Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Nota de actualidad | Por: Prensa Instituto Humboldt

¿En dónde se encuentran los primates en Colombia?




Foto: Instituto Humboldt - Felipe Villegas


  • •  Los primates son un grupo de mamíferos muy carismático. Estos nos recuerdan a nosotros mismos al ser nuestros parientes más cercanos en el reino animal. Colombia cuenta con cerca de 38 especies, de las cuales 10 son endémicas, ubicando al país como el tercero en Latinoamérica con la mayor diversidad de primates después de Brasil y Perú.
  • •  Especies en peligro de extinción como el tití cabeciblanco, el tití gris y la marimonda del Magdalena se encuentran en las zonas Caribe y Andina, lugares que han tenido un mayor porcentaje de pérdida de bosques.
  • •  La Asociación Primatológica Colombiana -APC- y el Instituto Humboldt presentan la segunda edición del Atlas de la Biodiversidad de Colombia que en esta ocasión tiene por protagonistas a los primates.


Son tan parecidos a nosotros que nos causan impresión y gran curiosidad. Cuando los miramos a los ojos, nos vemos reflejados y nos invade una extraña sensación de que en algún momento estuvimos más unidos de lo que podemos imaginar. Eso ocurre con los primates no humanos o micos, como coloquialmente los llamamos. Es difícil elegir de cuál hablar, pues son muchas las especies las que habitan nuestro país y diez de ellas son endémicas, es decir, no existen en ningún otro país del mundo. En todo caso, sus características son fascinantes.


Alguna vez te has preguntado ¿qué tanto sabes sobre los primates? Pues aquí compartiremos información bastante interesante. Las frutas son la base de su dieta, aunque también consumen, en menor medida, semillas, hojas y flores, sin dejar por fuera del menú a insectos e invertebrados pequeños. De hecho, una de sus principales funciones en el bosque es la regulación de poblaciones de distintos tipos de arañas, cucarachas, langostas, polillas, entre otros. Como resultado de estos comportamientos, influyen en la estabilidad de sus hábitats naturales.


Entre la cantidad de especies que habitan Colombia, llama siempre la atención el Mono Zocay o Zogui-zogui (Plecturocebus ornatus) que se encuentra en el triángulo de transición ubicado en el Piedemonte Andino - Amazónico- Orinoquía. Este personaje es hogareño, en parte debido a que es monógamo: puede conservar la misma pareja de por vida. En su grupo, el cuidado de las crías está, principalmente, a cargo del padre; una particularidad en el reino animal. El dato más curioso es que enroscan sus colas al dormir. Esta es una especie que se encuentra en grado de vulnerabilidad a causa de la afectación de sus hábitats, resultado, especialmente, de la deforestación para cultivos de uso ilícito y fragmentación de sus ambientes naturales.


Mono Zocay o Zogui-zogui  (Plecturocebus ornatus) Foto: Xyomara Carretero.


Las especies de primates colombianos son un buen ejemplo de los micos Neotropicales, dado que contamos con representantes de las tres familias reconocidas para el continente americano: Cebidae, Pithecidae y Atelidae. El departamento con mayor número de especies es el Cauca, dado que incluye zonas andinas, del Chocó y del Piedemonte Amazónico, cada una de estas regiones suele tener algunas especies particulares.

¿Por qué estudiar a los primates? El número de primates que se pueden observar en campo, depende de las características biofísicas históricas. En Colombia se han propuesto para estudio lugares de altitud media a baja y vegetación compleja. Por ejemplo, en localidades de zonas de transición como Andes - Amazonia - Orinoquia o los bosques del Pacífico y la Amazonía, ya que presentan la mayor riqueza de especies debido a la alta productividad vegetal.

Una de las variables más importantes para estudiar los primates es, precisamente, su distribución geográfica. Es por ello, que el Instituto Humboldt y la Asociación Primatológica Colombiana -APC propusieron, haciendo uso de la plataforma BioModelos y con el apoyo de expertos, mapas de la distribución geográfica de las especies en Colombia. Como resultado de este proyecto, surgió el nuevo Atlas de la Biodiversidad de Colombia: Primates.

“Gracias a los BioModelos es posible acceder a la información sobre la distribución de primates en Colombia y algunas tendencias de cambio, de manera unificada, abierta e interactiva. Para ello, se realizaron invitaciones a ciudadanos no científicos, estudiantes, investigadores y expertos mundiales, para que compartieran registros georreferenciados de los primates. Como resultado se lograron publicar 1913 registros nuevos a través del SiB Colombia, los cuales fueron el insumo principal para este trabajo. La colaboración de múltiples instituciones, voluntarios y especialmente de los expertos, fue crucial en los talleres de modelación, validación de los modelos y consecución de las coberturas ecológicas”, comentó, Francisco Henao Díaz, miembro de la Asociación Primatológica Colombiana -APC.

