Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Facebook
Twitter
Linkedin
Youtube
Flickr

La vida privada de los anfibios colombianos en una publicación


Gastrotheca orophyllax (foto: A. Acosta) rana marsupial. Especie En peligro, con distribución en los páramos azonales al sur de Colombia. Lleva sus huevos y renacuajos adentro del dorso hasta que las nuevas ranitas se desarrollan y salen.


Diurnas o nocturnas; con dietas generales o especializadas; de colores, tamaños y pieles contrastantes, con distintos tipos de movimientos; así son las particulares 108 especies de ranas, sapos y cecilias de Colombia que, por primera vez, una publicación digital analiza al detalle.

Se trata de Rasgos Funcionales de Anfibios de Colombia, con la cual se le entrega al país la primera guía con características físicas y ecológicas de anfibios colombianos de todas las regiones del país. Su desarrollo fue posible, gracias al trabajo conjunto de Argelina Blanco-Torres, Martín Baruffol y Andrés Acosta -investigadores del Instituto Humboldt-, y de Noelia Nuñez de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma De Entre Ríos (FCyT-UADER), Argentina, y al apoyo de Colciencias.

La publicación incluye, además, 108 mapas con las distribuciones actuales de los anfibios de Colombia, información para 26 especies exclusivas del país y, entre ellas, algunas de las afectadas por frentes de deforestación en selvas del Pacífico y de la Amazonía.

Según las categorías de riesgo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), de estas 108 especies, dos están En Peligro (EN), dos Vulnerables (VU), cinco Casi Amenazadas (NT), 87 con Preocupación Menor (LC), dos con Datos Insuficientes (DD) y 10 No Evaluadas (NE).


Sachatamia punctulata(foto: A. Acosta) rana de cristal de los bosques subandinos de la cordillera central, catalogada como Vulnerable


Debido a la importancia de los anfibios, por su capacidad de respuesta a la variación ambiental e impacto en procesos de los ecosistemas, los investigadores describieron de manera detallada 16 rasgos de la diversidad funcional de 108 especies colombianas con sus categorías de amenaza, distribución espacial y altitudinal en el país.

La información aquí reunida resulta clave para responder preguntas ecológicas y evolutivas, modelar la respuesta de las especies a los cambios antropogénicos venideros y diseñar estrategias de conservación para uno de los grupos de fauna más vulnerables de Colombia.

En sus páginas se presentan las principales características de las especies de anfibios asociadas al funcionamiento ecosistémico y que permiten, a través de su estudio, el análisis de la situación de los distintos sistemas biológicos colombianos: estado de conservación, distribución, medidas corporales, coloración, tipo de piel, hora de actividad, dieta, reproducción, movimiento, hábitats y hábitos.


Categorías de amenaza

En esta publicación, el hábitat terrestre (suelo), que es el más común y modificado del territorio colombiano, registra el mayor número de especies amenazadas en las distintas categorías de la UICN: Gastrotheca orophyllax y Pristimantis acutirotris están En Peligro (EN). Casi Amenazadas (NT) aparecen Colostethus ruthveni, Osornophryne bufoniformis, Rhinella sternosignata, Pristimantis farisorum y Rulyrana susatamai. El sapo Rhinella macrorhina se encuentra Vulnerable (VU).

En hábitats arbóreos, como los que se presentan en todas las selvas tropicales y bosques andinos bosques del país, la rana de cristal (Sachatamia punctulata) está en la categoría Vulnerable (VU), y la marsupial (Gastrotheca orophylax) aparece En Peligro (EN).


Importancia de los anfibios colombianos


Pipa pipa (foto: A. Acosta) especie acuática que lleva sus renacuajos en el dorso, de allí le salen las ranitas. Su supervivencia depende del mantenimiento de los humedales de la Amazonía y Orinoquia en Colombia


Colombia es el segundo país con mayor diversidad de anfibios, y su importancia radica en el alto número de especies por unidad de área y en el rol estratégico para el funcionamiento de los ecosistemas.

Por ejemplo, a través del movimiento de la cola de los renacuajos y patas de los adultos, las aguas y sedimentos se remueven contribuyendo así al ciclaje de nutrientes en ambientes acuáticos.

Los anfibios son, además, importantes controladores biológicos pues consumen organismos perjudiciales para cultivos e incluso para la salud humana; también, promueven el flujo de materia y energía a través de su posición en las cadenas tróficas como depredadores y presas.

La información contenida en las fichas se deriva de diferentes fuentes e instituciones de investigación en Colombia: revisión en colecciones biológicas de anfibios del Instituto Humboldt y la Universidad Nacional de Colombia, publicaciones científicas y más de 20 expediciones, propias y en asocio con el programa de Colciencias Colombia Bio, realizadas por los institutos de Investigaciones Ambientales del Pacífico John Von Neumann (IIAP), Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi) y el Humboldt.


Oophaga histrionica (foto S. V. Flechas) Especie del Pacífico colombiano muy perseguida para tráfico ilegal


Esta guía, disponible ahora para descarga gratuita, es un aporte para incentivar estudios de ecología funcional de anfibios en Colombia, la cual permite entender el papel de cada especie en el funcionamiento de los ecosistemas.

Es, por tanto, útil para la enseñanza en pregrados de Biología, Ecología y afines, asimismo en públicos no expertos que quieran conocer más acerca de estas formas de vida, y una herramienta indispensable entre tomadores de decisiones, autoridades ambientales y centros de paso y rehabilitación de fauna, pues ofrece características ecológicas de las especies de ranas objeto de cacería y tráfico ilegal.

Así pues, esta guía es una invitación a promover el conocimiento, valoración y cuidado por parte de los colombianos que habitan todas las regiones del país donde hay presencia de anfibios, y al mismo tiempo a adoptar nuevos enfoques de investigación desde la comunidad científica.