Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Facebook
Twitter
Linkedin
Youtube
Flickr

Comunidades custodias del bosque seco tropical


Foto: Felipe Villegas / Instituto Humboldt

Como parte de la iniciativa para el uso sostenible y conservación de la biodiversidad en ecosistemas secos liderada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con recursos del Global Environmental Facility, Corponariño, Cormagdalena y el Minambiente, y en alianza con el Instituto Humboldt y otras entidades nacionales, el monitoreo participativo de la biodiversidad del bosque seco tropical en Colombia es un eje fundamental para la conservación de este ecosistema estratégico y amenazado del país; en especial ante las severas presiones antrópicas y los efectos del cambio climático global.

Este eje permite integrar el conocimiento y percepción de la biodiversidad que tienen las comunidades locales, con el conocimiento científico sobre la diversidad biológica de este ecosistema, creando una fuerte vinculación e intercambio de conocimientos por la conservación del bosque seco.

La formulación del monitoreo participativo surgió de forma colaborativa en tres cuencas, dos en la región Caribe (Arroyo Grande, Río Ancho) y una en la región Andina de Colombia (Río Aipe). A través de tres encuentros comunitarios, en cada cuenca, se realizó el proceso de construcción e implementación de la estrategia de monitoreo, que lleva activa cerca de un año.

El primer encuentro apuntó a identificar las principales problemáticas y preguntas sobre el bosque seco como base para el monitoreo; el segundo se centró en entender la manera de resolver preguntas y generar insumos para la solución de las problemáticas; y el tercer encuentro estuvo enfocado en aprender, a partir de la práctica, el desarrollo de la recolección, análisis y uso de información durante el seguimiento.


El bosque de los mil colores

Los colores de Colombia nacen en el bosque seco tropical, gracias a las tonalidades de su biodiversidad presente en la flora y la fauna característica de uno de los tres ecosistemas más fragmentados y degradados de la geografía continental nacional.

El bosque seco tropical tiene una diversidad única de plantas, animales y microorganismos adaptados a condiciones de estrés hídrico, de allí sus altos niveles de endemismo. Entre los servicios fundamentales que presta están la regulación hídrica, la retención de suelos y la captura de carbono que regula el clima y la disponibilidad de agua y nutrientes.

En Colombia el bosque seco se encuentra en seis regiones biogeográficas: el Caribe, los valles interandinos del Cauca y el Magdalena, la región Norandina en Santander y Norte de Santander, el valle del río Patía y afloramientos rocosos en los departamentos de Arauca y Vichada en los Llanos Orientales.

Pese a su importancia para la conservación de la biodiversidad y los beneficios derivados para las sociedades humanas, este ecosistema es considerado el más amenazado del neotrópico y cuenta con muy poca información disponible, producto de la investigación científica.

Bajo este contexto, el Instituto Humboldt, bajo el liderazgo de los Programas de Ciencias de la Biodiversidad y de Gestión Territorial, ha liderado la consolidación de una agenda de investigación y monitoreo a escala de país para fortalecer la gestión integral de este ecosistema a partir del conocimiento científico.

Y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo ha diseñado estrategias para integrar este conocimiento a la implementación de alternativas económicas para las comunidades locales, así como en la toma de decisiones de ordenamiento y gestión en todos los niveles.

Conozca más del tema en revistas.humboldt.org.co


Páginas que relatan esta experiencia

La serie de publicaciones de Monitoreo comunitario de la Biodiversidad (Guía de especies del Bosque Seco Tropical y libros de registro de monitoreo) forma parte integral de un proceso participativo que se ha consolidado con más de 60 familias capacitadas y activas en la dinámica del monitoreo, con una buena representación de mujeres y niños (32%).

A la fecha, 257 individuos de árboles del bosque seco monitoreados y 66 senderos de observación de fauna establecidos son un excelente indicador de avance en la apropiación social de este conocimiento sobre el monitoreo y la Biodiversidad que aún alberga este ecosistema y de la cual dependen muchas familias.

Se espera que esta serie de libros de monitoreo comunitario forme parte activa de otros procesos de monitoreo en el bosque seco de Colombia, y que influya de manera asertiva en la toma de decisiones de conservación a nivel local y regional, sobre el cuidado y uso sostenible del bosque a mediano y largo plazo.

*La presentación de la serie de libros de Monitoreo comunitario de la Biodiversidad se presentará este sábado, 04 de mayo de 2019, a las 11:00 a.m., en el stand 614 del Instituto Humboldt, Pabellón 6 de la FILBo.