El estudio de las coberturas ecológicas es un indicador a la hora de medir el bienestar de los primates: dependen de la productividad de los bosques para el desarrollo de sus actividades diarias y, por lo tanto, su supervivencia recae en la conservación efectiva de bosques y selvas. La deforestación es una de las grandes amenazas que enfrentan estas especies, ya que en el momento las mayores tasas y los núcleos de deforestación, de acuerdo con el Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono de 2018, coinciden con sitios que representan alta riqueza de primates como la Amazonía, el Caribe, la Orinoquia y los Andes.

Ahora bien, los primates en las regiones Caribe y Andina han tenido un mayor porcentaje de pérdida de bosques. De hecho, varias de las especies con mayor peligro de extinción como el tití cabeciblanco, el tití gris y la marimonda del Magdalena, se encuentran en estas zonas.  Otras especies en peligro, se encuentran en lugares del piedemonte amazónico que han sufrido altas tasas de deforestación como los churucos y el tití del Caquetá.

De acuerdo con el Atlas de la biodiversidad de primates, uno de los sitios con mayor riqueza en Colombia es el Putumayo. Pese a ello, sectores como San Miguel, Puerto Asís y Valle de Guamuéz en ese departamento, también presentaron altas tasas de deforestación en el 2018. Este tipo de coincidencias ocurren también en la zona Amazónica y en las selvas del Pacífico colombiano.


Mico de noche caribeño (Aotus griseimembra) Foto: Julio Chacon Pacheco


Hablemos de la riqueza de especies colombianas y su conservación

En cuanto a especies endémicas, en Colombia tenemos las siguientes especies:   Aotus   brumbacki, Aotus griseimembraAotus jorgehernandezi, Cebus versicolor, Cebus malitiousus, Cheracebus medemi Plecturocebus ornatus, Plecturocebus caquetensis, Saguinus leucopus y Saguinus oedipus“El Atlas de la biodiversidad de primates nos dice que la pérdida del área de distribución de los primates endémicos es un patrón recurrente en los departamentos del país, algunas de ellas han perdido entre un 8 y 68% de su distribución potencial y natural en el país”, dijo Elkin Noguera-Urbano, coordinador de BioModelos del Instituto Humboldt y co-editor del Atlas de la Biodiversidad.

La diversidad de los primates incluye múltiples características socioecológicas, por ejemplo, poblaciones con dietas frugívoras, insectívoras, gomívoras, omnívoras y parcialmente folívoras. Su estructura social varía desde parejas monógamas como los titís y los monos nocturnos a grupos de más de 50 individuos como los monos ardilla y los uakaris. Aunque la mayoría son especies diurnas, también se encuentran especies nocturnas (Aotus spp.)

“A pesar de que se ha avanzado mucho en el conocimiento de los primates colombianos, más de la mitad de las especies cuentan con menos de diez estudios publicados. En contraste, dos de las especies (Lagothrix lagothricha y Alouatta seniculus) cuentan con más de 100 publicaciones cada una. La mayoría de los estudios que se han hecho son en temas de ecología y comportamiento en campo”, indicó Pablo Stevenson, investigador de la Universidad de Los Andes y miembro de la APC.

Pero, ¿Qué hacer para conservar los primates? Evitar la destrucción de los bosques y minimizar la cacería son las principales acciones que pueden ayudar a su conservación. Para las especies que estén en mayor riesgo, además, es importante monitorear las poblaciones y hacer proyectos de restauración de bosques, generación de corredores biológicos y protección de hábitat en las zonas más importantes para sus poblaciones.

Según Stevenson, “falta muchísimo por entender del comportamiento para la mayoría de las especies. Incluso, cada investigación que responde una pregunta suele generar varias otras. Por ejemplo, se ha encontrado que las hembras de muchas especies copulan en momentos en los cuales no pueden engendrar, y aún no se sabe si esto es una estrategia para evitar el infanticidio o se da por otras razones”, sostuvo.


Hace poco investigadores de la Universidad de Caldas confirmaron la presencia de un mono nocturno en el departamento de Nariño, que podría corresponder a una nueva especie. También en el sur del Meta existe una especie de tití que tiene un aspecto similar a Plecterocebus caquetensis, pero los expertos no creen que la distribución sea tan extensa. Entonces, en Colombia se piensa que hay especies aún por descubrir.


Para conocer más sobre estos fantásticos personajes, te invitamos para que nos acompañes al lanzamiento del Atlas de la Biodiversidad en Colombia: Primates




Información Evento de Lanzamiento

Invitados:

-       Francisco Henao, vocero del grupo Primates de Colombia de BioModelos – Asociación Primatológica Colombiana.
-       Helena Olaya, vocera de BioModelos - Instituto Humboldt.

Día: 23 de julio de 2020
Hora: 3:30 p.m.
Facebook y Youtube




Conoce algunas de nuestras especies endémicas: