Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Nota de actualidad | Por: Instituto Humboldt

En Colombia, más de la mitad de sus ecosistemas se encuentran en riesgo





Vereda La Belleza, Carmen de Chucurí. Foto: Felipe Villegas / Instituto Humboldt


  • •  La biodiversidad es la protagonista del Día Mundial del Medio Ambiente 2020. Colombia es un país megadiverso, pues alberga el 10% de la diversidad biológica planetaria.
  • •  Por cuenta de actividades humanas como la ampliación de la frontera agrícola, cambio de usos de la tierra y el cambio climático, de los 96 tipos de ecosistemas con los que cuenta Colombia reportados por el Instituto de El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales - IDEAM, casi la mitad se encuentra en alto riesgo, algunos en estado crítico y de peligro. Para el 2050, las regiones con mayor pérdida o degradación de ecosistemas son los Andes, norte de la Amazonia y el sur de la Orinoquia.

¿Cuáles son las posibles consecuencias de que la mitad de los ecosistemas del país se encuentre en riesgo? La respuesta es contundente: pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos como el agua, la calidad del aire y de los suelos que proveen, entre otras cosas, nuestro alimento.

Colombia es un país megadiverso por la variedad de ecosistemas que alberga. Son en total 96 que incluyen paisajes que van desde sabanas y desiertos pasando por bosques tropicales secos y húmedos, hasta montañas con áreas paramunas.

De estos, 54 corresponden a ecosistemas forestales, 7 a marítimos, 6 a arbustivos, 16 a sabanas y páramos, y 8 a pantanos con vegetación herbácea y aguas abiertas. Es gracias a esta diversidad de ecosistemas que el país cuenta con 5955 especies endémicas, únicas en el mundo.

De los 81 ecosistemas continentales, 36 se encuentran en alto riesgo: 22 están categorizados en estado crítico y 14 en estado de peligro. De acuerdo con la Evaluación General de Riesgo de los Ecosistemas, para el 2050 las regiones con mayor pérdida o degradación de ecosistemas son los Andes, norte de la Amazonia y el sur de la Orinoquia.
Colombia cuenta con más de 58 mil especies, una lista que va en constante aumento. Los retos por conservar sus hábitats son cada vez mayores. De acuerdo con el
Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia – SIB 1179 especies se encuentran en estado de amenaza.
 
Una de las más grandes amenazas es el cambio climático, dado que a medida que la temperatura local aumenta muchas especies no podrán subsistir a menos de que se muevan hacia zonas más altas. Se ha demostrado que algunos insectos, aves y anfibios ya han iniciado este proceso en montañas tropicales.
 


Espadarana prosoblepon. Foto: Felipe Villegas / Instituto Humboldt

 
De acuerdo con Hernando García, director del Instituto Humboldt, “la biodiversidad es la base que sustenta toda la vida. Es mucho más que genes, especies, ecosistemas o paisajes. La biodiversidad es una maravillosa red de procesos ecológicos que nos proporcionan beneficios vitales como el agua, el aire, alimentos y la posibilidad de relacionarnos con el todo que nos rodea. Cambiar o eliminar un elemento en esta compleja red afecta todo el sistema de vida y puede producir consecuencias negativas. Ahora más que nunca debemos continuar trabajando por la gestión integral de nuestra biodiversidad. Desde el Instituto Humboldt seguiremos generando el conocimiento necesario que permita una adecuada toma de decisiones encaminadas a preservar la vida misma”, dijo García.

El deterioro de nuestros ecosistemas es real. La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente 2020 es un llamado a repensar nuestras formas de vida, de tal manera, que logremos reducir la presión sobre los ecosistemas y así garantizar la conservación de nuestra biodiversidad.
 


Páramo de Pisba, Tasco, Boyacá. Foto: Felipe Villegas / Instituto Humboldt


Día Mundial del Medio Ambiente 2020
Naciones Unidas
 
La variedad de alimentos que comemos, el aire que respiramos, el agua que bebemos y el clima que hace posible nuestra vida en el planeta, no existirían sin los servicios de la naturaleza. Por ejemplo, cada año, las plantas marinas producen más de la mitad del oxígeno de la atmósfera, y un árbol es capaz de limpiar el aire absorbiendo 22 kilos de dióxido de carbono y liberando oxígeno a cambio. A pesar de todos los beneficios que nos brinda la naturaleza, todavía la maltratamos, por eso necesitamos trabajar en ella.
 
El Día Mundial del Medio Ambiente, que este año cuenta con Colombia como país anfitrión, es la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar la acción ambiental. Desde 1974, el 5 de junio se ha convertido en una plataforma global de alcance público que reúne a gobiernos, empresas, celebridades y ciudadanos en torno a un asunto ambiental apremiante.
 
En 2020 el tema es la biodiversidad –motivo de preocupación tanto urgente como existencial–. Eventos recientes, como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia, la invasión de langostas en el Cuerno de África y ahora la pandemia de COVID-19, demuestran la inseparable relación entre los humanos y las redes de la vida en las que vivimos.



Cotorra cariamarilla (Pyrilia pyrilia) Foto: Felipe Villegas / Instituto Humboldt