pixel metricool

Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones
conexion vital
Nota de actualidad | Por: Julián Sáenz

El reto de devolverle espacio a los bosques en Ibagué





Los bosques de Ibagué y sus alrededores se encuentran arrinconados por la intervención humana y los incendios. Foto: Julián Sáenz


Son 10.000 árboles los que se sembraron en el convenio entre el Instituto Humboldt y el Jardín Botánico San Jorge de Ibagué. Con estas plantas nativas se espera enriquecer los bosques en la región.

En Ibagué y sus alrededores se volvió común recibir noticias que alertan sobre los incendios forestales. Las temporadas secas y las intervenciones humanas han puesto a correr a los bomberos de la ciudad y las conflagraciones año a año parecen aumentar.

Algunos medios locales reportaron que en julio de este año se presentaron 16 incendios y agregaron que en 2019 los bomberos atendieron casi 400. Los bosques de la región están arrinconados y con ellos los animales que allí habitan.

También puede leer: Árboles viajeros: conozca la travesía de enriquecer los bosques en La Guajira

Por está razón, el Jardín Botánico San Jorge de Ibagué se dio a la tarea de tratar de devolverle espacio a los bosques secos de la región y de enriquecerlos. Para ello, el jardín firmó un convenio con el Instituto Humboldt para la siembra de 10.000 árboles nativos en el marco del programa de siembra de 180 millones de árboles “sembrar nos une”, liderado por el Ministerio de Ambiente.

Los árboles fueron plantados en dos predios. Uno de ellos es el de la granja San Jorge, un terreno de 120 hectáreas de la comunidad salesiana con grandes bosques aledaños al Jardín Botánico. Allí, se espera que las 5.000 plantas sembradas contribuyan a la rehabilitación de los senderos del jardín en una parte y en otra permitan el aumento de la frontera del bosque.


Varias de las siembras estuvieron orientadas en el aumento de la diversidad de especies del bosque y ampliar la frontera del bosque. Foto: Julián Sáenz


“El jardín tiene 60 hectáreas de las cuales 47.9 son de reserva, además alrededor tenemos un predio con 120 hectáreas, la granja San Jorge. Allí hay algunos espacios con afectaciones en los senderos y es importante trabajar en un proceso de recuperación. Además de cierta manera se contribuye con la presión que ejercemos en las zonas que son del jardín Botánico”, manifestó Germán Oyuela director del Jardín Botánico San Jorge de Ibagué.

También puede leer: El corredor del yaguarundí: un sueño que unirá dos cordilleras

Las otras 5.000 plantas quedaron en la finca El Neme ubicada en el municipio de Coello, un lugar que todavía tiene parches de bosque, pero con zonas que se vieron afectadas por los incendios en la región. En este predio las plantaciones estuvieron orientadas hacia el aumento de la diversidad de especies en las zonas de bosque seco, en la rehabilitación de las zonas afectadas por las conflagraciones e igualmente en la ampliación de la frontera del bosque.

“En Coello es importante destacar que las plantaciones se hicieron en un predio privado. Allí se trabaja la ganadería, pero le dan gran importancia a la conservación de los bosques y eso se debe valorar. Tiene grandes zonas de bosque en las que se puede ampliar la oferta de diversidad de plantas y además tratar de rehabilitar algunas zonas identificadas que tuvieron problemas de incendios hace algunos años”, agregó Oyuela.


El indio desnudo fue uno de los árboles que mejor respuesta tuvo en las zonas afectadas por los incendios. Foto: Julián Sáenz


El Jardín Botánico San Jorge está dividido en tres grandes espacios: una área de reserva, la zona de las colecciones de plantas vivas y la del arboretum, en donde además se encuentra el vivero de una hectárea que fue el centro de producción de las plantas que se usaron para enriquecer los bosques de la región.

Cuenta su director que el transporte de las plantas fue uno de los desafíos a superar ya que los senderos del Jardín Botánico no permiten el paso de carros o mulas, por lo que las plantas tuvieron que ser cargadas por los diferentes operarios que participaron del proceso. “Este trabajo, además nos deja muchas enseñanzas, ya que para cumplir con la meta de producción nosotros hicimos recolección de semillas y rescate de plántulas. Pero vimos que no todas las plantas crecieron de la manera en la que esperábamos o algunas germinaban rápido, pero después su crecimiento era más lento y fuimos descubriendo cosas interesantes. Además, en árboles como el indio pelado vimos que tuvieron buena respuesta en las zonas que fueron quemadas en Coello”, agregó Oyuela.

Le puede interesar: Restaurar ecosistemas estratégicos, la apuesta del Instituto Humboldt en la meta de 180 millones de árboles

Para Edwin Bello, ingeniero forestal y coordinador de siembra de los 10 convenios que tiene el Instituto Humboldt en la iniciativa de 180 millones de árboles en Colombia, este proyecto es importante porque: “todo el trabajo realizado en la siembra fue ejecutado con 36 especies todas forestales, de las cuales había cuatro especies endémicas: Banara ibaguensis, Passiflora emarginata, Ormosia colombiana y Quararibea villanuevae que dan una importancia a este tipo de restauración. Las demás especies nativas tienen una amplia distribución en el país. Una parte del trabajó se realizó en un bosque subandino en la zona del Jardín Botánico San Jorge y la otra es bosque seco tropical en el municipio de Coello”.


El vivero del Jardín Botánico San Jorge es de una hectárea. Desde allí se produjeron los 10.000 árboles del convenio. Foto: Jhon Barros


Educación, la otra clave para restaurar los bosques

Además, de la siembra de 10.000 árboles el Jardín Botánico San Jorge desde su fundación en el año 2000 viene adelantando procesos de extensión no solo con estudiantes de la región sino con la comunidad en general.

También puede leer: Así se recuperan los bosques de Providencia un año después del Huracán Iota

Es así como por ejemplo, una de las iniciativas educativas impulsadas desde el jardín permite que un estudiante pueda asistir una vez al año durante 12 años al jardín y aprender cosas diferentes relacionadas con la biodiversidad y los ecosistemas. “Está es una actividad de guianza dentro del jardín en donde complementamos lo que explican los profesores y de manera vivencial se refuerzan conceptos. Por ejemplo, en el tema del agua yo puedo llevar a un estudiante a la quebrada y allá él verá que es el cauce, el caudal, la vegetación de ribera, las aguas lénticas y lóticas, lo aprenderá en una mañana en el jardín. Otro ejemplo, los estudiantes más pequeños podrán aprender en el jardín las partes de una planta y su funcionamiento. El programa está diseñado para que por el jardín una persona pueda pasar hasta 12 veces en su etapa de estudiante”, explicó Oyuela.


Las publicaciones del Jardín Botánico San Jorge contribuyen con los programas de educación que se realizan tanto para estudiantes como para la comunidad en general. Foto: Julián Sáenz.


Asimismo, desde el Jardín Botánico San Jorge de Ibagué se han desarrollado diferentes productos que le ayudan a entender a la comunidad la importancia de la biodiversidad y los ecosistemas en su entorno. Dentro de las publicaciones realizadas por el jardín se destacan Aves del Jardín Botánico San Jorge y Aula Viva.

El Jardín Botánico San Jorge ve en la educación un eje fundamental para la conservación de los bosques de la región.