Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Nota de actualidad | Por: Prensa Instituto Humboldt

Un viaje a lo más profundo de la biodiversidad colombiana




Foto: Instituto Humboldt


  • •  Colombia cuenta con más de 260 ecosistemas subterráneos en 21 departamentos del país. En los últimos años se han descrito varias especies nuevas y realizado más investigaciones con énfasis ecológico y biogeográfico, principalmente, sobre murciélagos, peces, cangrejos y fauna y flora acuática microscópica.
  • •  La biodiversidad no es solo lo que ves… te invitamos a descubrir las maravillas escondidas de los ecosistemas subterráneos, en el lanzamiento del libro Biodiversidad Subterránea y Epigea de los Sistemas Cársticos de El Peñón (Andes), Santander, Colombia el Jueves 18 de junio de 2020 a las 4:00 p.m. por nuestros canales digitales Facebook y Youtube.

Con la luz del día, él y su hermano mayor entraron a una cueva. Para ese entonces no disponían de relojes que marcaran a.m. o p.m. Una vez adentro, perdieron el horario y la orientación. Cuando salieron, pensando que habían pasado unas cuantas horas, se llevaron la sorpresa de que habían estado explorando el mundo subterráneo por tres días. Eso ocurre cuando se hace espeleología, la ciencia que estudia el origen y la formación de las cavernas y cavidades subterráneas naturales, así como su extraordinaria biodiversidad.

“Quien no está acostumbrado puede sufrir claustrofobia, entrar en pánico, perderse e incluso, de no tomarse las precauciones, enfermarse por la toxoplasmosis. No se debe entrar solo nunca. Siempre se debe dar aviso a familiares o amigos de cuándo se tiene previsto regresar.”, dijo Carlos Andrés Lasso, doctor en Ciencias Biológicas e Investigador del Programa de Ciencias Básicas de la Biodiversidad del Instituto Humboldt.

Los ecosistemas cársticos corresponden a grandes macizos o mantos de caliza, por donde el correr del agua durante millones de años, ha dado lugar a todos estos ambientes subterráneos como cuevas, cavernas, simas (hoyos) y abrigos rocosos, de gran importancia geológica, pero también paleontológica, antropológica, climática y, por supuesto, biológica.
En Colombia existen 260 sistemas cársticos descritos o inventariados y distribuidos en 21 departamentos, especialmente en Santander, Boyacá, Antioquia, Huila y Tolima. El 89% de estos sistemas se encuentran en paisajes fuertemente transformados por el hombre y solo el 3% está protegido bajo alguna de las figuras de conservación del Sistema Nacional de Parques Nacionales Naturales.
 
La biodiversidad no es solo lo que se ve. A pesar de ser uno de los ecosistemas más fascinantes, la explosión de flora, fauna y recursos que esconden las cuevas y cavernas han pasado desapercibidos por muchos años. Quizá porque ha sido materia de estudios de selectos investigadores y por la logística que conlleva explorar estos ecosistemas al requerir equipos especializados y una exhaustiva preparación física y mental de los investigadores. Termina siendo un estilo de vida.  En palabras de Lasso, “los espeleólogos son gente especial, solidaria, compañeros de la vida, mis mejores amigos los he conocido curiosamente dentro de las cuevas”.
 
 

Estalactitas y estalagmitas. Foto: Felipe Villegas
 
Las cuevas y cavernas brindan numerosos servicios ecosistémicos como agua, guano - sustrato resultante de la acumulación de excrementos de animales- que actúa como fertilizante. Además, son el refugio de especies controladoras de insectos como los murciélagos y de aves como los guácharos, dispersores de semillas, enriqueciendo la vegetación de estos ecosistemas.
 
“A esto se le suma un potencial único descubierto más recientemente: la biodiversidad desconocida. Entre las que destacan numerosas especies nuevas de peces y cangrejos cavernícolas endémicas o únicas de estos sistemas, con adaptaciones biológicas muy interesantes relacionadas con la ausencia total de luz (troglomorfismos)” indica Lasso.
 
