuga swanka (Kinosternon scorpioides albogulare) es exclusiva del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Es una subespecie Vulnerable a la extinción. Foto: Mónica A. Morales (Instituto Humboldt).


En 2002, la población de esta tortuga en San Andrés fue estimada en 4.343 individuos, con poblaciones abundantes en los manglares Sound Bay, Smith Channel y Salt Creek. En 2011, Lasso observó una población grande en Sound Bay.

“La población de la isla está compuesta por diferentes subpoblaciones (siete) bien establecidas y separadas entre sí. Las personas que viven en cercanía de los manglares afirman que en años anteriores se observaban más individuos de esta tortuga”, dice el Libro Rojo de los Reptiles.

Esta subespecie está categorizada como Vulnerable a la extinción por la distribución restringida y bajo número de localidades. “También existen amenazas actuales y proyectadas a futuro que podrían afectar el área de ocupación, con lo cual aumentaría también la categoría de amenaza”, precisa Morales.

Swanka es consumida ocasionalmente en la isla de San Andrés. Algunos pobladores le atribuyen poderes medicinales, pero esto es muy esporádico. “Suelen ser capturadas para tenerlas como mascotas”.

Sus hogares, como lagunas de tamaño pequeño y manglares, presentan un alto grado de transformación, fragmentación por pérdida de la cobertura vegetal, quemas y contaminación por residuos sólidos y líquidos.

“La presencia de especies introducidas en el archipiélago representa una amenaza, ya que se alimentan de sus huevos, juveniles e incluso individuos adultos. Entre las invasoras están Caiman crocodilus fuscus, Boa constrictor, Tupinambis teguixin, Mus musculus y Rattus norvegica”, indica el libro de los reptiles.

Lasso y Morales consideran que es necesario realizar estudios sobre la población de esta tortuga en el archipiélago para comparar con estudios anteriores. “Se requiere de un programa de monitoreo de la subespecie y continuar con las actividades de restauración ecológica en los manglares y humedales”.
Ver más ...

Instituto Humboldt lanza bitácora de las plantas que embellecen los páramos de Colombia

header

 

Por: Prensa Instituto Humboldt | Bogotá D.C., 19 de marzo de 2021

Instituto Humboldt lanza bitácora de las plantas que embellecen los páramos de Colombia




El Senecio formosoides, más conocido como “Arnina”, es una hierba de hasta un metro de altura con flores fucsias y violetas.


Además de los emblemáticos frailejones, en los páramos de Colombia habitan cerca de 4.000 especies de plantas, una magia biodiversa que corresponde al 15 por ciento del total de especies registradas en el territorio nacional.

Sin embargo, reconocer las plantas del páramo no es una tarea sencilla, por lo cual el Instituto Humboldt elaboró una herramienta de fácil consulta y acceso para que aficionados, expertos y ciudadanía puedan acercarse más al universo de la botánica.

Se trata de la segunda edición de la Bitácora de Flora de los páramos colombianos, una guía visual de esos cuadernos en donde los científicos anotan avistamientos de especies, características del espacio, los objetos que están analizando o incluso como una guía de datos e ideas para sus investigaciones.

En este caso, en la Bitácora de Flora se presentan fichas con información sobre las diversas plantas de páramo, sus formas de crecimiento, familia, especie, autor que describió la planta por primera vez, nombre común con el que se conocen en los territorios, una breve descripción física que permite hacer la correcta identificación, su distribución geográfica y categoría de amenaza - un dato adicional para esta edición.

Según Hermando García Martinez, director del Instituto Humboldt, esta guía es un insumo clave para consulta de investigadores, autoridades ambientales, turistas y población local interesada en profundizar su conocimiento acerca de la flora del páramo, su distribución e interacción con otras plantas y animales.

"Incluye además las principales especies de plantas invasoras, con el ánimo de que sus usuarios puedan dar alertas tempranas sobre su presencia e iniciar las labores de control y posterior mantenimiento de la regeneración vegetativa".


Roseta acaule (Paepalanthus lindenii) con inflorescencias alargadas y flores de color blanco, grisáceo. Foto :César Marín


Las plantas de páramo, por las bajas temperaturas y alta radiación solar, han desarrollado estrategias de adaptación como vellosidades para mantener el calor y reducir la pérdida de humedad, así como la producción de ceras o pequeñas escamas.

"La mayoría tiene hojas pequeñas y rígidas y son comunes las formas como rosetas o individuos leñosos, muy eficientes al capturar la niebla e infiltrar el agua que va a alimentar los nacimientos de quebradas y ríos de las que se surten poblaciones que habitan en las partes bajas de la montaña", precisó García.

Esta biodiversidad se ve amenazada a escala local, principalmente por la expansión de la frontera agrícola, la minería, la aplicación de agroquímicos, la introducción de especies de plantas invasoras como el pino, la acacia, el retamo, y por fenómenos globales como el incremento de temperaturas debido al calentamiento global.


Retamo liso o blanco (Genista monspessulana) es una arbusto de hasta tres metros de alto que se le conoce como una especie invasora por su rápido crecimiento y expansión que inhibe el desarrollo de las plantas nativas. Foto: César Marín


¿Cómo se usa la Bitácora de Flora ?

La bitácora está disponible para descarga libre en el portal del Repositorio del Instituto Humboldt; puede visualizarse sin ningún problema en el celular o tableta y así llevarla en las salidas al páramo.

En su versión impresa, la Bitácora de Flora, segunda edición, cuenta con un pequeño cuadro de texto en el que se puede hacer anotaciones para que luego el usuario pueda retomarlas en casa y complementar los datos que obtuvo en campo.

Para ampliar esta información y conocer la guía de lectura, haz clic en este enlace “Paso a paso de Bitácora de Flora”



“Esperamos que esta publicación siga contribuyendo a una mayor apropiación social de este ecosistema y a qué todos los interesados, especialistas y aficionados se enamoren del páramo. Esperamos que esta guía se convierta en una herramienta útil para los diferentes actores que trabajan en pro de su conservación y desarrollo sostenible”, dijo César Marín, autor de la Bitácora de Flora.

Esta segunda edición fue lanzada con el apoyo del proyecto Páramos: Biodiversidad y Recursos Hídricos en los Andes del Norte, financiado por la Unión Europea y coordinado por el Instituto Humboldt.

Para consultar y descargar esta publicación haga clic en el enlace “Guía Visual de Plantas de Páramos. Segunda edición”.
Ver más ...
Subscribe to this RSS feed