pixel metricool

Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones
conexion vital

Buynama, el Hombre de Agua

Descubre Conexión Vital. Cada mes publicaremos un nuevo mito cosmogónico colombiano con su respectiva ilustración. Enero 2014: Mito de Buynama, el Hombre de Agua.

Un día contemplaba el sol y oyó cantar a una mujer. Gritó muy duro pues se dio cuenta de que venía del otro lado de las inundaciones. Era Gerofaicoño o Mujer de los Sapos. Él hizo una maloca y ella preparó la cuaina, jugo de almidón, que salió de su espalda, y yuca, uno de los pocos árboles que ella trajo cerca de la maloca para alimentarse. El dios Jusiñamuy se apiadó de las súplicas y le entregó a Buynama semillas de achiote que debían ser enterradas cada vez que ante el llamado alguien respondiera. Se pusieron de acuerdo para no cantar o hablar duro, pues no querían asustar a quienes aparecieran. Desde entonces los Murui-Muinanes no hacen ruido ante los enfermos para no espantar su espíritu que está lejos.

Él sembró las semillas de achiote y comenzaron a aparecer personas, pero una voz gritó preguntando quiénes eran. Buynama y Gerofaicoño se culparon mutuamente, pero había sido Janaba, la Sombra Mala, que salió al mundo para traer la envidia.

Ante las peticiones de Buynama, Jusiñamuy le entregó semillas de tabaco. Aparecieron los ancestros de cada tribu, pero tenían mucho frío y estaban de mal genio; por esta razón el dios le explicó a él cómo llegar hasta donde Muinágema u Hombre Pintado porque tenía la candela para el calor. Fisido, el Picaflor, hermano de Buynama, se convirtió en ave y se metió en un coco que recogió la hija de Muinágema, que al ver cómo su hija se distraía con él, rompió el coco y el ave fue a dar al agua. La niña se conmovió y llevó a Picaflor cerca del fuego, oportunidad perfecta para robarlo. Para recordar lo ocurrido, las plumas del picaflor quedaron tornasoladas alrededor del cuello. Al regresar entregaron el fuego y todos otros hombres aprendieron a hacerlo frotando palos o piedras.

Buynama construyó una maloca más grande para todos y celebraron, pero los hombres enfermaban por la cauana, proveniente de la espalda de Gerofaicoño, una mujer mala que debía ser remplazada por una buena, que no quisiera evitar el poblamiento del mundo. Él fue a buscar una nueva mujer y encontró a Buynaiño, que fue invitada al baile. Al otro día la mujer desapareció, y con ella los árboles traídos por Gerofaicoño, y en su lugar había algunos frutales y de utilidad. 

Mientras se bañaban todos en el río apareció la mujer mala y se tragó a la buena. Buynama la obligó a vomitar, pero cayó al agua y se convirtió en la tortuga Menisa Buynaiño. El hombre aplastó a la mujer mala, ahora conocida como Gerok, un sapo que comúnmente es aplastado por caminantes.

Sin la presencia de Gerok los hombres pudieron vivir en paz y poblaron el mundo.

Comunidad: Huitoto

Región: Orinoquia y Amazonia

Fuente: Castillo, A.; Uhía, A. 2009. Mitos y leyendas colombinas. Grupo Editorial Educar. 165 p.