Los sistemas cársticos se caracterizan por la compleja interdependencia entre los ecosistemas superficiales y los subterráneos, aunque si bien hay unos totalmente aislados, la mayoría actúan como sumideros y receptores de lo que ocurre en el exterior. De acuerdo con la primera publicación sobre espeleología en Colombia, Biodiversidad Subterránea y Epigea de los Sistemas Cársticos de El Peñón (Andes), Santander, Colombia, estos ecosistemas son frágiles, resultado de amenazas como los agroquímicos utilizados en cultivos, pastizales asociados a la deforestación, tala o quema, así como la ganadería extensiva. Al interior de las cuevas se llevan actividades que también ponen en riesgo su sostenibilidad como gallineros, marraneras, basureros y turismo descontrolado.

 

Foto: Felipe Villegas

Este es el primer estudio en Colombia y Suramérica que incluye distintas disciplinas y grupos biológicos: historia de las expediciones espeleológicas, geología, hidroquímica, fauna y flora cavernícola, conservación del sistema cárstico, fauna y flora de la superficie terrestre como macrohongos, macroinvertebrados acuáticos, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos medianos y grandes.
 
Esta investigación se realizó en el marco de la primera expedición del Proyecto Colombia Bio 2016 en donde se eligió al municipio deEl Peñón, Santander para el estudio focal de los grupos en las cuevas El Caracol, La Tronera, Las Sardinas y Los Carracos, entre otras. Según los datos recolectados, en Santander se han inventariado más de 200 sistemas subterráneos, de los cuales apenas la tercera parte cuentan con estudios geológicos, climáticos y biológicos. 

Los hallazgos de estas expediciones son asombrosos. En materia de insectos, se identificaron ocho posibles nuevas especies para la ciencia y se registró por primera vez el género Epeirotypus en Colombia. Asimismo, se reconocieron nueve especies de murciélagos, de los cuales se registran dos por primera vez para las cuevas del país. Igualmente, se registraron 77 especies de aves pertenecientes a 13 ordenes y 29 familias. Además, por primera vez se hizo una aproximación al conocimiento de mamíferos asociados a los sistemas cársticos, registrando siete especies, entre ellas la oncilla (Leopardus tigrinus), una especie vulnerable y que al parecer ha encontrado un refugio para su supervivencia en estos ecosistemas.
 

Epeirotypus Foto: Dan Strasley
 
 “Una de las grandes satisfacciones de esta expedición fue la participación de población local y científicos de todo el país. El objetivo de este trabajo es que entendamos la necesidad de conocer y de comenzar a hacer lo necesario para la conservación de esa biodiversidad escondida”, aseguró Lasso, editor de la publicación.

Dentro de las recomendaciones que hace la publicación sobre la conservación de los ecosistemas subterráneos se destaca la urgencia por iniciar proyectos de restauración de los ecosistemas, de manera que se garantice la ejecución de planes de manejo adecuados. Como bien comenta Lasso, “la diversidad dentro y fuera del sistema cavernario estudiado nos brinda una puerta abierta para conocer mejor a Colombia desde la visión de la espeleobiología. Afortunadamente, ya está en marcha un proyecto de Ley en el Congreso de la República para la protección de estos ecosistemas”.
 
Información de lanzamiento
 
Biodiversidad Subterránea y Epigea de los Sistemas Cársticos de El Peñón (Andes), Santander, Colombia.
 
Invitados:
 
Yaneth Muñoz
Coordinadora del grupo de investigación Evolución y Ecología de Fauna Neotropical, 
Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia 
 
 
Carlos A. Lasso
Investigador Senior del Programa de Ciencias Básicas de la Biodiversidad del Instituto Humboldt.
 
Día: 18 de junio de 2020
Hora: 4:00 p.m.
Facebook Live
 
La publicación digital estará disponible para descarga el día del lanzamiento.
 
Te esperamos…